jueves , 21 marzo 2019
Inicio / Cartas / Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: Sembradores de paz

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: Sembradores de paz

Jesucristo viene al mundo, entre otras cosas, para regalarnos su paz. Por eso dirá a sus discípulos: “Mi paz os dejo, mi paz os doy”. La paz verdadera y auténtica depende, por tanto, de la acogida y de la respuesta que prestemos a la persona de Jesús, a sus comportamientos y enseñanzas pues, en definitiva, Él es nuestra paz.

Quienes nos confesamos discípulos de Cristo no sólo estamos llamados a recibirla, sino a regalarla a nuestros semejantes en la convivencia familiar y en las relaciones sociales: “paz a los de cerca y paz a los de lejos”. Esta gran responsabilidad deberíamos asumirla y vivirla con profundo gozo pues todas las personas esperan y necesitan la paz para hacer frente a los sufrimientos de la vida y a la violencia de la convivencia diaria.

El pasado día 1 de enero, el papa Francisco, en el mensaje con ocasión de la Jornada Mundial de la Paz, invitaba a quienes tienen responsabilidades políticas en sus países a poner todos los medios a su alcance para impulsar la convivencia pacífica de los ciudadanos, promoviendo el respeto a la vida humana, favoreciendo la libertad de todos y velando por el respeto a su dignidad.

Pero no sólo los políticos tienen esta responsabilidad. Todos los ciudadanos deberíamos asumir nuestra contribución al logro de la paz. Para ello, hemos de acoger y cuidar la paz en nosotros mismos, en nuestros corazones, rechazando toda forma de intransigencia, ira o impaciencia. Si desterramos de nosotros estos enemigos de la paz, podremos ofrecer dulzura, amabilidad y comprensión a nuestros semejantes.

La paz vivida y celebrada en lo más profundo del corazón no podemos guardarla sólo para nosotros. Es preciso que la mostremos y concretemos en las relaciones familiares, en la convivencia social, en los encuentros con los pobres y con quienes experimentan cualquier tipo de sufrimiento. Esto nos obliga a salir de nosotros mismos para practicar la cultura del encuentro y para escuchar los gozos y sufrimientos de los hermanos.

La salida de nuestros intereses para ofrecer la paz a cada ser humano, nos permite reconocer también que la misma creación sufre violencia y exige un respeto y un cuidado. La consecución de la paz con la naturaleza nos exige redescubrir a Dios como autor de la creación y asumir nuestra responsabilidad como habitantes de la casa común y como artífices de un futuro en paz para nosotros y para las generaciones venideras.

Jesucristo viene una y otra vez a nuestro mundo para regalarnos su paz, pues sabe que nuestro corazón está necesitado y ansioso de ella, pero no podemos cruzarnos de brazos esperando que otros resuelvan los problemas de la convivencia, las injusticias y las divisiones sociales. Estas dificultades para el logro de una convivencia pacificada hemos de afrontarlas cada uno como miembros de la gran familia de Dios.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de comunicados, cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de Redaccion

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Comunicado de la AEGC: ‘Los guardias civiles de la Central Nuclear de Trillo trabajan en casetas de obra y con coches con goteras y moho’

La Guardia Civil tiene desde el año 2005 un Real Decreto por el que se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.