martes , 23 abril 2019
Inicio / Opinión / Gordon Craig / ‘Espejo de víctima’, de Ignacio del Moral: Sobre el victimismo y otras corrupciones morales

‘Espejo de víctima’, de Ignacio del Moral: Sobre el victimismo y otras corrupciones morales

Ignacio del Moral (San Sebastián, 1957) es un prolífico dramaturgo, que pese a sus éxitos como guionista de cine y televisión (Los lunes al sol, Las aventuras de Tadeo Jones, El Comisario o Farmacia de Guardia, entre otros muchos trabajos) no se prodiga en los escenarios, o en todo caso, no tanto como su obra merece. Yo he visto al menos dos montajes en los que ha participado y en ambos casos resultaron espectáculos espléndidos: Presas (coautor con Verónica Fernández), en 2007 y la dramaturgia de Las visitas deberían estar prohibidas por el código penal, sobre textos de Miguel Mihura, también en 2007.

De la generación de Ernesto Caballero, Paloma Pedrero y otros autores de orientación realista y social, sus obras, ambientadas en escenarios reales se caracterizan por una sólida construcción dramática y por la inmediatez y cotidianidad de los conflictos que desarrollan, en muchos casos conectados con la actualidad inmediata, “con los temas que están ahí”, como ha dicho él mismo en una entrevista reciente y que en el caso concreto de la obra que comentamos tiene que ver tanto con cuestiones relacionadas con la esfera de lo público (el sectarismo o la manipulación política y de los medios de comunicación) como con el ámbito de lo privado (la frivolidad, la hipocresía, la ambición, el afán de notoriedad, …) y sobre cómo gestionamos nuestras emociones, el dolor, el odio, el resentimiento o la conmiseración.

El montaje reúne dos textos breves, independientes, pero estrechamente relacionados por su temática y que comparten, además, tono, estructura y similares recursos expresivos: un lenguaje coloquial, actualísimo y unos diálogos …, bueno si pudiéramos establecer un símil con un instrumentista podría decirse que del Moral se manifiesta en estas obras como un verdadero virtuoso del diálogo, cuyo estilo preciso, mordaz, incisivo, irónico, proporciona a los actores un amplio margen para hacer aflorar su riquísimo subtexto. Margen, que cabe anticiparse a decir, Jesús Noguero y Eva Rufo, dos actores en estado de gracia exploran a conciencia dando muestras de una extraordinaria madurez artística.

Ambas piezas se desarrollan en tiempo real. En la primera (La lástima), una joven y ambiciosa periodista entrevista a un político de éxito pero que esconde un secreto inconfesable de juventud que puede dar al traste con sus aspiraciones en un momento crucial de su carrera. La segunda (La odiosa) recrea un encuentro entre una orgullosa, rebelde, insolente y provocadora bloguera y uno de sus miles de seguidores en Istagram. En ambos casos, tras los primeros tanteos, ya se percibe un antagonismo feroz entre los protagonistas que augura un desenlace traumático y en los dos casos, llegada a su punto de ebullición, la acción da un giro radical que invierte las expectativas y los términos del conflicto. Y no añadiré más para no arruinar la intriga, que es uno de los alicientes del espectáculo.

Un texto brioso, beligerante con los convencionalismos, con el tópico y con los prejuicios, que se atreve a llamar a las cosas por su nombre y abordar aspectos controvertidos de la realidad de ahora mismo, como la violencia, el acoso, el terrorismo y sus víctimas; sin subterfugios, apriorismos, veladuras o consignas de naturaleza política o ideológica. Todo ello con la mirada siempre alerta ante la mistificación y a las “trampas del lenguaje”, porque como dice en un momento la periodista de La lástima,Al final, somos nuestro discurso. Y nuestro discurso está hecho de palabras”.

Gordon Craig, 09-IV-2019.

Ficha técnico artística:

Autor: Ignacio del Moral.

Con: Jesús Noguero y Eva Rufo.

Escenografía: Carolina González.

Iluminación: Miguel Ángel Camacho.

Dirección: Eduardo Vasco..

 Madrid. Teatro María Guerrero.

Sala de la Princesa. Hasta el 21 de abril de 2019.

Acerca de Gordon Craig

Ver también

¡¡¡Todo tiene un por qué y un para qué!!!

       Habíamos llegado a París  el 15 de abril por la mañana, para pasar unos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.