viernes , 15 diciembre 2017
Inicio / Cartas / Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: La Inmaculada

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: La Inmaculada

En el camino del Adviento, la Iglesia nos invita a contemplar a la Santísima Virgen en la solemnidad de su Concepción Inmaculada. En María descubrimos a la mujer llena de gracia, libre de toda mancha de pecado y elegida por Dios para ser Madre de su Hijo. La Virgen Inmaculada es el gran signo que Dios ha querido ofrecer a la humanidad para que ilumine el camino y la meta de nuestra peregrinación por este mundo.

Las imágenes, esculturas y pinturas de la Virgen Inmaculada la representan con un dragón bajo sus pies. Con ello, los pintores y escultores han pretendido expresar plásticamente la victoria de María, la nueva Eva, sobre el pecado y sobre el poder del demonio. Estas representaciones pictóricas nos invitan a revisar el poder del mal y del pecado en nosotros y en nuestro mundo.

En unos casos, aparecerá el demonio alejándonos de Dios y de su santa voluntad. En otros, el maligno se mostrará en la seducción y el seguimiento de las realidades mundanas, así como en el culto y en la veneración de nosotros mismos, haciéndonos olvidar la verdad de nuestra existencia, la verdad de nuestra condición de criaturas limitadas y sujetas a la finitud.

Cuando nos dejamos atrapar por los criterios del mundo, olvidando la centralidad de Dios y sus enseñanzas, encontramos verdaderas dificultades para ser buenos cristianos, para permanecer con gozo en el seguimiento de Jesucristo y para mantener firme la esperanza de heredar un día la vida eterna. Como consecuencia de ello, dejamos de ser signo de Dios y manifestación de su amor en la familia y en la sociedad.

Acompañados por el testimonio y por la intercesión de la Santísima Virgen, tendríamos que asumir con gozo nuestra llamada a la santidad y a ser perfectos como el Padre celestial es perfecto. De este modo, podremos poner los fundamentos de una nueva forma de vivir y podremos proyectar luz en la convivencia familiar y en las relaciones sociales para cuantos contemplen nuestra vida.

Esto nos obliga a rechazar los ideales paganos que, con frecuencia, encontramos en el camino de la vida y a repensar nuestra existencia con planteamientos vocacionales. Cada uno tendríamos que responder, como María, a la llamada de Dios desterrando de nosotros el pecado y llenando el tiempo de nuestro peregrinar por este mundo en hacer el bien a nuestros semejantes, como continuadores de la misión de Jesús.

La fiesta de la Inmaculada nos invita a recobrar la confianza en nosotros mismos y a dejar que Dios realice su obra en nosotros y en el mundo. Si Ella ha salido victoriosa del dragón, también nosotros podemos vencer la fuerza del pecado y del mal, si nos dejamos transformar interiormente por la gracia de Dios y ponemos los medios para superar nuestras mezquindades e infidelidades.

Con mi bendición, feliz día de la Inmaculada Concepción.

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN:

EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

 

Acerca de Redaccion

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Comunicado de Ecologistas en Acción de Castilla La Mancha: El Ministerio pretende dejar fuera del plan de sequía y del Pacto Nacional por el Agua el trasvase Tajo-Segura

En el caso del Plan de Sequía y a preguntas del representante de Ecologistas en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *