viernes , 29 mayo 2020

Carta: ‘Billy el Niño, banderas y España del revés’

El pasado 7 de Mayo, moría en una clínica madrileña por coronavirus, un hombre de 73 años.

Su nombre era Juan Antonio González Pacheco, más conocido como Billy el Niño.

Fué policía en la brigada político social durante la dictadura franquista, aplicando duras técnicas de castigo a los detenidos (estudiantes y comunistas), con espantosos e interminables interrogatorios.

Diríamos mejor torturas.

Dicen que no hay que alegrarse por la muerte de nadie.

Es impropio de la gente educada.

Llámenme maleducado.

En fín, este personajillo, de corta estatura y aspecto de perro flauta jamás fué encarcelado.

Ni por socialistas (que extraño) y por supuesto tampoco en gobiernos derechistas.

Ambas ideologías me traen sin cuidado debido a mi carácter apolítico.

Pero sí le doy las gracias (quien me lo iba a decir) al puto virus por llevarse a este ser inmundo de entre nosotros.

No merecía seguir respirando el aire que millones de españoles decentes, honrados, sensibles e incapaces de matar una mosca, cuanto más de torturar a un ser humano, seguimos respirando.

Si por pensar y escribir esto soy maleducado, Señoría, me declaro culpable.

Porque al virus yo lo llamo el puto amo, por despojarnos de este engendro policial, sádico por doquier que disfrutaba deteniendo y torturando a estudiantes de 18 y 20 años por unas 1.500 y 2.000 miserables pesetas.

En aquella época era un buen dinero remunerado a costa de sangre, palizas y lágrimas.

Por no hablar de las secuelas que dejó en muchos de los que hoy aún viven y apenas se atreven a recordar dichas atrocidades.

Y sí Señoría, me declaro culpable de ser un maleducado.

Ya les he dicho que me importa un pimiento la política, la de antes y la de ahora, pero siempre me importo la humanidad de las personas.

La integridad de las mismas que han y hemos hecho posible vivir en un estado de derecho.

Solo le doy las gracias a esta pesadilla pandémica por hacer desaparecer de nuestra vista a un ser tan despreciable.

Una pequeña bestia que vulneraba la libertad de expresión de nuestros padres.

Gracias corona, por al menos entre tanto estrago y desarraigo hacer una cosa buena.

Y Señoría, encarcéleme ya, pues me declaro culpable de ser maleducado.

Y es que viendo un video hace unos días, en las redes sociales, de una señora con sus familiares andando por una conocida calle de Alicante, he creído sentir el azote de Billy otra vez.

En dicho video ésta pobre mujer expresa su indignación al pasear con allegados por dicha ciudad, detallando cómo la policía nacional les reprocha y exige que retiren una pancarta en la que reivindican la dimisión del gobierno, y unas banderas españolas.

Banderas de España en los balcones. Fotografía de José Manuel Belmonte

Mi sorpresa y supongo que la de muchos de ustedes fué ver a la policía nacional haciendo este recadito.

¿Del Sr. Luís Barcala (alcalde de Alicante) del P.P.?

No lo creo.

¿Del Sr. Ximo Puig Ferrer (presidente de la generalitat Valenciana) del PSOE?

Tal vez.

¿De quién entonces vino tan absurda orden ?

¿Acaso no se pasean por las calles Alicantinas turistas Ingleses con la camiseta del Arsenal o el Manchester United ?

¿Acaso va la policía a detenerlos?

Si en los años de la dictadura aquellos que veían como su libertad de expresión era truncada por el régimen Franquista, con las imágenes vergonzosas de este video mi hermosa tierra y amada España está del revés.

No más Billys por favor.

Ni lo uno ni lo otro, ya sean de izquierdas o derechas.

Porque esos que tanto empeño tuvieron en desenterrar a un dictador muerto, más vale que lo hubieran tenido en encarcelar a un torturador que hasta hace poco estaba vivo.

Hay 3 derechos fundamentales en el ser humano:

La Vida, la Libertad y la Propiedad.

Si nos quitan y prohíben el segundo, poco o nada importan el primero y el tercero.

Oscar Lorca Márquez, Guadalajara

NOTA DE LA REDACCIÓN: EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de comunicados, cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Comunicado del sindicato CSIF CLM: ‘Un 93% de docentes sufre desgaste emocional y estrés por el confinamiento’

Un 92,8% de los docentes sufre desgaste emocional, estrés, angustia o ansiedad a causa del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.