domingo , 14 abril 2024

Rojo sigue, San Vidal dimite: el marzo negro de dos políticos para olvidar

Este jueves 14 de marzo el Congreso de los Diputados volverá a vivir una jornada más de infamia y vergüenza no solo nacional, sino también internacional: se votará de nuevo el proyecto de Ley de Amnistía para los delincuentes implicados en la trama del golpe independentista de 2017, que fracturó la convivencia pacífica en Cataluña durante años. Pero con el añadido de que en esta ocasión esta ley, reformada y ampliada al gusto del prófugo golpista Puigdemont, prevé no solo el olvido de los delitos cometidos por los ladrones, malversadores y delincuentes de toda laya y pelaje que participaron en la intentona golpista, sino también de aquellos a los que los jueces ahora investigan por terrorismo. También a aquellos otros delincuentes que nada tenían que ver con el golpe, pero que son el símbolo y esencia del sentimiento catalanista independiente, los Pujol.

Total, dirán, si en Cataluña se ha rehabilitado a asesinos genocidas como Luis Companys, ¿por qué no se iba a poder perdonar y llevar a la gloria de los libros de texto a ladrones como los Pujol o terroristas como los autodenominados Comités de Defensa de la República (sic), CDR? Todo cabe en el seny de esta Cataluña que privilegia a unos pocos y maltrata a muchos.

Lo que es indefendible es que formaciones supuestamente de izquierdas, como el PSOE, Sumar, Podemos, UGT, CCOO… se pongan del lado de quienes siempre han representado la vieja burguesía rancia, racista y separatista catalana y estén a favor del privilegio y del trato diferenciador para quienes han llevado al colapso a toda una región, por no hablar de la humillación y acoso a que han sometido a cientos de miles de familias, estudiantes, trabajadores o empresas.

Sánchez en Guadalajara junto a García Page y Alberto Rojo. Fotografía de archivo de Lloyy

Y Alberto Rojo, diputado nacional socialista por Guadalajara, será uno de esos políticos que serán citados en las hemerotecas como cooperadores necesarios en este proceso de humillación y trato desigual al resto de españoles. Rojo ya no será solo recordado como el peor alcalde de Guadalajara en democracia, sino también como uno de los diputados del PSOE que con su voto permitió que una banda de delincuentes amparados en unas siglas políticas se hicieran con el control del Gobierno de España tan solo porque su jefe de filas, Pedro Sánchez, quería un tiempo más en el Poder.

Rojo no podrá presentarse nunca más ante los guadalajareños y hablar de igualdad. Rojo no podrá presentarse nunca más ante los guadalajareños y hablar de democracia. Rojo no podrá presentarse nunca más ante los guadalajareños y hablar de justicia… Porque con su voto habrá colaborado en aprobar una ley acaba con todos esos principios. ¿De qué sirven todas las declaraciones grandilocuentes de Emiliano García Page en contra de la amnistía si luego ni un solo diputado nacional socialista, ni siquiera los castellanomanchegos, se acoge a su derecho de voto en conciencia en el Congreso para rechazar una ley que concede a los políticos el derecho a delinquir impunemente? ¿Por que Rojo, u otros diputados socialistas de Toledo, Soria, Tenerife, La Rioja, Zaragoza… provincias tan lejos de los delirios independentistas, pero que se ven claramente discriminadas por estas leyes, no se acogen al artículo 67.2 de la Constitución establece que ‘los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo‘? Porque no son diputados, no representan a sus electores. Son cargos públicos nombrados por el partido y sin el cual, la gran mayoría, no tendría ocupación laboral alguna.

Tiene suerte, no obstante, porque aunque en Guadalajara su nombre quedará marcado para siempre por su ‘SÍ’ a la Ley de Amnistía de Sánchez, fuera de la provincia seguirá siendo un completo desconocido. Al fin y al cabo, su transcendencia política y su quehacer diario son irrelevantes para los ciudadanos, máxime cuando forma parte de un partido en el que destacan los nombres de Ábalos, Koldo, el Tito Berni…

San Vidal, dimisión tras los insultos y amenazas

El bochornoso suceso protagonizado por Víctor San Vidal, exalcalde socialista y exalcalde independiente de Fontanar, en el que se le escuchó cómo insulta, humilla y amenaza con un tono agresivo a una empleada municipal ha culminado como no podía ser de otra forma, con su dimisión.

San Vidal, que ha ido sorteando con algo de fortuna los líos judiciales en los que se ha visto envuelto, no ha podido driblar, aunque lo intentó con su torpe escrito inicial de arrepentimiento y disculpas, el escándalo que suponía haber sido grabado en esa actitud.

Este tipo de comportamiento arrogantes, prepotentes y vejatorios con los subordinados son muchísimo más comunes de las que los medios de comunicación llegamos a hacernos eco al no tener conocimiento de los mismos, sobre todo por falta de denuncia de los afectados, la mayoría de las ocasiones personal contratado que teme perder su empleo; o por el grave sentimiento de culpabilidad que en otros muchos casos sufren las víctimas del acoso, que interiorizan que el maltrato es por su causa y lo silencian. Por no hablar de lo difícil que es recopilar pruebas para presentarlas en el juzgado para pedir la condena del maltratador.

En otras ocasiones, el maltrato es mucho menos zafio y grosero que el realizado por San Vidal. Muchos cargos públicos, a los que les viene grandísimo el poder que acumulan y no saben manejar, acosan de forma sibilina a los empleados que no se pliegan a sus dictados, a veces completamente ilegales. Cambios de despacho, de categoría laboral, de funciones, ninguneos o desprecios son otras formas de acoso laboral que no solemos ver en los periódicos.

En esta ocasión hubo suerte, un vídeo incontestable daba fe de lo que ocurría tras la puerta de un despacho oficial y el acosador ha tenido que dimitir. Ojalá siempre pudiéramos contar lo mismo.

De momento, su renuncia al cargo de Alcaldía, que ocupa tras el inicio de una investigación por estos hechos a cargo de la Fiscalía, supone el fin de su carrera política. Una carrera que comenzó cuando fue elegido alcalde como cabeza de lista del PSOE en 2015 y posteriormente como líder de la formación Entre Todos Fontanar (2019 y 2023).

Page, Bellido y San Vidal cuando este último era el número 1 del PSOE en Fontanar

Deseamos lo mejor para San Vidal en su proceso de recuperación médica y que pueda reintegrarse lo antes posible a sus actividades personales y profesionales fuera de la política.

@HeraldodelHenar

Acerca de Roberto Mangas Morales

Periodista y escritor. Director de EL HERALDO DEL HENARES. El periodismo como fin, nunca como medio…

Ver también

El Tribunal Supremo condena nuevamente a Securitas Seguridad España a indemnizar a Alternativa Sindical por ‘vulnerar su derecho a la libertad sindical’: ahora con 40.000€ tras haberle obligado a pagar ya otros 25.000

El Tribunal Supremo ha condenado a la empresa Securitas Seguridad España a abonar 40.000 € …

Un comentario

  1. Me uno al relato sobre Alberto Rojo. Lamentable bajada de pantalones de este, como los que le acompañan, socialista que mudó para reverenciar al psicópata de Sánchez. En el Sanchismo NO hay ideología: son simplemente anti-peperos, nada más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.