viernes , 4 diciembre 2020

A vueltas con el tema

Es tan sutil  el Ego que encuentra formas que pueden sonar bien, porque se dirigen a quien espera, solución a sus problemas.

Sugiere que por dinero, otros solucionen los miedos e imprevistos, que a veces suceden. Pretende ayudar, simulando colaborar generosamente con la libertad de cada uno, cuando lo que intenta es programar y controlar tu vida.

Lo quiere todo, menos que las personas sean capaces de pensar, sean responsables y elijan ser  libres.

El dinero y el poder se sirven de la propaganda y de los medios, para sus ideas y sus fines.

Por eso la vida enseña, cada día, que el orgullo suele ser experto en crear problemas donde no los hay.

Con la que está cayendo, desde las plataformas subvencionadas, intentan hacer ruido para justificar su pretendida utilidad. Las batallas sutilmente «inducidas» desde los despachos, suelen tener un fondo más ideológico que humano. En todos los países suele ser así. El problema comienza según Montesquieu, cuando se abandonan o corrompen «sus normas y principios».

Entonces, «aquí, como en la Alemania nazi, hemos asumido que hay vidas que hacen insostenible el Estado del bienestar. Y que sobran», comenta Fernando Palmero en el Mundo día 23/10.

           1) El 28 de septiembre, más de lo mismo.

Ese día muchos colectivos feministas, de distintas partes del mundo, han querido establecer el «Día del aborto libre y seguro».

Al parecer, no es suficiente el ejercicio diario de la ley de la «libertad sexual y reproductiva«, en base a la cual vienen eligiendo lo que quieren, pero como va siendo costumbre que haya un día para todo, pues que se establezca el 28Spara eso. Lo importante es tener un día para celebrarlo, salir y festejar.

En España el 5 de julio se celebra la entrada en vigor de las leyes del aborto (1985, 2010) que han supuesto la pérdida de 2 millones de vidas, además de las secuelas psicológicas en mujeres y hombres, por dicha causa. Y de ellas nadie habla.

A nivel mundial, se estima el aborto en un 22% de los embarazos, es decir 46 millones anuales. Son, la principal causa de muerte, a nivel mundial, -a veces se olvida-.

 Así que el tema viene de lejos y de muchos frentes oficiales, sobre todo del «nido» de Naciones Unidas, que reparte consejos y dinero por el ancho mundo.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en junio,  aseguró al gobierno de Estados Unidos que no promovería el aborto durante la pandemia de COVID-19. Se lo dijo al director interino de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.  ¿Por qué? Porque le habían dado «un toque» por ello. Así que era una disculpa de Guterres debida, según  V. Abelenda Carrillo,a una carta de enérgica protesta del director interino de la citada Agencia, John Barsa quejándose de que se había incluido un manual de la ONU sobre «salud sexual y reproductiva» al hablar de la pandemia de COVID-19. Al parecer, el manual, también pedía que se obligue a los médicos y proveedores de salud a derivar a un aborto, aún en contra de su conciencia.

Las conclusiones de las respuestas a la encuesta de  Gailup, (empresa de análisis y asesoría, con sede en Washington), dicen que se debe «mejorar la formación en biología, derecho y razonamiento moral«. La mayoría de respuestas al estudio, encargado por la Universidad de Notre Dame, coinciden en que el aborto es un tema más personal que político, y que la mayoría «no ha pensado (en él) detenidamente». 

      2) En España: las menores podrán abortar sin consentimiento de sus progenitores, según Irene Montero.  

Efectivamente, sin venir a cuento, el día 7 de octubre, la Ministra de Igualdad,  dice  que quiere derogar la ley existente para que las menores puedan abortar sin consentimiento de los padres. Abre el debate y la polémica para reformar la Ley Orgánica de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, aprobada en 2010, y la limitación que incluye a dicha ley, la Ley de Autonomía del Paciente, de 2015. Suprimir la obligación existente actualmente para que las jóvenes menores de edad, puedan abortar sin autorización de sus progenitores.

Irene Montero

La Ministra del partido, socio del Gobierno, lo dijo claramente en el Congreso de Diputados: «Reivindicamos el derecho a la interrupción del embarazo…como tantas voces verdes y moradas (?), en todos los rincones del mundo, el derecho de todas las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y reivindicamos una maternidad libremente decidida y sobre todo una vida sexual plena y libre«.

Cada uno es libre y puede decir y decidir lo que quiera. Ahora bien, no parece casualidad que sean las ministras, B. Aído anteriormente y ahora Montero, las más preparadas para -olvidándose de ayudar a las madres embarazadas (sean menores o no-, ofrecerles la decisión del aborto y el pago de la operación a costa del contribuyente, sin contar siquiera con los padres.

La joven madre que quiera seguir adelante con su embarazo, según la ministra de IGUALDAD, que se busque los medios o acuda a sus padres para salir adelante. (Para eso los padres sí tienen que estar ahí).

Monitorización de una mujer en un hospital para el control sanitario del embarazo

¿Otro derecho para que las y los jóvenes tengan «una vida sexual plena y libre«? Según eso, cada persona es su cuerpo, y  «todas las mujeres tienen derecho a decidir sobre sus cuerpos». Nadie entonces, ¿es responsable ni de lo que hace ni de sus elecciones respecto a otro ser humano? ¿Ni cuando haya una vida inocente en juego?

Tal vez la pregunta previa sea ¿hay o no «otra vida» en el interior del vientre de la madre, o como dice la Ministra de Igualdad, en su cuerpo? Es que puede ser que se esté obligando a la ciudadanía a aceptar que en la mujer embarazada «no hay nada«. Pero si en la embarazada no hay un ser vivo en desarrollo y en camino…¿se pueda celebrar un día en su honor? ¡Parece una paradoja!

           3) Desde 1988, el 15 de octubre, es el Día Mundial Internacional de la Concienciación sobre la Muerte Gestacional, Perinatal y Neonatal.

  Es el día del Recuerdo del Embarazo y la Pérdida Infantil. Se inició a solicitud de un grupo de padres en duelo, al gobierno federal y a los gobernadores de los 50 estados de USA.

Actualmente, el día 15 de octubre de cada año, familias y organizaciones suelen reunirse para tomar consciencia del problema, pues 1 de cada 4 mujeres no llevan su embarazo a término natural.

Se busca, en cierta forma, «rendir un homenaje a las parejas que han sufrido la muerte de su bebé durante el período de gestación o una vez que se ha llevado a cabo el nacimiento. Y, por supuesto, también se pretende que los profesionales de la salud estén formados y preparados para atender a los padres que han perdido a su bebé».

 Luego, para entendernos llanamente: 1) hay una vida, dentro de la madre, que no es ella, ni su cuerpo, y puede no llegar a buen término por motivos naturales,(genéticos, medioambientales, accidentales, etc.) y entonces se intenta «ayudar a los padres por la pérdida del bebé«; 2) Que a esa vida en camino, la hayan eliminado ¡Nadie quiere saber nada!. En consecuencia, a la madre(joven o no) no se la ayuda, a pesar de las secuelas terribles que puede sufrir, y el estado endosa a la familia y la sociedad el coste de lo que suceda.

Habrá que añadir que, siendo menor de edad, si los padres de la embarazada -no saben del aborto-,  que, según la Ministra, se pretende -por ley- que no tengan siquiera que otorgar su consentimiento, se deja sin apoyo, sin consuelo y abandonada a su suerte, a la hija menor de edad de una familia, y al bebé. ¿Cabe mayor desamparo que el de la familia, el de la madre y el del bebe? ¡todos los niños merecen ser amados!

Una mujer, madre, y además médico y por ello defensora de la vida y de la libertad, no quiere que se siga confundiendo a la ciudadanía. ¡Hay alternativas! Por eso ha saltado a la palestra, Gador Joya, que comienza diciendo: «cuando yo estaba estudiando medicina, no tenía en mente terminar siendo una activista».  Merece la pena escuchar su razonamiento en «Alto y claro» .

           4)  Nunca debe olvidarse lo que se es y lo que vale.

Es verdad que «nadie es perfecto», como escribió el japonés Ototake, pero todos somos «esencialmente únicos, distintos, irrepetibles  porque somos seres espirituales, infinitos y eternos». Hemos escogido estar aquí para aprender, vivir unas experiencias  y crecer, agradeciendo a la vida lo que nos da y ayudando a los demás.

El gran problema de la sociedad del bienestar es que la educación, la economía y todo, tiende a igualar, por comodidad, por egoísmo o por miedo, olvidando que cada persona es única y diferente, y como tal debe ser respetada.

Las diferentes culturas a lo largo de la Historia van en esa dirección, pero se intenta ocultar las diferencias, y a veces, al diferente.

El Presidente de Alemania, Roman Herzog, expresó su opinión sobre los Derechos Humanos en un ensayo publicado en el diario semanal Die Zeit de Hamburgo, diciendo: las culturas del hinduismo, confucionismo, budismo, islamismo, cristianismo, y sus sistemas filosóficos característicos, han establecido una ética de la humanidad con la regla siguiente: «No hagas nunca a otros lo que no quieres que te hagan a ti«. Los derechos fundamentales del hombre fluyen directamente de esa regla de oro que señala el deber de evitar el mal a los demás.

De ahí nace el altruismo, el desapego, el compartir, ser solidario, el amor, la alegría, y la raíz misma de la paz,que es todo lo contrario del miedo y del afán de dominio. Esa es la verdad de nuestra esencia, que no siente el poder y ni quienes se afanan en imponer que todo sea blanco o negro, según su egoico canon ético, basado en lo material, la apariencia, lo cuantitativo y no en lo cualitativo y esencial.

Esa discriminación es creerse con capacidad para decidir sobre otro, desde la concepción hasta la vejez. Puede ser porque no se desea, o porque tenga algo que lo hace diferente, aunque  sea compatible con la vida.

Nadie está aquí de más, porque sea diferente. Humanidad agotada y caduca, lo piensa y lo ejecuta.

La diversidad física y funcional es enriquecedora y tiene un sentido profundo para su propia persona, y/o para su entorno. social. Un ser humano puede haber escogido vivir esta experiencia, o desear que su entorno evolucione creciendo en consciencia y en amor. El amor no es estático, ni termina en el acto de nacer, tener salud y ser rico. Es crecer: «haz a los otros lo que desearías que te hicieran a ti o contigo«.

Siempre se puede aprender, de hecho el día 20 de octubre tenía lugar en Madrid la IV jornadas sobre el tratamiento de la discapacidad en los medios de comunicación, porque no es un tema solo de familia, sino social.

Y el 22 de octubre en Ginebra, 31 países firmaban el rechazo a considerar «derecho humano» al aborto. “Hoy dejamos un marcador claro; las agencias de la ONU ya no pueden reinterpretar y malinterpretar el lenguaje acordado sin rendir cuentas». Dijo el Secretario de Servicios Humanos y de Salud (HHS) en Estados Unidos.

Tal vez quien trata de potenciar las «voces verdes o moradas» del mundo, es capaz de escuchar una voz más profunda si «aguza el oído del corazón». Porque de hechoKen Follett,ha escrito: «es curioso cómo las necesidades de los niños relegan todo lo demás a un segundo plano…al menos en el caso de las mujeres» (Las tinieblas y el alba).

 En todo caso, muchas personas que viven o han convivido con un hijo o una persona con capacidades diferentes, terminan reconociendo y escribiendo que «son maestros», que les han enseñado la lección más maravillosa de la vida y lo han hecho por amor y con amor. Puedes ver la misma idea en el diálogo de Elizabeth Méndez y Emilio Carrillo.

José Manuel Belmonte.

Acerca de José Manuel Belmonte

Soy un ciudadano del mundo observador y caminante. La Vida, la Naturaleza y la Humanidad, pero sobretodo el corazón del hombre son una fuente inagotable de sorpresas. De eso escribo…

Ver también

Esto pasa por aprobar los Presupuestos con cualquiera

Ilustración de Lloyy Sobre el autor:  Jorge Martínez Rodríguez (Lloyy), nació en La Habana, Cuba, hace …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.