miércoles , 15 agosto 2018
Inicio / Cultura / Cultura / Cómo conocer la Ruta del Cid y el románico rural de Guadalajara en una visita de dos días
Subida de los periodistas al castillo cidiano de Jadraque

Cómo conocer la Ruta del Cid y el románico rural de Guadalajara en una visita de dos días

Un año más, la Diputación de Guadalajara, la Federación Provincial de Turismo, y la CEOE-CEPYME, han puesto en marcha una iniciativa para seguir promocionando turística, cultural y socialmente la muy histórica provincia castellana, al objeto de lograr réditos positivos para sus municipios y ciudadanos.

*Crónica y fotografías de Julio Real González

Se trata de dar a conocer al turismo nacional y foráneo las bondades de sus hermosos entornos naturales, la riqueza de su patrimonio histórico-artístico, de sus fiestas y tradiciones, y de su variada y genuina gastronomía, esta última entreverada con las últimas tendencias culinarias, y que su combinación pueda constituirse en punta de lanza y acicate de empleo y prosperidad para sus habitantes, deteniendo con ello la sangría migratoria.

Y a tal fin, e invitados por los referidos organismos, unos 30 profesionales acreditados de 30 medios de comunicación especializados en turismo cultural y medioambiental, tras el prefacio que supuso la ruta del Geoparque Molina Alto de Aragón efectuada el pasado mes de octubre, hemos recorrido los días 21 y 22 de junio pasados parte de la ruta conocida como el Camino del Cid, y una muestra del rico románico rural que festonea la provincia castellano manchega, con el objetivo de favorecer su máxima divulgación.

 La concentración de los profesionales, procedentes de variadas regiones españolas, como Cataluña, Asturias, Extremadura, Madrid y, por supuesto, Guadalajara, todos ellos especializados en periodismo turístico, cultural y medioambiental tuvo lugar, como ya es habitual, en el hotel Tryp Guadalajara.

La expedición se puso en marcha a las nueve de la mañana del día 21, hacia su primer destino, la villa de Torija, aledaña al antiguo Camino Real de Aragón, actualmente “desbarroquizada” su denominación como A-2. Inmediatamente el autocar se dirigió hacia su histórico castillo que desde el estacionamiento de vehículos mostraba una estampa verdaderamente espectacular .

Vista general del castillo de Torija, y su torre del homenaje. Siglo XV.

La fortaleza, en su fisonomía actual, se construyó a mediados del siglo XV, posiblemente a instancias del primer marqués de Santillana, D. Íñigo López de Mendoza, mostrando la característica configuración de fortaleza castellana señorial, si bien experimentó una fuerte reforma a comienzos del siglo XVI, en la cual se acentuó su carácter de palacio renacentista. En el año 2009 se inauguró el Centro de Interpretación Turístico de Guadalajara –CITUG-compuesto de cinco plantas y edificado en el Patio de Armas. La torre del homenaje alberga el “Museo del Viaje a la Alcarria”, dedicado al célebre libro de Camilo José Cela, único caso en el mundo de que un museo esté dedicado a un solo libro.

Reiniciada la ruta, y desviándose de la A-2 por la vía CM-1003, y tras rodear de soslayo la histórica villa de Hita, el grupo periodístico, tras dejar el autocar a la vera de la carretera, y ya bajo un sol progresivamente inmisericorde, accedió peatonalmente el empinado y bien pavimentado camino que permite el acceso al conocido como castillo de El Cid, perteneciente al término municipal de Jadraque.

Edificado a partir del año 1470 por el Cardenal D. Pedro González de Mendoza con carácter más palaciego que castramental, sucedió a una primitiva fortaleza islámica que el Cid Campeador, D. Rodrigo Díaz, conquistaría en el siglo XI en el transcurso de su primer destierro, denominándose a partir de entonces como el “Castejón”, pequeña fortificación antecedente de la actual que los lugareños vincularían al más célebre hijo de Vivar.

En su plaza de armas, el alcalde de la preciosa villa de Jadraque, Alberto Domínguez, dirigió a los periodistas unas amables palabras de bienvenida y les recordó que el siguiente fin de semana tendría lugar la celebración, en la misma fortaleza, de la Cena Medieval y la hoguera de San Juan, con motivo de la llegada del solsticio de verano, que concentrarían varios centenares de asistentes. Seguidamente, la expedición se encaminó al centro de la villa a recuperar fuerzas en una bien abastecida taberna, antes de encaminarse hacia su próxima etapa: Atienza.

En la histórica villa, los expedicionarios pudieron disfrutar del renovado aspecto de la antigua Posada del Cordón (foto 4), actualmente destinada Oficina de Turismo, y Centro de la Cultura de la Provincia de Guadalajara, que alberga una colección etnográfica de más de 600 piezas.

Fachada de la histórica Posada del Cordón (siglo XV), en la villa de Atienza.

Tras un paseo por el centro de la población, llegamos a la tradicional y porticada Plaza del Trigo, o del Mercado (foto 5), de estructura medieval, aunque la mayoría de sus construcciones se corresponden con los siglos XVI y XVII.

La Casa del Cabildo (finales del siglo XVI), en la atencina Plaza del Trigo, o del Mercado.

Durante la comida, celebrada en el Restaurante El Mirador, el presidente de la Diputación de Guadalajara, José Manuel Latre, dirigió unas palabras de bienvenida y de aliento divulgativo en sus correspondientes medios, a los periodistas presentes.

Tras los postres, y en ruta coincidente con la meta del recorrido -la ciudad de Sigüenza-, el grupo periodístico visitó la villa mendocina de Palazuelos, que conserva el recinto amurallado medieval más completo de la provincia de Guadalajara, y una estructura urbana que apenas se ha visto modificada desde el siglo XV.

Puerta del Cercao, perteneciente al recinto amurallado de Palazuelos. Siglo XV.

La siguiente, y casi inmediata etapa, discurriría en la villa de Carabias, donde visitamos la iglesia cisterciense románica de El Salvador, edificada en la primera mitad del siglo XIII.

Iglesia románica de El Salvador (siglo XIII), en Carabias.

Avanzada la tarde, el grupo informativo nos embarcamos hacia nuestro último destino turístico-cultural y, asimismo, de acogimiento: la ciudad de Sigüenza, en donde fuimos confortablemente alojados en el Parador Nacional de Turismo, ubicado en su magnífico alcázar-palacio, que fue antigua sede de los obispos seguntinos.

Vista de la fachada principal del alcázar-palacio de los obispos de Sigüenza.

Tras la reconquista de la población a los musulmanes en el año 1124, que fue dirigida por el obispo D. Bernardo de Agen, la antigua alcazaba árabe se reformaría para alojar a la guarnición cristiana, y ya en el siglo XIV se convirtió en la residencia oficial de los obispos, condición que conservaría hasta mediados del siglo XIX.

Llega la hora de la cena, y qué mejor regalo para los sentidos, al tiempo que se reponen fuerzas, que acudir al restaurante EL Doncel, merecedor en este año 2018 de una estrella Michelin, el primer negocio de hostelería que lo logra en la provincia de Guadalajara.

Tras una noche de desanso, comienza la aventura del segundo día

La jornada del día 22 de junio se inició tras el desayuno buffet servido en el Parador de Turismo, lugar de albergue de la expedición.

Aprovechando la jornada, nos encaminamos hacia el Mirador de Pelegrina, dedicado al añorado naturalista Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, que permite una amplia visión panorámica parcial del Parque Natural del Barranco del Río Dulce, con un impresionante ecosistema natural en sus bosques de ribera, y habitado por especies animales como nutrias, corzos, jabalíes, alimoches y, destacando entre ellas, el buitre leonado.

Mirador del Barranco del Río Dulce, en Pelegrina.

Retornados a Sigüenza, comienza la visita pormenorizada de esta ciudad medieval, en la que destacamos algunos exponentes urbanos cruciales como la Puerta del Hierro que entre dos torreones se abre en la antigua muralla construida en el siglo XII.; la Plazuela de la Cárcel que fue la primera plaza mayor de Sigüenza; la iglesia románica de San Vicente; o la célebre Casa del Doncel,  propiedad de la familia Vázquez de Arce, y bello ejemplo del gótico civil.

Vista parcial de la Plazuela de la Cárcel.

Continuando por estas calles de la Sigüenza románica, que estaban rodeadas por el primer recinto amurallado, y descendiendo por la calle Mayor, nos encontramos ante la iglesia de Santiago,  templo románico del siglo XIII, destruido durante la Guerra Civil, que, a través de una activa Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago de Sigüenza ha sido dotada de cubiertas estos últimos años, y excavada arqueológicamente con el fin último de instalar un Centro de Interpretación del Románico.

Vista general del conjunto plateresco de Puerta de la Sacristía, Altar de Santa Librada y retablo de D. Fadrique de Portugal, en el transepto del evangelio de la catedral (primer tercio del siglo XVI).

El grupo expedicionario informativo obtuvo la guinda de la ruta con la visita a la Catedral de Santa María la Mayor, edificada a instancias del primer obispo que tuvo la ciudad, Bernardo de Agen, y edificada en sus líneas generales entre 1144 y 1326, y entre cuyos primores artísticos, tan difícil seleccionar uno solo, destacamos el altar de Santa Librada, magnífico conjunto plateresco finalizado en 1528, que incluye también el retablo de D. Fadrique, y que luce más esplendoroso que nunca tras una acertada labor de restauración.

Tras el almuerzo, efectuado igualmente en el Parador de Turismo Castillo de Sigüenza, la expedición inició el retorno a la capital arriacense, despidiéndose sus integrantes con el afecto y la camaradería que van incrementado estos encuentros, listos para transmitir a sus lectores las emociones y sensaciones transmitidas, en apenas día y medio, por los lugares transitados, y de los que el presente reportaje introductorio es sólo la primera de una serie de entregas que entrarán al pormenor de cada uno de los ámbitos visitados.

(*) Julio Real González es colaborador de EL HERALDO DEL HENARES, director de la revista digital GateraVilla y guía turístico.

Acerca de Redaccion

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Los jóvenes novilleros Carla Otero, de 14 años, y Jesús Romero triunfan en el V Certamen de Tauromaquia ‘Ivan Fandiño’ de Pastrana

Los dos jóvenes novilleros, que se forman en la Escuela Taurina de Guadalajara, se llevaron …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *