sábado , 15 mayo 2021

Otra ronda – Druk – 2020 – Thomas Vinterberg – Comentario de Elena FerCun – #YoVoyAlCine

Comentario de Ramón:

Thomas Vinterberg se ha convertido en una especie de analista crítico de la sociedad danesa.

El paraíso nórdico no es tan idílico como los del Sur lo queremos ver.

En las navidades de 1983, en la semana entre Navidad y Año Nuevo, estábamos pasando unos días de vacaciones en un hotel en la Sierra de Albarracín.

Elena estaba embarazada de unas cuantas semanas.

Una noche, sin ton ni son, me dio por beber cava y después de la fiesta vino una velada vomitando pegado a la taza de wáter.

Desde ese día dejé de beber.

En estos casi cuarenta años solo he probado el alcohol en cantidades mínimas que no llenarían un vaso.

Se podría decir que soy abstemio absoluto. Pero aún sigo echando en falta el calimocho, mi bebida favorita. El cava lo aborrezco.

En los setenta cuando bebía esta genial combinación me parecía la mezcla perfecta. Por un lado la tradición hispana y mediterránea del vino y por otra la modernidad de la Coca-Cola, la bebida americana por excelencia. Unir en una bebida, USA y los viñedos de Cariñena.

Cuando Martin (Mads Mikkelsen) pide, en esa cena de amigotes, gaseosa, todos podemos adivinar su pasado alcohólico.

Alguien como Martin (o como yo), que nunca bebemos alcohol, es claro que tenemos un problema con la bebida.

Estos cuatro profesores de instituto van a experimentar en carne propia las teorías del psiquiatra noruego Finn Skårderud que mantenía que tenemos un deficiencia de alcohol en sangre, que si suplimos nos hace sentirnos mejor, recomendando una tasa de alcohol en aire espirado de 0,05 mg/l.

La tasa de alcohol en sangre máxima permitida para conducir es de 0,50 gramos por litro en sangre (0,25 mg/l en aire espirado).

Para obtener ese nivel (el de Finn Skårderud) se necesita una muy pequeña cantidad de alcohol.

En los años 90 la OMS emitió una recomendación, afirmando que pequeñas dosis de alcohol diarias eran buenas para la salud. Hablaba de un pequeño vaso de vino tinto al día, un vasito de 100 ml, más o menos.

Los aficionados enseguida dedujeron que si una pequeña cantidad es buena tomarse dos litros debía ser la leche.

Al año siguiente la OMS retiró la recomendación. Años más tarde aclaró que son beneficiosos los taninos del vino tinto y no el alcohol.

Vivimos en una sociedad donde todo se celebra bebiendo. La droga institucional es el alcohol.

No hay boda, comunión, bautizo, cumpleaños, Navidad que no esté bien regada.

Si bebes eres más simpático, más ocurrente, más empático, más gracioso, más creativo.

Si te pasas puedes tener un accidente de tráfico y matar a un inocente, o pegarte con un tío que no conoces de nada en la puerta de un bar, sin mencionar lo que tiene que ver con la violencia machista.

En la peli se mantiene una postura ambivalente con esta droga. Mientras vemos como mejoran las vidas de los cuatro protagonistas y nos explican los aciertos de Churchill estando borracho en la Segunda Guerra Mundial, nos muestran la degradación de los personajes, que pierden su familia y su trabajo.

Para obtener esos 0,05 mg/l hay que beber ese vasito pequeño que recomendó la OMS en los noventa, todo lo demás, en mi modesto entender, sobra.

La genialidad de algunos individuos que en la historia se han mostrado alcoholizados no justifica la apología de la bebida.

Thomas Vinterberg se mantiene fiel a su estilo narrativo, con esa cámara tambaleante y dispersa, sabiendo sacar lo mejor de los actores, pero no nos da soluciones, plantea cuestiones que cada uno ha de resolver.

El alcohol está ahí, lo va a seguir estando. Lo que hagamos cada uno con él, nos hará mejores (pocas veces) y peores (la mayoría).

Me encanta el baile de Mads Mikkelsen con sus alumnos que han terminado el curso, todos bebiendo, como no.

Me llamaréis puritano.

Pues, sí. Lo soy.

Mi puntuación: 7,03/10.

Comentario de Elena:

Película danesa, comedia dramática, 2020. Dirigida por Thomas Vinterberg.

Cuatro profesores – Filosofía, Historia, Música y Gimnasia- y amigos del instituto, celebran una cena de cumpleaños, donde el alcohol tiene una gran presencia.

El metre introduce cada copa, como una exquisitez que te acerca al paraíso.

De los cuatro, uno no bebe, pide gaseosa, pero sus amigos y compañeros le incitan a probar una copa.

Esta situación deriva en una simpática y divertida borrachera y, a proponer un estudio sobre el alcohol y sus efectos bien medidos, para no descontrolar.

Con el estudio avanzado y la dosis de control, quieren probar un punto más, este será el de no retorno.

En el mundo, y en unos lugares más que en otros, tenemos una cultura del alcohol muy arraigada, hasta el extremo que todo se celebra con alcohol, los triunfos, los fracasos, las fiestas, las desgracias, todo…

A mí, más que una comedia me parece una tragedia a secas, aunque, en este caso, esté regada con alcohol.

Me ha gustado mucho el número musical final porque consigue dejarte un buen sabor de boca, supone una liberación del dolor y el sufrimiento, dejarte llevar por la música como si no hubiera un mañana.

Es una película interesante donde trata diversos temas, como la soledad, la desilusión, el miedo, la falta de comunicación, y también, la superación y la esperanza.

Puntuación de Elena: 8,5/10.

Elena Fercun leyendoconelena.com Síguela en @elenafercun

Ficha:

Drama | Alcoholismo. Colegios & Universidad

Duración: 116 min.

País: Dinamarca Dinamarca

Dirección: Thomas Vinterberg

Guion: Tobias Lindholm, Thomas Vinterberg

Fotografía: Sturla Brandth Grøvlen

Reparto: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Magnus Millang, Lars Ranthe

Muchos besos y muchas gracias.

Chistes y críticas en holasoyramon.com

Crítico de Cine de El Heraldo del Henares​​

Colaborador de Esradio GuadalajaraAlcarria TV y Guadalajara Media

Canal de YouTube: HolaSoyRamónVídeos

En Vimeo: vimeo.com/holasoyramon

Follow @Holasoyramon

Podcast de Holasoyramon

Acerca de Ramón Bernadó

Cinéfago compulsivo desde la infancia. Cuando veo una peli no puedo resistir la tentación de escribir una crítica…

Ver también

EDITORIAL: El 4 de mayo, los madrileños decidirán no solo sobre la libertad y el progreso económico de Madrid, sino de toda España

El martes 4 de mayo de 2021 un total de 5.112.658 electores están llamados a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.