jueves , 1 octubre 2020

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘Cuidemos del hermano y de la naturaleza’

El hombre de hoy tiene especiales dificultades para asumir su condición de criatura y su dependencia del Creador. Como consecuencia de ello se siente incapaz de reconocer y aceptar que la naturaleza y todo lo creado son regalos que Dios le hace para que cuide de ellos y, de este modo, pueda garantizar la pervivencia de los mismos para sí, para los hermanos y para las generaciones venideras.

Con el fin de evitar el abuso de la tierra por parte de los seres humanos y para favorecer el cuidado que estos deben prodigar a sus semejantes, la legislación bíblica propone un conjunto de normas de comportamiento que han de ser aceptadas y cumplidas escrupulosamente no sólo en la relación de la persona con sus semejantes, sino también en la relación con la naturaleza y con los restantes seres vivos.

Cuando estas relaciones se descuidan y cuando la justicia deja de ser la norma de comportamiento entre los seres humanos, toda la vida está en peligro. El olvido de una relación esmerada y fraterna con el vecino, a quien todos tenemos el deber de cuidar y custodiar, puede llegar a destruir también la relación interior con Dios, con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza.

Esto quiere decir que los cristianos no podemos cultivar una espiritualidad, en la que Dios creador y todopoderoso esté ausente. Cuando el cristiano deja de adorar al Dios verdadero y olvida que la tierra y cuanto la habita es obra suya, sin darse cuenta cae en el egocentrismo, en el culto a los ídolos o en la adoración de otros poderes de la naturaleza, olvidando el lugar que sólo a Dios le pertenece.

Este olvido de Dios y la adoración de lo que simplemente es obra de sus manos puede conducirnos incluso a pisotear y destruir la realidad creada por Él sin respetar ningún límite. Es más, cuando los seres humanos olvidamos las leyes impuestas por Dios en la relación con nuestros hermanos y con la naturaleza, con el paso del tiempo terminamos imponiendo nuestras leyes y nuestros criterios a las personas y a la misma creación.

Atilano Rodriguez

Jesucristo resucitado de entre los muertos, vencedor del pecado y de la muerte, nos abre al conocimiento del Padre mediante la acción del Espíritu Santo en nosotros, para que participemos de su comunión de vida y amor, y para que experimentemos en todo momento su salvación. Pero, al mismo tiempo, el Señor nos envía hasta los confines del mundo para que cultivemos la naturaleza y velemos por la vida de cada ser humano como alguien que nos pertenece y necesita nuestra colaboración para desarrollarse y crecer como persona.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de comunicados, cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘Como Jesús, obligados a huir’

El evangelio nos dice que Jesús, recién nacido, tiene que huir a Egipto, acompañado de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.