miércoles , 12 diciembre 2018
Inicio / Opinión / Julia San Miguel Martos / Sorteos en los que se reza no ser los agraciados

Sorteos en los que se reza no ser los agraciados

Hay ocho sorteos en la empresa y para cinco de ellos rezamos no ser los agraciados; sobre todo si de estar fijo te dicen que te despiden sin más, o te sugieren que te hagas autónomo, free lance, becario o que te apuntes a una empresa de trabajo temporal.

Si estás de suerte, antes de que te inviten a marcharte, se te permite comprar participaciones de la lotería para Navidad.

Por lo que cuentan, hasta no hace mucho los de la administración venían directamente a venderla en la oficina, formándose una cola interminable por los pasillos para poder adquirir solo dos décimos por cabeza. Los que querían más iban como almas de la caridad suplicando a los que no compraban que adquiriesen por ellos los décimos que les faltaban para tantos compromisos como decían que tenían. Entre las bromas, algunos decían que las subastaban y otros que aceptaban comisiones y sobornos.

Ante tanto tiempo perdido y tanto barullo, la empresa decidió eliminar ese mercadeo y cargar el importe de la lotería a la nómina, pero los de Financiero no tardaron en poner el grito en el cielo, no porque tocara el gordo, sino porque les había caído una bien gorda, y de tanto patalear consiguieron que nos automatizáramos y todos entráramos por el aro de comprar los décimos por internet, aunque los más reticentes a las tecnologías se hagan una señora excursión al local, sito en el quinto pino, a comprarlos en papel, por si las moscas, no vaya a tocar y a ver quién reclama el dinero a una pantalla.

Hay otro sorteo que ya es un clásico, y por el que todo el mundo pregunta cuando llegan estas fechas, y es la cesta que rifan los informáticos, por cinco euros dos papeletas, con un premio tan goloso como un MacBook Air y un iPhone, regados con buenas botellas de vino y un jamón cinco jotas.

Pero para aguar la fiesta no hay nada como el sorteo del “vamos a contratar a uno por ETT”, con la llamada de Recursos Humanos incluida, cantándole al agraciado las alabanzas de un contrato que no es tal, sin derecho a vacaciones, cobrando el cuarenta por ciento del sueldo, pagándose él mismo el IRPF y dándose con un canto en los dientes por ser el afortunado al que le ha tocado el empresario más miserable del polígono.

Acerca de Julia San Miguel

Ver también

The Enormous Room, de Stopgap Dance Company

 “… Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.   Oír la noche inmensa, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.