miércoles , 23 septiembre 2020

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘No caigamos en la postración’

Los profetas, elegidos por Dios para hablar en su nombre al pueblo elegido, con frecuencia tienen que llamar a la conversión, al rechazo de los ídolos y a la vuelta al Dios verdadero a los elegidos. Ante las dificultades de la misión, alguno de ellos, como Elías, que caminaba por el desierto intentando huir de sus responsabilidades, recibe la voz del ángel que le dice: “Levántate, tienes por delante un largo camino” (I Re 19,7).

Jesús, en los encuentros con quienes sufren parálisis corporal o están postrados a causa de la enfermedad, los llama y los invita también a levantarse. Ahora bien, esta llamada no es solo una cuestión del pasado. En medio de las oscuridades de la vida y de las dificultades para el anuncio del Reino, el Señor resucitado continúa llamando a todos los bautizados a ponerse en camino y a emprender con gozo la misión recibida.

Los cambios bruscos, rápidos e inesperados, que experimentamos en la convivencia

social, en las relaciones familiares y en los comportamientos religiosos de muchos bautizados, pueden desanimarnos, cerrarnos sobre nosotros mismos y alejarnos de los hermanos. Es más, estos cambios pueden llevarnos a la convicción de que es imposible evangelizar y, por tanto, hemos de esperar que lleguen tiempos mejores.

Cuando contemplamos la realidad desde los criterios de Dios y no desde nuestros criterios, los problemas y los obstáculos para el cumplimiento de la misión no pueden paralizarnos. Al contrario, deben ser siempre un acicate y una invitación del Maestro a levantarnos de nuestra postración y a emprender el nuevo camino que Él quiere y espera que recorramos para mostrar su amor y salvación a todos los seres humanos.

La oración comunitaria y las reflexiones sinodales, entre otras cosas, tienen que ayudarnos a escuchar y acoger con gozo la Palabra de Dios para responder con prontitud a la misma, pues el Señor nos llama y nos invita a levantarnos porque quiere contar con todos nosotros para levantar del polvo al desvalido y para alzar de la basura al pobre.

Desde la situación de marginación, en la que viven tantos hermanos nuestros y desde la indiferencia religiosa con la que conviven otros, Jesucristo nos invita cada día a levantarnos de nuestras postraciones, cansancios y desánimos, para acompañar a quienes desean levantarse de su pobreza, desesperanza y falta de sentido.

Atilano Rodriguez

En el cumplimiento de esta gozosa misión, hemos de actuar con la convicción de que el Señor nos acompaña siempre con su gracia y tiene el poder de levantarnos de nuestros cansancios. Es más, para ayudar a otros a levantarse de sus fatigas y desánimos, debemos tener muy presente que nuestras acciones y omisiones en la relación con ellos, al mismo Señor las hacemos o dejamos de hacerlas: “Cada vez que dejasteis de hacerlo a uno de estos mis humildes hermanos, dejasteis de hacerlo conmigo” (Mt 25, 45).

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

Monseñor Atilano Rodríguez, obispo de la Diócesis de Sigüenza Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de comunicados, cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Comunicado del PP de Azuqueca: ‘¿Qué pasa con las cámaras de vigilancia instaladas por el Ayuntamiento de Azuqueca?’

¿Qué pasa con las cámaras de seguridad instaladas en el casco urbano de Azuqueca. Están …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.