PortadaGuadalajaraProvinciaRegiónAlcaláEspañaSociedadCulturaUniversidadEconomíaDeportesTorosSaludOpiniónCartas

por Gordon Craig - 19-11-16 21:44 - 0 comentarios

Estaciones de Isadora

De Hugo Pérez de la Pica

    "Entre la fascinación y el asombro”
    
    Estaciones de Isadora es un inspirado bosquejo personal y artístico de la inconformista, rebelde y extravagante bailarina estadounidense afincada en Europa Isadora Duncan, (San Francisco, 1678 – Niza 1927), que, junto a Loie Fuller o Eleanora Duse, revolucionó el mundo de la danza.
    
    Inspirados en su autobiografía, en sus escritos teóricos y en los escasos testimonios que quedan de sus actuaciones Hugo Pérez de la Pica y Beatriz Argüello nos regalan un luminosa evocación -con parada en las “estaciones” más dramáticas de su particular “Vía Crucis”-, de la vida de una mujer excepcional arrebatada por dos pasiones igualmente intensas y vehementes: el amor y el baile. El amor a la vida, a sus hijos, a sus amantes; un amor sin trabas sin cortapisas, sin sujeción a las convenciones de su época. Y la danza, entendida como búsqueda del manantial de la expresión espiritual para encauzarlo en los canales del cuerpo; de un cuerpo que, para decirlo con sus propias palabras, quiere ser “transparente para convertirse en fiel intérprete del alma y del espíritu.”
    
    En un cruce constante entre vida y arte, la obra se articula en cuadros que aluden alternativamente a una y otro dando cuenta de esa lucha constante, titánica a veces, por conjugar ambos -que ella concibe como inseparables- en un único proyecto de desarrollo personal y artístico. Y es que para ella no hay verdadero arte fuera de la vida, ni vida plena al margen de la elevación espiritual y de las satisfacciones que proporciona la dedicación absoluta a la forma particular de su arte: el movimiento liberado de los corsés impuestos por la tradición de la danza dramática.
    
    Desde este punto de vista cabe destacar el valor simbólico de la escena liminar, una bellísima estampa de Beatriz Argüello interpretando la muerte del cisne (del ballet El lago de los cisnes, de Tchaikosky) seguida de un meticuloso ceremonial en el que la bailarina se desprende uno a uno de todos los “atributos” de la danza clásica, el tutú, las zapatillas de ballet, el corpiño que aprisiona el cuerpo de la bailarina y hasta el maquillaje y las pestañas postizas, dejando el cuerpo de la actriz apenas cubierto por una clámide, al modo de los grabados de las vasijas griegas que ella tanto amaba, y por una vaporosa túnica de lino que la acompañaría siempre en sus actuaciones como un signo de identidad. El cuerpo en libertad listo para entregarse con fruición a explorar todas las dimensiones del espacio.
    
    El mundo griego, que, como queda dicho, adoraba y que fue para ella fuente perenne de inspiración, la danza misma como instrumento liberador, o algunos episodios de su vida privada, como el alumbramiento de sus hijos y el duelo tras la prematura y fatal muerte de los mismos, (dos cuadros por cierto de una belleza arrebatadora y trágica) constituyen el hilo conductor de una delicada trama, tejida combinando los ingredientes que enumeraría Gordon Craig en su conceptualización del teatro: palabra, luz, ritmo, movimiento y música. Magistral amalgama del acendrado lirismo del verbo de Hugo Pérez de la Pica, del sonido en directo del piano de Mikhail Studyonov y de la voz desgarrada y poderosa y del fluido y dúctil cuerpo en movimiento de una sorprendente Beatriz Argüello, la griega efímera de las vasijas, a ratos Sibila, a ratos Eco, Furia o Vestal.
    
    Uno sale de este espectáculo singular, hermoso, exquisito embargado por un sentimiento que bascula entre la fascinación y el asombro. Con la sensación de haber participado en una intensa y enriquecedora experiencia estética cuyo único defecto o mácula, pequeñita, es precisamente su brevedad y un final que nos coge por así decirlo desprevenidos, embriagados por los efectos de una adición más poderosa que la de cualquier sustancia estupefaciente: la experiencia del Arte en estado puro.
    
     Gordon Craig.
    18-XI-2016.
    
    Ficha técnica:
    
    De Hugo Pérez de la Pica.
    Intérprete: Beatriz Argüello.
    Piano: Mikhail Studyonov.
    Coreografía: Helena Berrozpe.
    Dirección: Beatriz Argüello y Hugo Pérez de la Pica.
    Madrid. Teatro Español, sala Margarita Xirgu. 17 de noviembre de 2016.
    

Opinión

Aquí paz...

El Tajo se seca

No hay voluntad política

Decir basta en este momento no es ser insolidario, egoísta o fascionacionalista. Decir basta en este momento es sinónimo de sentido común, de inteligencia, de supervivencia... (1 comentario)

Roberto Mangas ver mas noticias

Al cine con Ramón

Norman, el hombre que lo conseguía todo

De Joseph Cedar

Estamos ante una magnífica película. Turbadora, irritante, enigmática.

Ramón Bernadó ver mas noticias

La Gatera de la Villa

Por el Madrid...

... de los Austrias mayores

El Madrid imperial tiene de unos 15.000 a 20.000 habitantes y se vuelve a expandir, ahora hacia el norte (hacia la actual plaza de Santa Bárbara), y hacia el este, por el camino de Alcalá de Henares...

La Gatera de la Villa ver mas noticias

De ocho a cinco

Comunicados de empresa

Algunos poco confidenciales

Cuando vemos que algún alto cargo se dirige a nuestro jefe y baja la voz, somos especialistas en poner la antena, mirando a nuestra pantalla como si estuviéramos muy concentrados...

Julia San Miguel Martos ver mas noticias

Desorden de colores

La guerra del lobo...

Llama a la puerta

Ellos conocen perfectamente que la protección del lobo en España no acarreará ni significará su conservación absoluta, sino todo lo contrario, será la guerra más cruel y más sangrienta...

Antonio de Miguel Antón ver mas noticias

Justicia Agridulce

El acoso escolar...

...Acosado

Esta vez ha sido la sentencia de la Audiencia de Barcelona el pasado 1 de marzo. Similar a la examinada de la Audiencia cántabra, pero con precisiones que elevan en este caso la responsabilidad del colegio hasta 46.129 euros

María Cristina Morado Fernández ver mas noticias

Libros de dietas y recetas

¿Qué vino con este pato?

De Ferran Centelles

El libro sobre maridaje imprescindible para los amantes de la buena mesa y para todos los estudiantes de hostelería, enología y cata.

Carla Moreno Romero ver mas noticias

La tangente

Un latido cercano

En una semana trágica

La carbonizada torre Grenfell, en el Reino Unido, ha dejado el dramatismo de humo y fuego, pero también imágenes inolvidables. ¿Hay milagros en la oscuridad y el fuego? Dicen que los hay en todas partes.

José Manuel Belmonte ver mas noticias

Entre bastidores

Europa

De Andrés Laguna

Que míseramente a sí misma se atormenta y lamenta su propia desgracia.

Gordon Craig ver mas noticias

Grafopsicología

Autoafirmación (II)

Y autorrealización

Continuamos con el análisis del reflejo de la autoafirmación y autorrealización en la escritura, recordando que la autoafirmación es la tendencia del “yo” a imponerse al medio...

Maria Amor Barroso ver mas noticias

Motor al día

VW Tiguan Sport 190

El compañero ideal

Un gran coche. Perfecto si se adapta a nuestras necesidades. Coche familiar, espacioso, gran maletero, cómodo para viajar, consumos reducidos, ligeras excursiones en nieve o tramos de caminos…

José Andrés Merino ver mas noticias

El tiempo
 

El Heraldo del Henares© - Edita: Henares Natura - Director: Roberto Mangas
Mande sus cartas y opiniones a:redaccion@elheraldodelhenares.es
o por correo postal al apartado de correos nº 41. 19200 Azuqueca de Henares(Guadalajara)

Dejanos tu opinion
Nombre e-mail Valoración 12345678910 

Comentario

Comentarios de los Lectores