domingo , 29 mayo 2022

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘Caminando juntos’

El día 2 de febrero celebramos la fiesta de la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén. María y José se asocian a esta presentación, pues son ellos los que llevan a Jesús para presentarlo al Padre. Con este gesto manifiestan muy bien la figura de la Iglesia, que continúa ofreciendo a sus hijos e hijas al Padre, asociándolos a la única donación y oblación de Cristo, causa y modelo de toda consagración en la Iglesia.

Desde el año 1997, el papa San Juan Pablo II ha querido unir a esta fiesta litúrgica la celebración de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. En este día, los creyentes somos invitados a dar gracias a Dios por el gran don de la vida consagrada para la Iglesia y para el mundo. Así mismo, somos convocados a valorar y reconocer el extraordinario testimonio de quienes han elegido seguir a Jesucristo mediante la vivencia de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia.

Para dar gracias a Dios por los variados carismas de las Congregaciones religiosas presentes en nuestra diócesis y por la entrega gozosa al Señor de cada uno de sus miembros, el próximo día 2 de febrero, a las 19 horas, si Dios quiere, presidiré la Santa Misa en la Concatedral de Guadalajara. En esta celebración eucarística los consagrados renovarán su fidelidad al Señor y manifestarán públicamente los propósitos que han de inspirar siempre su entrega a quien les ha llamado a la misión.

Por medio de estas líneas, os invito a los sacerdotes y a los restantes miembros del Pueblo de Dios a participar en esta Eucaristía, uniéndonos así a los consagrados y consagradas en la acción de gracias al Padre celestial por la generosa donación de sus vidas a los hermanos y por los magníficos frutos espirituales de su consagración al anuncio del Evangelio y a la edificación del Reino de Dios.

Atilano Rodríguez

En un mundo distraído, dominado por las prisas y centrado frecuentemente en aspectos secundarios y superficiales de la existencia, la celebración de esta Jornada tiene que ayudarnos a todos los creyentes a volver a las fuentes de nuestra vocación, a no cerrarnos en nosotros mismos y a renovar el compromiso de nuestra misión en la Iglesia y en el mundo. Cada bautizado, además de ser discípulo misionero del Señor, es invitado por Él a hacer de su existencia en este mundo una constante misión.

La Iglesia y el mundo tienen necesidad del testimonio y de la oración de los consagrados para descubrir que Dios es amor, para experimentar que acompaña nuestra peregrinación por este mundo hacia la patria celestial mediante la acción del Espíritu y para constatar que solamente Él y su gracia pueden colmar las inquietudes y las esperanzas del corazón humano.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

     EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Comunicado: ‘CSIF critica la intención de Educación de reducir el horario de la materia de Religión de cara al próximo curso lo que provocará un ataque a los derechos laborales del profesorado’

La Central Sindical Independiente y de funcionarios (CSIF) lamenta la intención de la Consejería de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.