martes , 11 agosto 2020

Opel Astra 1.2 145 CV: Sorprendente en todos los aspectos

Año 91. Lanzamiento del Opel Astra. Probablemente ni los directivos de Opel pensaban que casi 30 años más tarde el Astra iba a seguir en liza y que con el nuevo reestiling iba a seguir sorprendiéndonos y mejorar en gran medida a sus antecesores.

Crónica y fotografías de José Andrés Merino

Casi podemos asegurar que junto a su primo el Corsa, el Astra es uno de los productos a los que más partido ha sabido sacar Opel. Han conseguido combinar en las diferentes generaciones pequeños toques estéticos en unas, y revoluciones mecánicas en otras, para conseguir un producto interesante generación tras generación.

En esta nueva generación 2020 de Opel Astra, las mayores novedades las vamos a encontrar en el apartado de los propulores, con novedosos grupos mecánicos, pero también, acompañados de pequeños toques estéticos.

Escondidos

Si buscamos una revolución en el diseño exterior con cambios que salten a la vista y que sea fácil diferenciarlo de la anterior generación….mmmmm, no lo vamos a encontrar. Como he dicho antes, solo pequeños cambios, que si no estás muy atento tal vez ni te des cuenta.

El principal y más llamativo es el nuevo diseño del paragolpes delantero y calandra totalmente rediseñada.

Acompañando a estos, vemos una nueva parrilla activa, se cierra para ofrecer menos resistencia al aire y alcanzar antes la temperatura óptima de funcionamiento del motor y se abre cuando necesita refrigeración.

Los faros delanteros se ofrecen en tres versiones a gusto del consumidor: los de toda la vida, halógenos que cumplen con su cometido, los ECOLED, de led normales sin iluminación en curva y la panacea, los IntelliLux LED, que equipaba nuestra unidad de pruebas, que tienen un funcionamiento sobresaliente y que si hacemos muchos kilómetros de noche es un extra que no debe faltar en nuestro coche.

El interior sufre pocos cambios y sigue las tendencias de sus hermanos de marca compartiendo mucho con ellos. En este caso el cuadro de relojes, de grandes dimensiones y de clara lectura, hace un guiño al pasado y ofrece información de la que casi nos habíamos olvidado: voltaje de la batería y temperatura del aceite. Son datos que muchas veces no sirven para nada.. pero complementan muy bien el cuadro de relojes.

Entre los dos relojes de velocímetro y cuenta rpm, podemos ver el ordenador de abordo con toda la información necesaria para controlar en todo momento el correcto funcionamiento del coche y los parámetros de consumos, km, tiempos, etc….

La pantalla táctil de 8 pulgadas también estaba presente en nuestra unidad de pruebas y la verdad es que es un extra que realmente también merece la pena. Buena calidad de imagen hasta en las condiciones más extremas de luz y un funcionamiento impecable e intuitivo de todas sus funciones…

La amplitud y comodidad en las plazas delanteras está a un nivel bastante alto,  en gran parte gracias a los excelentes butacones y a su diseño. Espacio más que suficiente en las plazas traseras con el “inconveniente” de la plaza del centro, que como es habitual en estos modelos es para un niño o, si es adulto, que no haya que hacer largos desplazamientos.

Hasta aquí, como hemos visto, las modificaciones externas e interiores no son muchas ni tampoco muy relevantes. Las importantes y que diferencian de las anteriores versiones, están escondidas, justo debajo del capó delantero.

Las motorizaciones para esta versión Astra 2020 son totalmente nuevas y buscando sobre todo la efectividad y economía de consumo. Son motores muy ecológicos y con cifras de emisiones bastante bajas, algo muy de moda ahora y siguiendo las tendencias de todos los fabricantes.

Podríamos pensar que se trata de modelo heredados del grupo PSA y que los montaran estos en sus productos. Nada más lejos de la realidad. Son propulsores originales de GM y fabricados en México para dar servicio al mercado sudamericano.

En nuestra unidad de pruebas tuvimos la fortuna de probar un propulsor del que después de haberle hecho unos cuantos kilómetros, solo podemos decir cosas buenas de él. Se trata del 1.2 de 145 cv. Una auténtica maravilla.

Muchos de vosotros al leer estas cifras seguro pensáis que para sacar casi 150 caballos de un motor de poco más de 1,1 litros de cilindrada, hay que comprometer algunas cosas como la facilidad de conducción o el consumo. La premisa más importante de los diseñadores a la hora de “hacer” este motor fue buscar la máxima efectividad y aunaron perfectamente la comodidad de uso con unos consumos muy, pero que muy equilibrados.

Los motores 3 cilindros se están poniendo de moda y la verdad es que funcionan muy bien. La fama de los propulsores gasolina de GM siempre ha sido muy buena, siendo motores con carácter, divertidos de conducir y sobre todo, muy fiables.

Este concretamente tiene dos “versiones”. La civilizada, en la zona baja del cuenta rpm, permite conducir cómodamente por la ciudad y manejando la caja de cambios manual de 6 velocidades adecuadamente, siempre vamos a encontrar algo que nos va a facilitar su uso.

Si nos pesa el pedal derecho y apretamos un poco haciendo que el turbo sople en su máxima expresión, evidentemente, pasamos a la versión “divertida”. Igual que antes, usando la caja de cambios en su “punto”, las sensaciones van a ser muy “placenteras” y os puedo asegurar, que crean adicción.

Con todo ello, la combinación de chasis, frenos y suspensiones forman un equipo perfecto que se transmite en comodidad y efectividad a la hora de conducir en cualquier situación.

No debemos olvidar tampoco las ayudas a la conducción que además de mejorar la seguridad aumentan también la facilidad de conducción: ayuda al aparcamiento activa, sensores de ángulo muerto, aviso de activación de intermitente, control cruise inteligente, aviso involuntario de cambio de carril…

La guinda a este paste la ponen los consumos. Podríamos pensar que un 3 cilindros de casi 150 cv tiene que ser bastante sediento. Nada más lejos de la realidad. Si sabes hacer un buen uso de la caja de cambios buscando las mejores zonas de potencia, el consumo es muy bajo. En casi 2.500 km de prueba con todo tipo de recorridos, tanto por carreteras nacionales y autopistas y trafico urbano, el Astra se quedo es unos escasos 6 litros.

Resumiendo, una buena opción si buscamos un coche con historia contrastada, buenos acabados y excelentes opcionales, consumos y sensaciones muy interesantes, el Astra 2020 puede ser nuestra mejor alternativa.

Acerca de José Andrés Merino

Fotógrafo y redactor motor. Pruebas y noticias del mundo del motor…

Ver también

El que mejor ‘limpia’ la prensa libre: Don Limpio, limpia, o azota, hasta sangrar

Pertenezco al noble arte del editorialismo gráfico desde que tengo uso de razón. Luego, creé mis series de Papila, antes …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.