sábado , 19 septiembre 2020

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: Convocatoria del Sínodo Diocesano

El próximo día 2 de diciembre comenzamos el tiempo litúrgico del Adviento. Las lecturas de la Palabra de Dios nos invitarán a levantarnos de nuestras postraciones y a ponernos en pie para acoger a Cristo que viene para liberarnos de nuestros pecados, para ofrecernos su salvación y para fortalecer nuestra esperanza.

Durante este tiempo de expectación gozosa, mientras llega la última venida del Señor con poder y majestad, todos los cristianos somos convocados a experimentar por medio de la fe su presencia permanente y real en la Eucaristía. Así, acompañados por el único Señor de nuestras vidas, podremos descubrir su amor y experimentaremos la invitación a ser sus testigos en medio del mundo.

La convocatoria oficial del sínodo que, Dios mediante, tendrá lugar a las 17 horas del día 2 de diciembre, en la Catedral de Sigüenza, es ante todo un acontecimiento de gracia para nuestra diócesis. Todos los bautizados, convocados y congregados por el único Señor, podremos dialogar sobre los principales desafíos pastorales, buscaremos juntos los caminos más idóneos para la evangelización y tomaremos las oportunas decisiones para actuar siempre como discípulos misioneros.

Por medio de estas líneas, tengo la inmensa alegría de invitaros a todos los sacerdotes, miembros de la vida consagrada y fieles laicos, a participar en la celebración de la Santa Misa, en la que daremos incesantes gracias a Dios por este inmenso regalo para nuestra diócesis y en la que invocaremos la fuerza del Espíritu para que nos ayude a caminar juntos y a descubrir en todo momento la voluntad de Dios.

Soy consciente de las muchas obligaciones y responsabilidades que, con frecuencia, nos abruman a todos, pero la apertura de un sínodo no sucede con frecuencia. Por eso, os invito a aparcar por unas horas otras preocupaciones y actividades para experimentar, desde el primer momento, la comunión y la sinodalidad con todos los diocesanos.

Si por enfermedad o por otras razones objetivas, no puedes asistir a esta Eucaristía, te agradecería que ese día y cada uno de los días del sínodo no dejes de invocar a Dios para que la gracia divina descienda abundantemente sobre cada diocesano. De este modo, todos podremos crecer en la identificación con Jesucristo y podremos encontrar nuevos caminos para anunciar, con nuevo ardor y nuevos métodos, la alegre noticia del Evangelio a nuestros hermanos.

En medio de las oscuridades y dificultades del camino que hemos de recorrer, necesitamos pedir y acoger la luz de Dios para no sucumbir ante las ideologías del momento. María, Madre de la Iglesia y Madre nuestra, nos mostrará siempre el rostro de su Hijo para fortalecer nuestras rodillas vacilantes y para ayudarnos a crecer en el servicio a los hermanos, especialmente a los más pobres y marginados.

Con mi sincero afecto y estima, recibe un abrazo fraterno.

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de comunicados, cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Tribuna libre: ‘¿El derecho a la intimidad o la libertad de expresión?’, por Aure Hormaechea

Como ustedes saben, el derecho a la intimidad personal y a la propia imagen forman …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.