miércoles , 21 octubre 2020
Vivienda de Pioz donde se cometieron los asesinatos. Fotografía de David Pérez Merino

Descubren los cadáveres de un matrimonio y sus dos hijos de corta edad descuartizados en un chalé de Pioz

Eran poco más de las 22,40 del sábado 17, cuando los agentes de la Guardia Civil llamaron al número 594 de la calle Sauces, en una apartada urbanización de clase media del municipio alcarreño de Pioz. No contestaba nadie por el videoportero. Tampoco se veía luz. Por encima de la valla no se percibía nada anormal: una piscina a la derecha, un porche de entrada de vehículos, varias tumbonas y sillas junto a la casa, una sombrilla…

Pero, tal como habían denunciado los vecinos, el hedor que procedía de la vivienda era insoportable. Habían sido alertados por los vecinos que desde hacía algunas semanas no veían a sus inquilinos, una pareja de brasileños con dos niños de muy corta edad, un niño de un año y una niña de cuatro años. Había que entrar y ver qué pasaba.

Cuando forzaron una de las ventanas y accedieron al interior de la vivienda, un coqueto chalé independiente, con una amplia parcela y una piscina medio vacía con el agua ya turbia, síntoma evidente de abandono, se toparon con la macabra realidad: varios cadáveres troceados se repartían entre varias bolsas de plástico.

En unos minutos, la calle Sauces se convirtió en un hervidero de vehículos policiales, de emergencias, funerarios, la comisión judicial… Numerosos vecinos asistían desde las aceras al espectacular despliegue. Apenas conocían a los inquilinos, que llevaban poco más de un mes en esa vivienda, desde que se trasladaron desde el centro del pueblo a las afueras. Sabían que eran de origen brasileño y que tenían dos niños de corta edad, uno de ellos aún bebé. Pero poco más.

Asesinados los dos padres y dos niños de corta edad, uno un bebé

Al principio se habló de la existencia de un cadáver, luego de dos… Finalmente, lo que empezó como un rumor fue confirmado por las propias fuerzas de seguridad: toda la familia, los padres y los dos hijos habían sido asesinados, troceados y guardados en bolsas de plástico que se encontraban cerradas con cinta americana.

Ninguna puerta ni ventana del domicilio, todas con rejas, había sido forzada hasta la llegada de la Guardia Civil. Además, el chalé, situado en una urbanización, La Arboleda, con garita de vigilancia a la entrada, cuenta con una alta valla metálica gris de ocultación y videoportero, lo que hace pensar a los investigadores que las víctimas conocían a sus verdugos y los dejaron entrar voluntariamente.

Durante cerca de veinte horas, con la calle acordonada por la Guardia Civil, la Brigada de Homicidios y la Científica analizó cada centímetro de la vivienda; los restos mortales de los asesinados; marcas de pelea o de heridas de arma blanca o de fuego; restos biológicos de terceras personas; huellas; dispositivos móviles y electrónicos así como Internet; últimas llamadas y mensajes de texto… La autopsia de los cuerpos, extraídos del domicilio ya de madrugada, complementará este minucioso análisis. Se tratará de confirmar la primera hipótesis de la investigación, ajuste de cuentas, aunque sin descartar otras.

Los vecinos temen que sea un ajuste de cuentas

En la calle, los vecinos no dejaban de hacer conjeturas, pero ninguno tenía ninguna certeza. Se trata de una urbanización de unas 600 viviendas individuales en la que la gente sale a trabajar, vuelve tarde y apenas se relaciona con los demás. Ninguno quiere hablar con nombre y apellidos y pocos se atreven a posar para las cámaras. Pero en todos un rasgo común: era una pareja que llevaba poco tiempo y nadie sabía nada de su vida. La más atrevida dice que se siente insegura.

«Dicen que es un caso de ajuste de cuentas, pero, ¿y si se equivocan de casa y los sicarios entran en la que no era?». A pesar de vivir en una urbanización con garita de vigilancia a la entrada aseguró a EL HERALDO DEL HENARES que «no me siento segura, antes controlaban hasta las matrículas las 24 horas del día, ahora ni eso. Además, de las dos entradas de la urbanización solo está vigilada una, no lo entiendo».

El alcalde, Ricardo García, de Ahora Pioz, la marca blanca de Podemos en las pasadas elecciones municipales, aseguraba que la pareja, procedente de Torrejón de Ardoz (Madrid), se empadronó en el municipio el pasado 21 de junio, por lo que el Ayuntamiento decretará en un próximo pleno varios días de luto. «Es una noticia sobrecogedora para el municipio», dijo.

Pioz es un pequeño municipio de unos 4.000 habitantes al sureste de la provincia de Guadalajara, a 20 kilómetros de la capital alcarreña y justo en el límite con la Comunidad de Madrid. Con un presupuesto anual de 2,5 millones de euros, tiene una deuda reconocida de más de 10 millones, lo que en su día le dio un protagonismo no deseado como el municipio más endeudado de España en relación a su número de habitantes. Ahora, este nuevo suceso lo lleva de nuevo a la portada de los periódicos. Por eso, su primer edil declaró a los periodistas que «esto es un golpe bajo para Pioz».

Segundo caso de descuartizamiento en Guadalajara en dos semanas

Este es el segundo crimen con descuartizamiento que se produce en Guadalajara en las últimas dos semanas.

El pasado 5 de septiembre, un agricultor encontró en el municipio de Cubillejo de la Sierra, al noroeste de la provincia, el cadáver descuartizado de un hombre. Dos semanas después la subdelegación del Gobierno de Guadalajara ha asegurado que el caso está abierto y que se sigue investigando las circunstancias del mismo. Aunque en principio se informó de que pudiera tratarse de un ciudadano rumano de 39 años que había desaparecido de su domicilio en Tortuera (Guadalajara), el pasado 29 de febrero, lo cierto es que aún no se conoce la identidad del fallecido ni de los responsables de su muerte.

Acerca de Roberto Mangas Morales

Periodista y escritor. Director de EL HERALDO DEL HENARES. El periodismo como fin, nunca como medio…

Ver también

El Ayuntamiento de Sigüenza pone en marcha un portal virtual de apoyo a los pequeños negocios y empresas frente a la pandemia: ‘Segontia Red’

Con la llegada de la pandemia, el Ayuntamiento de Sigüenza se puso rápidamente en marcha …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.