miércoles , 19 junio 2019
Inicio / Economía / Negocios / El timo de la estampita, pero en versión china
Fotografía de David Pérez Merino

El timo de la estampita, pero en versión china

En los últimos años, la forma de comprar de los españoles y del mundo entero ha cambiado radicalmente. Ese trato humano que nos ofrecían las pequeñas tiendas de barrio y que daban de comer a una familia entera, generalmente de nuestra zona, se pierde por culpa de esos adictivos dispositivos móviles: nos dan la posibilidad de comprar en una tienda virtual que en ocasiones está situada a miles de kilómetros de nuestra casa, aquí en Guadalajara, en cuestión de segundos y sin movernos del sofá.

Reportaje de David Pérez Merino

Independientemente del daño que estamos haciendo a estos establecimientos de toda la vida, que es mucho, esta actitud esconde miles de problemas más: contaminación global, esclavitud en los trabajos, falta de trato personal y calidad de los productos.

A esto último muchas veces no le damos mucha importancia porque nos decimos esa famosa frase de “si solo me ha costado uno, dos o tres euros”. Pues bien, uno, dos o tres euros de cada comprador es lo que quieren estas grandes marcas chinas que se hacen llamar Joom, Aliexpress, Wish,  Amazon, etc. Nos venden productos que son baratos, muchas veces de poca calidad, pero casi siempre a precios irrisorios.

En este reportaje de investigación queremos hablar, y por poner un ejemplo, de las “Pendrive USB y Tarjetas SD o MSD”.

A fecha de hoy todos sabemos que nuestros dispositivos móviles, televisiones, radios, computadoras, cámaras fotográficas, etc, usan alguno de estos dispositivos y que el gran problema de ellos es la poca capacidad que albergan en sus memorias. Por poner un ejemplo, si queremos comprar una USB que supere 1Tb de almacenamiento real, esta se nos puede disparar de precio hasta los 800€ dependiendo del fabricante.

Pantallazo de D. Pérez Merino

Una vez analizados estos precios nos encontramos en estas Web o Apps unos precios realmente bajos en la que se nos ofrecen USB´s  de 2Tb por tan solo 5€. Es una ganga y además si sale mala “¿qué podemos perder, 5€?”. Seguramente a estas alturas muchísimos lectores ya se sienten reflejados con estas reflexiones. Ya estamos dando por perdidos para empezar esos 5€ y es que además lo compramos sabiendo que a fecha de hoy es imposible esa ganga.

Seguimos con nuestra compra: Una USB de 2Tb por 5€ que nos llega un mes y medio después de pagarla por adelantado. Recorre medio planeta por mar, aire y tierra. ¿Cómo puede ser ese precio tan bajo por un producto tan bueno y tan lejano? La respuesta es sencilla, puestos de trabajo de 20 horas de jornada laboral, ningún control de seguridad e higiene, contaminación de ríos y mares gratuitos, unos 1500€ de un contenedor para llevar millones de productos dentro y calidad cero del producto final.

Ya tenemos aquí nuestra USB de 2Tb. Lo primero que hacemos es comprobar en las propiedades del explorador de Windows su capacidad. ‘¡Qué guay, 2000Gb! Voy a empezar a llenarla de datos ya mismo!’.

Copiamos unos 80Gb de datos en fotografías y al comprobar que se han copiado nos damos cuenta de que el nombre del archivo y su extensión si están, pero de que el archivo no se quiere abrir porque nos indica una ventanita que no se puede leer o que está dañado.

Pantallazo de David Pérez Merino

En este preciso momento es cuando nos cambia la cara, nos recorre un escalofrío por todo el cuerpo e intentamos recordar si le dimos al botón de mover o de copiar. Si le diste a la primera opción, amigo, acabas de perder años o meses de trabajo y te tocará usar en la unidad origen un programa tipo Recuva. Si le diste a la segunda opción enhorabuena, solo has perdido por el momento 5€ del precio de la UBS.

Ahora nos toca averiguar qué ha sucedido. Nos descargamos un programa gratuito llamado h2testw 1.4. Con él vamos a indagar la capacidad real de nuestro dispositivo.  ¡Ups! Sorpresa, nos indica que en vez de los 2Tb que nos prometen solo podemos escribir en el 13,3Gb. Nos faltan 1986,7Gb. ¿Cómo puede ser esto? ¡Pero si Windows nos indicaba que tenía 2Tb libres!

Pantallazo de David Pérez Merino

Acabas de ser timado porque una cosa es la capacidad real del hardware y otra muy distinta es la que con un software le hayan querido dar. Y tú dirás ¡eso es imposible! Pues no.

Ahora nos vamos a descargar otro programita gratuito llamado WinSetupFromUSB, con el que vamos a poder decirle a nuestra USB que tiene 13,3Gb de capacidad real y no esos 2Tb que nos decían. Como veis, es muy fácil engañar.

Ahora nos queda el siguiente paso y es el reclamar la devolución del importe pagado y para ello tendremos que contactar con el asistente de cada tienda.

En nuestro caso hicimos la prueba con Joom y Wish y después de tener que demostrar el engaño con fotos y vídeos accedieron a devolver el importe íntegro pagado.

Por desgracia en el 90% de los casos el cliente nunca reclama el importe por las molestias que supone y este es el gran beneficio de estas pequeñas tiendas que engañan al consumidor a través de grandes portales de venta.

Conclusión: “El dinero del pobre es el que entra en la misma tienda dos veces”,  “Lo barato sale caro” y “nadie da duros a pesetas”.

Acerca de Redaccion

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

El PSOE elige a José Luis Vega, alcalde de Mondéjar y director de Bienestar Social, como nuevo presidente de la Diputación

El Comité Provincial del PSOE de Guadalajara ha aprobado por unanimidad la propuesta de la …

Un comentario

  1. Los sueldos de miseria que se estan imponiendo en las empresas también son un efecto secundario de comprar fuera y bararto, a costa de lo que sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.