viernes , 15 diciembre 2017
Inicio / Opinión / José Manuel Belmonte / Segundo aviso para salvar el planeta.

Segundo aviso para salvar el planeta.

El primero, en 1992, venía firmado por 1700 científicos, de 71 países. El nuevo aviso, en la revista BioScience, del 13 de noviembre 2017, viene firmado por 15.384 científicos de 184 países.

Dado que en el mundo hay actualmente 194 países soberanos (reconocidos por la ONU), el “segundo aviso” que acaban de lanzar como “Advertencia a la Humanidad de los científicos del mundo“, está avalado prácticamente por todos los países.

La advertencia se basa en datos respaldados científicamente para decir que el planeta está sufriendo un “daño sustancial e irreversible”. William Ripple, de la Universidad Estatal de Oregón (EE.UU.) dice: “Algunos podrían pensar que estamos siendo alarmistas, pero los firmantes de esta segunda advertencia no solo no están lanzando una falsa alarma, sino que están reconociendo que  existen señales obvias de que estamos yendo por un camino insostenible“.

Para ponerse las pilas todos y para presionar a los gobiernos,  hay qué saber qué no se ha hecho y no se puede ignorar más porque ignorar o negar debilita como no hacer nada:

  • La reducción de la captura de pesca salvaje.
  • Se han perdido más de 121 millones de hectáreas de bosques .
  • Se ha reducido el 26% en la cantidad de agua disponible por habitante. (La mayoría de países tienen que plantearse una nueva gestión del agua).
  • Se han aumentado las emisiones de carbono.
  • Ha aumentado un 35% la población humana.
  • Se han reducido más del 29% el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces.

1) ¿Qué se ha hecho en estos 25 años?

Con excepción de la reducción de la capa de ozono, “la humanidad ha fracasado” y “pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de la actual trayectoria”. “No se han dado los pasos urgentes que necesitamos para salvaguardar nuestra muy amenazada biosfera”.

Si bien, se ha comprobado que el aumento de la población tiene un impacto menor a lo esperado, ya que se producirá principalmente en África y en lugares que utilizan pocos combustibles fósiles.

Los datos científicos y cuantificables sobre la realidad, sobre los que se basa el nuevo aviso a la humanidad, debería obligar a abrir los ojos, tomar conciencia y cambiar. “La humanidad no ha logrado avanzar lo suficiente en la resolución de los desafíos medioambientales y, lo que es más alarmante, la mayoría de ellos están empeorando”.

               2) ¿Cuáles siguen siendo las amenazas que requieren  más atención? En noviembre  de 1992, ya alertaron de que era necesario “un gran cambio” en la forma de cuidar la Tierra. Se ha hecho poco y se ha comprometido poca gente. No se ha tomado en serio.

  1. a) La temperatura. Según las últimas predicciones la Tierra se calentará más de 2 grados y el peligro es grande. Y según otro de los autores Dargan Frierson, “los daños causados por el calor, la sequía, el clima extremo y el aumento del nivel del mar serán mucho más graves si la temperatura aumenta más de 2ºC”. En 2100 puede llegar a 3,2ºC. Solo hay un 5% de probabilidades de alcanzar el 1,5ºC que fijó el Acuerdo de París, que solo se alcanzaría si se reducen a tiempo las emisiones de carbono y se frena la deforestación. ..
  2. b) La emisión de CO2. El dióxido de carbono, es el principal gas de efecto invernadero de larga duración. Pesa más que el aire. En 2016 la concentración de CO2  ya batió el récord. “Para prevenir pérdidas catastróficas de biodiversidad y un deterioro generalizado de las condiciones de vida humana, la humanidad debe poner en práctica una forma de vida más sostenible, ambientalmente, que la actual”. La vegetación es el pulmón de la tierra.
  3. c) La deforestación. Si se han destruido 121 millones de hectáreas de bosques, esa cantidad de plantas no pueden atrapar el CO2. La pérdida de masa forestal y la penetración urbana en espacios salvajes son un peligro. Esos seres vivos vegetales no pueden -mediante la fotosíntesis- captar energía de la luz y convertir el dióxido de carbono y el agua en azúcares que aprovechan como fuente de energía para su desarrollo. No pueden captar CO2 ni liberar oxígeno. Doble daño para los humanos. El dinero y el consumo, no saben de fronteras. Pero la clave no es el mercado, sino la vida. ¡Se pueden y se deben plantar árboles!

Los árboles y otras plantas naturales son los principales encargados de limpiar el CO2 de la atmósfera, absorbiendo y almacenando este gas en sus tejidos, que volverían a liberar si se queman.  Se están potenciando árboles como el Kiri de Paulownia  que captura un promedio 21,7 kg de CO2 y devuelve 5,9 kg de O2 al día. Se pude medir. Los estudiantes de la Universidad de Antioquía, han medido que los árboles de allí capturan en promedio 185 toneladas de CO2 al año.

Conscientes de la necesidad de captar CO2, ante la necesidad de árboles, un grupo de científicos de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, ha creado árboles artificiales, para ayudar a combatir el calentamiento global, al ser capaces de absorber CO2 de la atmósfera, casi mil veces más rápido que los árboles naturales. La estructura tiene ramas semejantes a los árboles o el panel CityTree, de musgo, que absorbe la contaminación como si fuesen 275 árboles. También se han creado paneles verticales de algas, que absorben CO2. Se necesitaría una treintena de hectáreas pobladas con unos 26.000 árboles para fijar la misma cantidad. Son ideas y proyectos verdes que pueden ayudar, pero, si seguimos contaminando y enviando CO2 a la atmósfera, “los árboles no solucionan el problema del cambio climático, lo único que nos dan es algo de tiempo para llevar a cabo otras acciones; la cuestión no es sólo cuánto carbono pueden fijar los árboles, sino durante cuántos años”.

  1. d) La sexta extinción. No podemos olvidar, que dependemos de las plantas y los animales para alimentarnos, para obtener agua y aire limpio. Sin embargo, todo lo que hacemos es dañar el entorno y hacer cada vez más difícil la vida en este planeta, sin pensar en el impacto en otros seres vivos.  Sin darnos cuenta que también seremos nosotros los perjudicados.

La huella del impacto mide la cantidad ecológica de de tierra bioproductiva (aquella que puede producir alimento) necesaria para producir los bienes y servicios que consumimos y, absorber los residuos generados. Hasta hace poco el nivel sostenible en el planeta Tierra era inferior a 1, pero actualmente ese límite está ya en 1,6. Se han roto ciclos que han estado regulados y estables durante cientos de millones de años y la sostenibilidad puede verse comprometida. Se han sobrepasado en dos o tres órdenes la tasa natural de extinción de especies.

Los expertos y científicos, hablan de que se está desencadenando una posible extinción masiva de especies, sería “la sexta en unos 540 millones de años”. La anterior, universalmente conocida, fue la de los dinosaurios. En esta devastación, la mano del hombre tendrá parte de la responsabilidad.

La humanidad se enfrenta a una pérdida del 29% en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces. Algunas especies se están extinguiendo a una tasa 1000 veces mayor de la normal. Tan solo en el análisis de 177 especies de mamíferos, los investigadores hallaron que esos animales han perdido ya al menos 30% de su espacio territorial entre 1900 y 2015, y el 40% de esas especies han sufrido pérdidas sustantivas de población. Se está arrasando a la naturaleza de modo acelerado y algunas especies tan icónicas como los elefantes o los osos polares, están en grave riesgo de colapso. El 90% de la Gran Barrera de Coral está agonizante. En algunas zonas cercanas a la costa de Florida han desaparecido el 90% de los corales. Las pérdidas globales oscilan entre casi un 69% y un 85%. Los corales supervivientes ocupan poco más de la mitad del suelo marino de antaño. Si no se pone freno a la sobrepesca, la contaminación y el cambio climático, los arrecifes desaparecerán antes de 30 años. Pero lo que realmente está en juego es  el peligro real en que se encuentra la humanidad.

Los ciudadanos “deben insistir en que sus gobiernos pasen a la acción inmediata, como un imperativo moral hacia las actuales y futuras generaciones”; y que cada uno reexamine y modifique los comportamientos individuales reduciendo o cambiando el consumo por habitante de combustibles fósiles, carne y otros recursos. Hay que cambiar y actuar ya. Pronto será demasiado tarde para cambiar la trayectoria de destrucción de la Tierra, nuestro hogar.

                 Puerta abierta a la esperanza. Es la clave misma del futuro y de la recuperación. El aviso termina con un rayo de luz. Podemos hacer un gran progreso por el bien de la humanidad y del planeta del que dependemos“.

“Las transiciones hacia la sostenibilidad se pueden producir de diferentes maneras, pero todas requieren presión de la sociedad civil y argumentaciones basadas en evidencias, liderazgo político, políticas adecuadas, mercados y otras consideraciones”.

Para logarlo, además de las iniciativas apuntadas, señalan las siguientes acciones:

  • “Priorizando a la promulgación de grandes reservas protegidas de una proporción significativa de los hábitats terrestres, marinos, de agua dulce y aéreos de todo el mundo.
  • Mantenimiento de los servicios…para la conversión de selvas, bosques, pastizales y otros hábitats naturales.
  • Restaurar comunidades con plantas autóctonas a gran escala, principalmente, bosques.
  • Implementar políticas adecuadas para remediar la extinción de especies animales, la caza furtiva y la explotación y comercio de especies amenazadas.
  • Promover un cambio hacia dietas más vegetales y menos animales.
  • Idear y promover tecnologías no contaminantes y adoptar masivamente energías renovables.
  • Evaluar de manera científica el tamaño de población humana sostenible a largo plazo y pedir a las naciones y a sus líderes que apoyen ese objetivo vital. Para prevenir pérdidas catastróficas de biodiversidad y un deterioro generalizado de las condiciones de vida humana, la humanidad debe poner en práctica una forma de vida más sostenible ambientalmente que la actual”.

Claro que, puede producirse otra hecatombe, -también de la mano del hombre-: la destrucción atómica. Nada está descartado, en absoluto, dado el potencial y las tensiones existentes. Pero también estamos cerca de un posible y masivo ataque telemático, que podría producir un apocalipsis virtual. La tecnología al servicio de la humanidad puede ser el mejor aliado o el mayor peligro.

El manifiesto de los sabios termina con esta entrañable y simple verdad: de nosotros depende. “Debemos reconocer, en nuestras vidas diarias y en nuestras instituciones de gobierno, que la Tierra con toda su vida es nuestro único hogar”.

José Manuel Belmonte

 

Acerca de José Manuel Belmonte

Soy un ciudadano del mundo observador y caminante. La Vida, la Naturaleza y la Humanidad, pero sobretodo el corazón del hombre son una fuente inagotable de sorpresas. De eso escribo…

Ver también

Tercer aviso a la Humanidad: La ONU y Hawking.

Los científicos han dado 2 Avisos (advertencias o alertas) a la Humanidad. Entre el primero …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *