domingo , 5 diciembre 2021

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘Dejemos a Dios entrar en nuestras vidas’

La pandemia que padecemos en todo el mundo por la transmisión de la Covid-19 está provocando en muchas personas desconcierto, desánimo, angustia y miedo. Además, en aquellos casos en los que tiene lugar la enfermedad o la muerte de algún ser querido a causa de la infección, el dolor y el sufrimiento por su pérdida se apoderan de nosotros.

En medio de esta realidad tan desconcertante, el tiempo litúrgico del Adviento nos invita insistentemente a renovar la esperanza porque, con el nacimiento de Jesucristo, se acerca nuestra salvación. “La esperanza es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna” (FT 55).

Ahora bien, para renovar la esperanza, que es siempre un don de Dios, hemos de pararnos, hacer silencio y dejar que el Espíritu Santo nos purifique interiormente. La contemplación del rostro misericordioso del Padre, que nos regala a su Hijo amado para liberarnos de nuestros pecados, nos ayudará a descubrir las incongruencias de nuestra fe, a mirar a los hermanos con ojos nuevos y a poner a Jesús en el centro de la vida.

No podemos dejar que esta etapa de nuestra existencia se vaya consumiendo sin levantar la mirada del corazón a Dios para convencernos de la necesidad de convertirnos a Él y a nuestros semejantes. Solamente las personas que se fían verdaderamente de Dios pueden acoger al Verbo, que se hace carne, para compartir su vida con nosotros, curar nuestras heridas y sanar nuestras dolencias.

Aprovechemos esta oportunidad que nos brinda el tiempo de Adviento para escuchar y meditar la Palabra de Dios. Abramos la mente y el corazón al Señor Jesús que llama insistentemente a la puerta de nuestro corazón para que le dejemos entrar. Acojamos su vida y su amor en lo más profundo de nuestro ser para que así pueda fortalecer las rodillas vacilantes y levantar la esperanza caída.

En la oración de cada día, hablamos a Dios, le damos gracias por sus dones y pedimos su ayuda para afrontar las tristezas y las angustias del momento, pero puede suceder que, en ocasiones, cerremos el oído a sus palabras de vida para no responder a sus deseos. Si esto sucediese, inconscientemente, estaríamos utilizando a Dios, pretendiendo que actuase según nuestros criterios y olvidando que somos nosotros los que hemos de pensar y actuar según sus enseñanzas.

Atilano Rodriguez

María, la mujer del Adviento, es modelo de esperanza y fidelidad a la voluntad del Padre. Con su respuesta incondicional a las propuestas del ángel enviado por Dios, nos enseña a acoger la Palabra divina y a ponerla en práctica para se cumpla en nosotros.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

     EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Comunicado: ‘Izquierda Unida denuncia la dejadez del Gobierno municipal a no atajar los problemas de inseguridad en Azuqueca de Henares’

La formación de izquierdas presenta una moción en el próximo Pleno en la que solicitará, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.