jueves , 1 octubre 2020

Visionarios considerados, Moros y Willys Fogs

Satisfechos todos  podríamos estar con el mundo y su envergadura, y sin embargo,  la avaricia de unos cuantos hace que nuestro planeta sea y quede pequeño.

Algo así dijo Ghandi.

Les contaré una historia de consideración.

Una que habla sobre gobernantes visionarios e iluminados de ayer, igual e incluso más nefastos que los de hoy y seguramente como aquellos que en un futuro no muy lejano nos rondarán.

Antes de comenzar, un inciso:

¿A que han oído en innumerables ocasiones eso de ‘¡Con Franco vivíamos mejor!, ¡Franco hizo esto, lo otro, aquello…!’?

Dejen que les diga que Marco Tulio Cicerón (filósofo Romano) explicaba por qué la ignorancia es atrevida.

Pues eso.

Empiezo.

En la década de los 60, del siglo pasado, el ministro de turismo de la dictadura Española, Manuel Fraga Iribarne, tuvo la genial idea de atraer a medio mundo a las costas españolas.

Este puto Nostradamus dió rienda suelta a su magnífica  visión, enladrillando las orillas de la Manga del mar Menor.

Hoy en dia de no haber sido fructuosa dicha iluminación, la Manga sería patrimonio de la humanidad.

Playa de la Manga del Mar Menor (Murcia)

Por desgracia hoy la conocemos como la Sopa Verde.

Toda su pradera marina muerta, las orillas enfangadas, y viva la Pepa.

Ya ven, el mediterráneo agoniza, y otros lo privatizan.

Vista aérea de la Manga del Mar Menor (Murcia). Fotografía del MITECO

Continuo con el iluminado de Fraga.

Este ministro de poca monta siguió edificando sin miramientos la costa de Alicante concretamente en Guardamar del Segura, las  casas de la playa de Babilonia.

Estas casas hacían de barrera natural entre las dunas y el mar.

Toda esta gente que allí vive muy pronto tendrán que abandonar sus casas, pues el mar literalmente se las ha comido.

Y encima tendrán que pagar los gastos de demolición.

Joder, qué consideración por parte del gobierno.

¿Qué les costará rellenar de arena y ganar unos cuantos metros al mar para que cientos de familias no pierdan su hogar y toda una vida?

En cambio sí rellenan para puertos deportivos de la puta Jet-set, campos de Golf y otras innecesarias y estrafalarias inversiones .

Seguimos con más visionarios.

En 1988, 6 años después de que al gobierno llegase otro visionario, Felipe González, este decretó la “Ley de Costas”, aquella que decía no poder construir nada a menos de 100 metros del mar.

Todo aquello que ya hubiese sido construído tendría una moratoria de 30 años. En el 2013, un ministro de Rajoy, el rufián de Arias Cañete modificó la Ley de los cojones, ampliándola hasta 75 años más.

Je,je, manda huevos, como diría otro palurdo visionario.

Pero en 2018 todo lo demás demolido.

Este bucanero, Arias Cañete, ya fué ministro con otro visionario, llamado Aznarin.Y ¿saben a quién benefició?

Al espantapájaros de Abel Matutes, 4 amiguetes, fábricas, papeleras y no se cuantas polladas más.

Estas tampoco entrarán en proceso de demolición.

Las casas de Guardamar del Segura sí.

Volvamos a los tiempos del enanito (el Caudillo) y su prole de visionarios.

La familia del ministro de Hacienda del crack gallego, Mariano Navarro Rubio, muerto ya, posee y conserva una propiedad en Xabia (Alicante) construida sobre un yacimiento arqueológico, unas ruinas romanas, patrimonio de la humanidad no declarado por ningún gobierno visionario, a tiro piedra del mar.

Tampoco será demolida gracias a la Ley modificada en el 2013.

Qué consideración se gastan nuestros gobernantes.

Por no hablar de Jesús Gil y la barbarie acometida mediante su mandato en la alcaldía de Marbella a ladrillazo puro, vivo y duro.

¿Y qué me dicen de los hoteles ilegales en Pontevedra, Elche, el Algarrobico de Almería o la pobre reserva natural y biosfera de Fuerteventura, cuando a esta Isla canaria le metan mano un puñado de forajidos visionarios a base de ladrillo?

Si de un partido de fútbol se tratase el C.F. Avaricia ganaría por goleada al F.C. Consideración.

¿Les suena el dicho?: ‘O todos moros o todos cristianos’.

Les diré que todos esos trabajadores acogidos a esa palabra alienígena ERTE, todos esos autónomos desamparados, toda esa población que en 80 días han cobrado poco o casi nada, son los moros.

Porque los arrendadores, dueños, propietarios y demás han sido los cristianos.

Y la misma consideración que tuvieron los visionarios de antes con el mediterráneo, es igual que la de los cristianos de hoy.

¿Acaso algún arrendatario pensó por un momento en benevolencia, misericordia y generosidad?

¿Creían que si toda esta panda de impresentables de gobernantes y ricos que se pasaron por el forro a la madre naturaleza y destrozaban la cita de Gandhi les dirían: “Tranquilo, no os preocupeis”.

Aquellos que son moros, podríamos llamarlos también Willys Fogs, por lo de los 80 días.

Son los grandes perdedores en esta pesadilla de mal gusto llamada Covid-19.

Si les sirve de consuelo, yo sí que les digo que estén tranquilos, y con el tiempo, con todos aquellos cristianos que no tuvieron y no han tenido consideración con ustedes, sírvanle a esa, que se sirve en plato frío.

Ya me entienden.

Oscar Lorca Marquez, Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de comunicados, cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘Como Jesús, obligados a huir’

El evangelio nos dice que Jesús, recién nacido, tiene que huir a Egipto, acompañado de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.