miércoles , 28 julio 2021
Vista general de Sigüenza, su castillo y su pinares en primer término

Letras Vivas Seguntinas: ‘El histórico pinar de Sigüenza’, por Diego Moreno, agente medioambiental

Cuando te asomas a la barbacana del castillo, encima de la muralla del siglo XII, lo primero que se ve es el bosque, la pinarilla y el pinar; los dos primeros fueron repoblados, el último convive con nosotros desde mas allá del siglo XV. Ahora es nuestro espacio natural de paseo y sosiego, pero fue una pieza clave a lo largo de la historia para poder entender el devenir de Sigüenza.

*Por Diego Moreno

A principios del siglo XVII aparecen en el libro de «El Quijote», pero el de Avellaneda, Quijote y Sancho, antes de llegar a Sigüenza pasan por un bosque encantado, un pinar, donde encontraron atada a un pino, de pies y manos, a su bella reina Zenobia dando comienzo una de las aventuras del Quijote en la ciudad. Incluso El Catastro del Marqués de la Ensenada ya nos habla de él, y un siglo después, a mediados del siglo XIX, aparece en el primer Catálogo de Montes Públicos.

Pero es en los libros de actas del Concejo, que se conservan en el Archivo Histórico de Sigüenza, donde aparece su verdadero significado como abastecedor de energías para la ciudad. Desde principios del siglo XVI son muchas las peticiones que se hacen al ayuntamiento solicitando energía en forma de pinocha, para industrias, oficios, conventos y personalidades como los obispos, pero no había suficiente para todos. Las actas hablan del pinar, los pinos, la pinocha, los guardas, las penurias y penas de cárcel por llevarse tan preciado y escaso material, tres meses de cárcel por una carga de pinocha si eras reincidente. El medio no podía dar más energía para todos, hoy se llamaría «miseria energética». Miguel de Unamuno dice:  «Sigüenza y alrededor de ella como ciñéndola, hay unos cerros calvos, pero con calvicie como la tiña»

Si durante siglos fue abastecedor de energías, al final del XIX, con la llegada del ferrocarril, va a ser fuente del desarrollo turístico y de veraneo atraídos por los aires frescos y pinariegos, como decía un eslogan de los años 70 del siglo pasado «ciudad veraniega de clima tonificante y grato en zona pinariega».

Llevamos décadas enfocando nuestro modelo de desarrollo en el turismo. Independientemente de si somos o no Patrimonio de la Humanidad, Sigüenza necesitaría y puede ofrecer a los visitantes algo más que un día en el medievo y catedral, necesita de las pedanías, paisajes, rutas, etnografía, sus productos y sus gentes.

Sí queremos mantenernos en esos primeros puestos, con destinos turísticos muy competitivos entre sí, no debemos de perder ni alterar ese patrimonio paisajístico.

*Diego Moreno, agente Medioambiental

Artículo incluido dentro del proyecto Letras Vivas Seguntinas con el que Sigüenza reivindica sus atractivos para convertirse en Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO.

#SigüenzaCandidataPatrimonioMundial

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Herido por arma blanca un joven de 30 años en la plaza del General Vives, en Azuqueca, en la noche del lunes 26 de julio

Un joven de 30 años de edad ha sido trasladado al hospital de Guadalajara tras …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.