miércoles , 23 septiembre 2020

Cómo montar una tienda online gastando lo mínimo

El pasado 3 de abril, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó los datos relativos al tercer trimestre de 2019 en el canal de ventas del comercio electrónico. La cifra total de facturación alcanzó los 12.500 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 23,5% con respecto al mismo periodo del año anterior.

En los nueve primeros meses del año 2019, el total de ventas superó los 35.000 millones de euros, una nueva cifra récord. Si acudimos al portal de la CNMC podemos comprobar que la dinámica de crecimiento del ecommerce en España se mantiene activa desde el año 2015, aumentando la facturación trimestre tras trimestre.

Considerando que el cuarto trimestre incluye las compras de Navidad y el Black Friday, los analistas aseguran que el canal online superará los 40.000 millones de facturación en 2019. Cuando pase el tiempo y se conozcan los datos de ventas del ejercicio 2020, marcado sin duda por la pandemia del coronavirus, se podrá analizar cómo habrá afectado esta situación al comercio electrónico.

En cualquier caso, si algo es indudable es que los hábitos de compra de los consumidores estaban cambiando, y esto estaba llevando a muchos emprendedores y empresarios a digitalizarse y montar tiendas online. La situación sobrevenida del coronavirus ha obligado a acelerar esos plazos y ahora son muchos negocios los que desean poner en marcha el canal de ventas online, para continuar con su actividad comercial.

Crear una tienda online no es solo abrir una página web

Iniciarse en el comercio online no es tarea sencilla. Se trata de un proceso complejo que requiere un trabajo de análisis importante. Los negocios online, que pueden tener su traslación en el comercio offline o proceder de este canal, tienen muchas partes (la tienda, el blog, la newsletter, las redes sociales, las landing pages), pero todas ellas deben estar al servicio de la tienda, que es el lugar donde el cliente realiza sus compras.

La inversión necesaria para optimizar la tienda va a tener una rentabilidad mayor o menor en función de la calidad de la tienda y el nivel de conversión, es decir, la capacidad de convertir visitas al portal en pedidos. Todas las secciones de la web actúan como efecto palanca, pero la tienda es imprescindible que esté bien hecha para asegurar las ventas y el interés por parte de los clientes.

En este punto es importante señalar que abrir una tienda online es más económico que una tienda física, porque se ahorran gastos como el alquiler del local, el mobiliario, el stock, la electricidad, los permisos municipales y otros muchos gastos corrientes.

Sin embargo, que sea más económica no significa que sea gratis. Hay que encontrar proveedores para dropshipping, si se apuesta por esa fórmula de negocio, e invertir adecuadamente en marketing online.

Qué costes hay que cubrir en una tienda online

La rentabilidad de un negocio en internet está íntimamente ligada a tres factores clave: el coste de creación de la tienda desde los primeros pagos hasta que se abre al público, el tiempo que se tarda en lanzar al mercado y los costes de mantenimiento y promoción del negocio.

Desde hace años, los negocios online en España están en continuo crecimiento, pero si los proyectos no están bien diseñados, el resultado más probable es el cierre de la tienda sin haber sido capaz de recuperar siquiera la inversión inicial.

Los costes de creación incluyen aspectos como la licencia, el diseño gráfico y la instalación y configuración del software, la integración con los sistemas de gestión, el servidor y el hosting web, trabajos de marketing y los costes del personal dedicado a la construcción de la tienda.

Estos son solo los costes a cubrir para poner en marcha el producto. A esto se suma el tiempo de lanzamiento, esto es, el momento en el que comienzan a aparecer ingresos y la balanza pasa a igualarse. En la mayoría de casos, el tiempo necesario para construir la tienda y hacer las pruebas necesarias para lanzar la web al mercado es de unos cuatro meses como mínimo.

A esta partida de gastos se suman los costes de mantenimiento y promoción. Aquí se incluyen conceptos como el marketing web, la ciberseguridad, el diseño de plataformas de pago cómodas para los usuarios y el servicio de atención al cliente.

Cifras orientativas para la inversión

No existe un valor cuantitativo preciso que marque cuál es la inversión necesaria para montar una tienda online. En cualquier caso, parece muy complicado iniciar un proyecto de este tipo en internet sin dedicar al menos 2.000 euros.

La horquilla más probable de precios se eleva hasta cantidades que oscilan entre los 4.000 y los 15.000 euros, y siempre hablando de proyectos web que no son excesivamente complejos. Y a este precio hay que sumar costes como la creación del catálogo, los contenidos, las traducciones, el asesoramiento legal.

En definitiva, el coste real de una tienda online puede superar los 20.000 euros, aunque si se apuesta por fórmulas de negocio como el dropshipping, esa inversión se reduce de manera importante.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Tras las tormentas del 11 de agosto, la provincia de Guadalajara acumula más de 15.000 hectáreas de cultivo afectadas por el pedrisco en todo 2020

Tras la intensa actividad tormentosa registrada ayer martes y que provocó intensas precipitaciones acompañadas de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.