domingo , 9 agosto 2020

Carta a quien está sol@ (en la Residencia o el Hospital)

Buen día de primavera: 

Están brotando las iniciativas, y os dejo las mías, para una mujer y para un hombre, en el Hospital o la Residencia.

El personal que la atiende y la cuida, sabe que la mujer pasa las horas a solas con sus pensamientos. Se le hace más dura la soledad que la misma enfermedad. No suele hablar mucho, pero se le nota en la mirada la tristeza.

Una enfermera, pidió que le enviaran cartas, si era posible.  Y… la escribí pensando que es una persona de familia.

  CARTA 1)                    Hola amiga:

                                          He sabido que estabas en la habitación sola y que no podías recibir visitas.

                     No suelo contradecir las órdenes de médicos y personal sanitario. Pero  a mí no pueden darme órdenes, porque soy una carta amiga, que ha salido de un corazón que se preocupa por ti  y quiere que no te sientas sola.

                  Hoy he venido para decirte  en primer lugar que, aunque extrañes  y sientas algunas ausencias, la realidad es que tal vez  en estos momentos es para sentirnos unidos y protegidos. Médicos y todo el personal sanitario están haciendo lo que pueden por ti; tu familia y muchas amigas y amigos, ahí afuera, se acuerdan y te recuerdan las 24 horas.

                  A nosotros nos han dicho que por tu bien y el nuestro, «nos quedemos en casa», para que ni vosotros empeoréis ni los de fuera tengamos que ingresar y saturar los hospitales.  Las curaciones llevan un proceso, que no es mágico, sino un poco más lento de lo que tú y todos desearíamos.

                 Esta enfermedad tiene de bueno, que nos ha hecho sentir una familia. Todos somos la Familia Humana, que consta de personas que llevan la misma sangre y otras que también tienen alma, corazón y sentimientos, y lo mismo que los tuyos, también se acuerdan de ti, y de las otras personas que están en las otras habitaciones de este mismo hospital o de otros.

                Los seres queridos de tu familia y los que también, sin conocerte, te apreciamos y queremos, deseamos llevarte un poco de compañía con estas líneas, y todo el ánimo y la fuerza apara que luches cuanto puedas y entre todos podamos vencer.

                A algunos nos han recomendado y exigido «que estemos en casa», pero también hay otros muchos que «no pueden quedarse en casa aunque quisieran», son todas las personas que os cuidan en tu Residencia u Hospital,  conductores de ambulancias y fuerzas y cuerpos de seguridad.  Es decir: Todo un Ejercito para luchar contra el pequeño virus. Entre todos y con quien nos da la vida, si tu luchas, vamos a vencer.

               Venga, valiente, ¡No estás sola!, ¡nos importas!, ¡te  queremos! . Mi familia está encantada de que te esté escribiendo. 

               No soy una persona anónima, quiero que te mejores. Un fuerte abrazo, amiga.         

               Me llamo, José Manuel Belmonte

………………………………………………………………………………………………………………………………

Y 2)No está en casa, ¡qué más quisiera! Está aislado y solo. Ni puede recibir la visita de los seres queridos. Tal vez una carta sea el único rayo de luz que mitigue un poquito su pena.

Por si puedes hacérsela llegara, sin otra pretensión que acompañar un momento de su día.

                                                                 Habitación  de la Residencia/ Hospital

  Hola amigo:

                              Me han dicho que estabas en la habitación solo y que no puedes recibir visitas.

         No puedo contradecir las órdenes de médicos y personal sanitario. Pero  a mí no pueden darme órdenes, porque soy una carta amiga, que ha salido de un corazón que se preocupa por ti  y quiere que no te sientas solo.

         Aquí estoy para decirte que ahí afuera, al otro lado de la puerta, en esta ciudad somos muchos los que estamos animando a los sanitarios, y nos acordamos mucho de las personas, que como tú estáis solos en una habitación.  Bueno, la realidad es que no estáis solos, porque vuestra familia, aunque no pueda venir está con vosotros, y los que no somos familia de sangre también.

         Somos  de verdad, una gran familia: La Familia Humana. Mi familia sabe que te estoy escribiendo, y me dicen que aunque «estemos en casa», que es una forma de ayudar, también estamos en la Residencia o el Hospital contigo y con cada enfermo.  Ellos y yo deseamos llevarte todo el ánimo para que sigas luchando  junto con las personas que te cuidan, tu también.

          La recuperación de tu salud será aun triunfo de todos.  Así que venga, valiente, vamos a conseguirlo. Todos juntos no podemos fallar. Seguro que además quien lo puede todo, está con nosotros y nos ayuda  y da fuerzas desde dentro a cada uno.

         Hoy, solo quiero decirte eso, y no quiero cansarte. ¡Cuídate!  Seguro que me crees si te digo que somos un ejército en lucha contra la enfermedad.

         Con todo afecto, recibe un gran abrazo mío y de mi familia y de esta ciudad que es la tuya.

         Para que veas que esta carta es de alguien real,  quiero firmarla, aunque no me conozcas.

                                             Firmado: José Manuel Belmonte

Acerca de José Manuel Belmonte

Soy un ciudadano del mundo observador y caminante. La Vida, la Naturaleza y la Humanidad, pero sobretodo el corazón del hombre son una fuente inagotable de sorpresas. De eso escribo…

Ver también

El amor está en el agua – Kimi to, Nami ni Noretara – 2019 – Masaaki Yuasa

Peli de animación nipona mezcla de romántico y fantasía. Es una historia de amor juvenil …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.