domingo , 29 mayo 2022

La madre

No sé por dónde comenzar, si por los hijos o por las madres.  Quienes estamos aquí, con la edad que tengamos, «todos» somos hijos (aunque seamos también padres o abuelos). Es cierto también, por eso mismo, que «todos tenemos una madre», esté cerca, o se haya ido.

Haber estado junto a su corazón, nos ha marcado para siempre, y a ellas también. Así que si se celebra una vez al año, el «Día de la Madre», no puede ser un capricho comercial, sino un sentimiento de agradecimiento recíproco, que necesita ser expresado. No importa tanto «hacer un regalo», sino sentir que «todo sucede por algo», y que el mayor de todos forma ya parte, para siempre, de la historia viva de cada uno.

1) No corren buenos tiempos para las madres, ya que la sociedad no apoya la familia.

Desde hace años en teoría y en la práctica, en medios oficiales y en las instituciones,-tanto a nivel mundial como nacional-,  no se apoya ni la maternidad ni la familia, sino todo lo contrario como «una necesidad básica de la salud sexual de mujeres, niñas o jóvenes embarazadas».  

De hecho el 22 de julio de 2021elParlamento Europeo pasa de defender el derecho a la vida de los seres humanos más desfavorecidos, a considerar el aborto como un, «derecho humano», en el marco de la salud de la mujer.

Y nada menos que la OMS, en un documento reciente, en lugar de defender el derecho primordial para el que fue creado ese organismo, (defender la vida y la salud de todo ser humano), se posiciona por suprimir toda limitación al aborto. Por eso, Julio Tudela, Director del Observatorio de Bioética de Valencia, denuncia la doble moral de ese organismo.

Desde la ideología feminista, no se valora el derecho a la vida, ni al padre y sus derechos,-que los tiene-, como corresponde, ni se respeta al objetor médico. La vida y la familia son pilares de la sociedad que los gobiernos deben defender y apoyar económicamente. Y a las madres solas también.

2) La vida, se burla de las instituciones,  de las leyes interesadas y los plazos.

A veces los hijos son maestros y pueden enseñar la realidad de la vida y la biología, a quien lo quiera entender o aprender. Y lo hacen al superar los peores pronósticos y desafiar lo establecido, de la forma más difícil y contundente, por partida doble… en forma de gemelos.

Los médicos informaron a una la madre que estaba sufriendo un aborto espontáneo y que los bebés no sobrevivirían. Les daban 0% de posibilidades de vida. Pero Harley y Harry, gemelos con 22 semanas, desafiando las probabilidades negativas… querían nacer.

Su madre Jade, junto a su marido, contó después: «Tuve una sensación de paz y oré para que lo lograran, que lloraran y dieran señales de vida, lo cual hicieron. Estoy muy orgullosa de mis bebés. Hicieron todo lo que nos dijeron que no harían: llorar y sobrevivir«.

En cuanto el equipo médico escuchó el llanto de los bebés en la sala de partos, se apresuró a atenderlos. «Cuando Harley dejó escapar el más pequeño de los gritos, la habitación se volvió loca y de repente le ofrecieron tratamiento. Fue increíble escucharlos llorar, aunque todavía estaba asustada», recuerda la mamá, en una entrevista con Mirror.

El Daily Mail -segundo periódico más leído en el Reino Unido-  recordaba que «los bebés nacidos a las 22 semanas no se clasifican como legalmente viables y, a veces, no se ofrece ayuda médica», porque son prematuros.  

Cierto que los bebés de Nottingham, Inglaterra, llegaron al mundo con el tamaño de una barra de chocolate y son considerados un milagro en la medicina y están inspirando a personas de todo el mundo. Con esas semanas y ese peso, los bebés se están desarrollando muy bien.  El 24 de febrero fueron dados de alta del hospital y están ya en su casa.

Si los gemelos ya están en casa, ¿habría que cambiar algo en la legislación? ¿Han llegado tarde los mellizos ingleses y su lección de vida?

Solo 3 días antes, el 21 de de febrero, la Corte Suprema o Constitucional de Colombia, aprobó despenalizar el aborto durante las primeras 24 semanas de embarazo (5 meses). Fue aprobado por cinco votos a favor y cuatro en contra, según Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Tal vez, a la mamá de los gemelos, algún día le parezcan agotarse las fuerzas o la paciencia, pero tendrá siempre todo  multiplicado: dos para besar, para abrazar y dos para amar.

3) La madre, lo es hasta el final.

Desconocemos de qué modo se pueden complementar dos infinitos. También es un misterio el momento exacto de hacerse realidad el ser madre y el ser hijo. Pero es verdad desde entonces, la historia de ser madre y de ser hijo ya son inseparables, distintas y juntas  hasta el infinito y más allá.

Las madres lo dan todo íntimamente desde la placenta. ¡Darlo todo y poderlo dar siempre no es fácil!

Permítanme un inciso, un aviso o mejor una alerta. Lo que hacemos como  personas y como sociedad, con plásticos, drogas y demás, influye y es potencialmente dañino. Se ha comprobado que en el lugar supuestamente más seguro, donde las madres guardan y alimentan a su hijo, en la placenta, se han detectado plásticos, o microplásticos, de 5 a 10 micras.  Como a veces no somos capaces de entender la magnitud del problema, hay madres que hablan de «Plasticenta: parimos plástico». Según, Jodi Flaws, autora principal del informe  Plásticos, EDC y salud:   «Se necesita una acción definitiva, a nivel mundial, para proteger la salud humana y nuestro medio ambiente de estas amenazas«.

Una madre, cada día de su vida, pregunta a su hijo/a, si  algo necesita, ¿Qué puedo hacer por ti? Y antes que responda, ha dicho con los ojos: «¡no te rindas nunca, porque no estás solo, porque yo te quiero!»

Un abrazo y un beso, como cada día, madre. ¡No estás sola, porque estoy aquí! Sin que diga nada, sabes que te quiero. La vida, nuestra vida, es eso: ¡Gracias! ¡Infinitas gracias!

José Manuel Belmonte

Acerca de José Manuel Belmonte

Soy un ciudadano del mundo observador y caminante. La Vida, la Naturaleza y la Humanidad, pero sobretodo el corazón del hombre son una fuente inagotable de sorpresas. De eso escribo…

Ver también

¿De qué hablamos cuando hablamos de Suelo Pélvico?

Se considera suelo pélvico todo lo que cierra la parte inferior de la pelvis, incluye …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.