jueves , 22 agosto 2019
Inicio / Opinión / Marcos Iglesias / Masaje perineal y Osteopatía

Masaje perineal y Osteopatía

        En la Clínica “Osteopatía y Fisioterapia Guadalajara”, dedicamos  especial atención personalizada a mujeres desde los cuidados durante el embarazo, la preparación del parto, postparto y salud del bebé.

Por tal motivo, pretendemos desde este artículo dar a conocer las ventajas de nuestros tratamientos por profesionales cualificados, así como enseñar a realizarlos a las posibles pacientes que nos visiten.

La preparación al parto y el masaje perineal

El parto es considerado por la mayoría de las mujeres como una fuente de estrés y de dolor. A esto se suma el miedo a sufrir una episiotomía o desgarro y posibles traumas perineales.

El cuidado durante el embarazo contribuye a unos mejores resultados durante el parto. Recibir información sobre los cambios que se producirán durante el embarazo y el postparto, disponer de unos controles adecuados, el acceso a una alimentación equilibrada, y en general unos hábitos saludables, ayudan a gozar de un embarazo, parto y crianza en las mejores condiciones.

Desgraciadamente, las ventajas de tener un periné elástico y con un buen tono muscular, que posibilite la salida de la cabeza del bebé provocando el menor daño posible, son poco conocidas.

Fotografía de Poty

El masaje perineal, practicado durante el embarazo, aumenta la flexibilidad de dichos tejidos y disminuye la resistencia muscular, provocando un aumento de la distensión del perineo durante el parto.

Por otro lado, dicho masaje resulta muy útil, porque ayuda a reconocer la sensación de presión que se repetirá después en la fase de expulsión del bebé, para poder poner en marcha la relajación necesaria en este momento y evitar complicaciones en el postparto.

Este tipo de masaje se aconseja practicarlo de forma regular a partir de la semana 32 de gestación hasta el momento del parto y nuestra compañera y especialista Marta Ribalda es quien te puede enseñar a realizarlos. Es un recurso sencillo y accesible para todas las futuras mamás.

Contraindicaciones

Son pocos los casos en los que el masaje perineal no se puede realizar. Por ejemplo, si la embarazada sufre infecciones vaginales de repetición o activas, si tiene lesiones vaginales, si presenta placenta previa, si existe una amenaza de aborto prematuro, rotura prematura de membranas y/o si tiene programada una cesárea.

Episotomía y desgarro perineal

La episiotomía es un corte quirúrgico que, a veces, hace el ginecólogo durante el parto para facilitar la salida al bebé.

Hace años era una práctica super habitual pero, por suerte, cada vez se hacen menos, puesto que se valora con mucho cuidado si son necesarias o no y muchas veces, no lo son.

El desgarro perineal en el parto es un corte que se hace de manera natural al abrirse la piel durante la expulsión del bebé.

Sus consecuencias son que el corte rompe músculos que luego no podrán repararse y toda la sujeción pélvica futura de esa mamá se va a ver muy mermada.

La diferencia entre episiotomía y un desgarro en el parto natural suele ser que el desgarro natural tiende a “seguir la costura” de las fibras musculares y por lo tanto, es más fácilmente reparable o tiene menores consecuencias ya que puede ser solo una cicatriz que reste cierta flexibilidad a la zona perineal.

Será mucho más probable sufrir incontinencia urinaria si has sufrido episiotomía o desgarros importantes en el parto ya que se habrá dañado el perineo de la mujer.

El masaje perineal, si se practica durante el embarazo, puede ayudar a disminuir el número de episiotomías y de desgarros en el parto, así como contribuir a mejorar la recuperación del diafragma pélvico.

Los problemas más frecuentes

Son complicaciones derivadas de una disfunción del diafragma pélvico:

. – Incontinencia de esfuerzo (pérdidas de orina ante esfuerzos como toses o estornudos).

. – Incontinencia de urgencia (ganas incontrolables de orinar).

. – Descenso de órganos como la vejiga, el útero o el recto, que pueden estar asociados o no a incontinencia.

. – Molestias en las relaciones sexuales como consecuencia de partos traumáticos o episiotomías.

Cuidados del suelo pélvico en las primeras semanas después del parto

Más que los nueve meses de embarazo, el parto resulta muy agresivo para el mal llamado suelo pélvico de la mujer, por la tremenda presión que se ejerce sobre él en ese momento. Es mucho más correcto llamarlo “Diafragma pélvico” o simplemente “Periné”.

Para una adecuada recuperación de la musculatura del periné y evitar así una futura incontinencia urinaria, tenemos que comenzar sus cuidados desde el posparto o puerperio inmediato y de una forma integral y ser constantes en ellos. 

Aunque siempre habrá un antes y un después del parto, especialmente si fue vaginal, mantener un periné fuerte, flexible y con buen tono puede conseguirse después de dar a luz. Para ello enunciamos una serie de consejos que detallamos a continuación.

. – Cuida la postura que adoptes, ya sea de pie, sentada, amamantando…

. – Es recomendable la crianza biológica, que entre otras cosas incluye dar el pecho reclinada, para no hacer presión sobre el periné.

. – Evitar en lo posible cargar peso de pie (como, por ejemplo, cargar al bebe).

. – Adoptar medidas contra el estreñimiento en el posparto, como alimentos ricos en fibra y aporte de líquidos.

Otras cuestiones a tener en cuenta

Otro punto importante en el postparto es no empezar a fortalecer la musculatura abdominal hasta que el periné no se haya recuperado, o al menos tenga un mínimo de tonicidad. De lo contrario estaremos aumentando la presión en el interior del abdomen y si, el suelo pélvico no está lo suficientemente activo, pueden aparecer problemas de incontinencia.

Aunque el parto sea cesárea, no hay que olvidarse de cuidar la musculatura del periné. Aunque en la cesárea la musculatura no se ve sometida al estiramiento que lo hace en un parto vaginal, sí que ha estado  9 meses soportando el aumento de presión intraabdominal.

Por último, hay señalar que estas son recomendaciones generales. Si se observa algún problema concreto, se debe consultar con tu ginecólogo, matrona, o fisioterapeuta especialista en suelo pélvico.

Otros tratamientos

Otros tratamientos que por experiencia aconsejamos a las futuras mamás por los buenos resultados que se obtienen son:

Fortalecimiento del diafragma pélvico, ejercicios de Kegel, Drenaje linfático, primera evaluación del bebe y análisis de reflejos primitivos, terapia de movimiento rítmico del bebé, seguimiento, del recién nacido, etc. etc. A partir de los dos meses se puede iniciar gimnasia abdominal hipopresiva en posición decúbito supino y de forma progresiva, para fortalecer el suelo pélvico.

Dichos artículos están publicados en nuestra web: www.ofgu.es

(*)Osteopatía y Fisioterapia Guadalajara

Director: Marcos Iglesias Peón

Bulevar Clara Campoamor, 9 local 3. Guadalajara

Cita previa. Tfno. 949 03 91 49 / 697 30 84 91

Web de Osteopatía y Fisioterapia Guadalajara

clinicaofgu@hotmail.com

@OsteopatiaGuada1

Acerca de Marcos Iglesias Peón

Director de la clínica "Osteopatía y Fisioterapia Guadalajara" sita en el Bulevar Clara Campoamor, 9.

Ver también

El rey león (The Lion King) – 2019 – Jon Favreau – 3 comentarios diferentes

Comentario de Ramón a favor: Hace unas semanas realicé el comentario siguiente a este que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.