miércoles , 30 septiembre 2020

Comentarios del Dr. Fusa, ‘catedrático’ musical: ‘Rupertos, La Voz y lágrimas por una carrera fugaz’

Hace unos días, un lector de este decente, humilde y honrado periódico, daba las gracias al virus por matar a un fulano de cuyo nombre no quiero acordarme.

Ídem para mí en cuanto a programas musicales de televisión respecta.

Me explico:

Concursos como La Voz.

Nada más pensar que tan pronto el bicho se vaya o que con la vacuna tan esperada no nos enferme, las tripas se me revuelven cuando a grabar y emitirse vuelvan dichos realitys.

Me explico mejor por lo de Ídem:

Gracias virus por darnos un respiro y descanso a ojos y oídos con semejantes bufonadas, fantochadas y cantinfladas televisivas.

Dentro de unas semanas, en Junio, el día 6, se cumplirán 76 años del desembarco de Normandía.

Los aliados lanzaron unos 500 paracaidistas de tela, paja y arena horas antes de la mayor ofensiva anfibia de la historia.

No se preocupen, no les hablaré de guerra.

Soy cuáquero (objetor de conciencia) y también la guerra me aburre. Sigo.

A unos cuantos kilómetros del desembarco y sendos lados de susodicho, del cielo cayeron arrojados por los buenos, estos muñecos – engaño para despistar y alejar de la zona en cuestión a los alemanes (los malos) .

Los bautizaron con el nombre de Ruperto.

Los malos cayeron en la trampa y fue un tiempo preciso y precioso para los buenos.

Los Rupertos fueron un engaño que valió para mucho.

Pues eso son desde el primero hasta el último responsable de La Voz: Rupertos.

Aunque con una mayúscula y notable diferencia: estos no valen ni sirven absolutamente para nada.

Rupertos sentados en un sillón de espaldas al incauto e infeliz de turno o ingenuo y pobre niño, que escuchan cómo “COACH” las voces de ilusos corderitos.

Rupertos que pulsan un botón para darle el visto bueno a su ovejita.

Y con tanto manotazo, mientras tanto entre bambalinas, los familiares de los concursantes, acompañados y arropados por otro Ruperto, estallan en lágrimas.

¡¡Ay qué alegria!!

¡¡Qué entusiasmo y algarabía!!

Vuelve a pulsar el botón otro COACH, perdón, otro Ruperto.

¡¡Ya van dos!!

Vocifera el Ruperto que acompaña al padre, a la madre, al hermano, a la novia.

La abuela también está allí.

Ella saca un pañuelo y seca de nuevo sus lágrimas.

Dos botones más.

Los cuatro Rupertos se han dado la vuelta.

Más lágrimas.

El Ruperto abraza a la madre, el padre al hijo y el hermano a la novia, al cuñado o yo qué sé.

Llega la hora de disputarse la oveja.

¡¡Vente conmigo!!

¡¡No hagas caso, vente conmigo!!

¡¡No, conmigo estarás mejor!!

La pobre oveja no sabe a quién mirar y escuchar.

¡¡Ay, ay!! sollozan la abuela y la madre llorando, y el Rupertito las sigue calmando.

Je,je,je, esto se va pareciendo a Molliére. Continúo.

La ovejita por fin resuelve su destino con el pastor, perdón, COACH, perdón, Ruperto que le ha prometido el oro y el moro: ¡¡Contigo me voy!!

¿Adónde?

Pues ya les digo yo que a ningún sitio serio y profesional.

Sí, en cambio, engordarán estos corderitos a la audiencia.

Más audiencia, más dinero.

Más lágrimas, más audiencia.

Lágrimas por una carrera cual de una graduación universitaria se tratase. Por favor, no me hagan reír, aunque los Rupertos a la ovejita y familiares hagan llorar.

Lo dicho:

Gracias virus por despojarme hasta que te vayas de basureros llamados Rupertos.

Dr.Fusa, ‘catedrático’ musical

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de comunicados, cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘Como Jesús, obligados a huir’

El evangelio nos dice que Jesús, recién nacido, tiene que huir a Egipto, acompañado de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.