martes , 29 septiembre 2020

Los vinateros de Horche celebran su concurso anual en una cata de 35 bodegas

La localidad de Horche acaba de celebrar la edición 38 de su tradicional Concurso del vino.

Crónica y fotografías de José Luis Solano Provencio

Esta es una tradición en la que los vinateros y aficionados al vino horchanos compiten entre ellos para premiar el caldo que consideran de mayor calidad de cuantos se presentan.

Este año han sido 35 bodegas de las casi 80 que existen en la localidad las que han participado en un concurso en el que los vinos son valorados por un jurado de expertos como y aficionados al vino y que este año ha estado compuesto por el enólogo y viticultor Luis Fernando Benito, el profesor de catas y técnico superior en viticultura Chema Suárez, los aficionados Pilar Marco y David Moreno y la actriz y aficionada a la enología Mónica Chamorro.

Tras la cata y puntuación de los vinos presentados, el citado jurado concluyó en que los mejores caldos que Horche ha dado en 2017 han sido el presentado por la bodega Guille y Tristán en la categoría de tintos y por la bodega El pozo de la nevera en la de blancos.

Paralelamente al desarrollo del concurso desarrollado en la plaza de Horche, las cientos de personas asistentes pudieron disfrutar de la degustación de muestras de vinos así como de la música de las dulzainas que año tras año amenizan el evento.

Llegado el medio día, todo aquel que así lo deseaba pudo reponer fuerzas con las tradicionales y multitudinarias migas con uvas que se preparan y sirven en la plaza, tras lo que comenzó la ronda de dulzaineros y público por las numerosas bodegas que hay repartidas por toda la localidad y en las que sus propietarios acogen muy hospitalariamente a todo aquel que las quiere visitar.

La producción de vino en Horche se remonta a hace siglos, dadas las condiciones que la zona ofrece para para la plantación de viñedos y aprovechando las características morfológicas del subsuelo de la localidad, que facilita la existencia de gran cantidad de cuevas en las que elaborar y almacenar el vino.

De hecho, a finales del siglo XIX, Horche elaboraba grandes cantidades de vino en sus cientos de bodegas domésticas, el cual era distribuido sobre todo a la ciudad de Madrid.

La llegada de la filoxera a principios del siglo pasado hizo que tanto Horche como la comarca que lo rodea perdiera sus vides y, por consiguiente, la producción de vino desapareció.

Con el transcurso del siglo XX, diversos propietarios comenzaron a recuperar la tradición vitivinícola de la localidad y Horche se volvió a producir sus caldos, si bien no de manera industrial sino más bien para consumo local.

A lo largo de las décadas, algunas bodegas se fueron recuperando a la par que surgía una sana competencia entre los vinateros locales, que se prestaban a disfrutar su producción en compañía de familiares y amigos.

Fue a finales de la década de los 70, en la bodega de Tinín, cuando en una de esas reuniones en la que los productores locales comparaban sus vinos, surgió la idea de realizar un concurso en el que poder dirimir quien elaboraba el mejor caldo de la localidad.

Aquella fue la primera edición de la feria, y a las siguientes se fueron sumando cada vez más productores locales.

La iniciativa sirvió para que los horchanos retomaran su interés no solo en la producción de vino sino también en la recuperación de sus bodegas, las cuales son cada vez más numerosas.

A día de hoy existen en Horche entre 70 y 80 bodegas operativas, algunas de las cuales han sido remozadas y decoradas hasta el punto de convertirse en verdaderos museos de la cultura local.

Otras, por el contrario, se conservan prácticamente en el mismo estado en el que han permanecido desde su construcción hace varios siglos.

Cualquiera de ellas, sin embargo, merece la pena una visita, bien durante el concurso anual o durante las jornadas que organiza el ayuntamiento de Horche a través de su Ruta de las bodegas.

El Concurso del vino de Horche continúa en la tarde del último domingo de abril, con una comida a la que asisten los participantes y finaliza con entrega del premio: las preciadas cantareras con que todo vinatero horchano quiere decorar su bodega.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

La hostelería y el ocio nocturno alcarreño, al límite de sus fuerzas ante el cúmulo de restricciones, pide más ayudas

Representantes de la Federación provincial de Turismo y Hostelería de Guadalajara, integrada en CEOE-CEPYME Guadalajara, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.