miércoles , 18 septiembre 2019
Inicio / Opinión / Manuel Chaparro Recio / La artrosis (II). Muchos tratamientos para tanta artrosis

La artrosis (II). Muchos tratamientos para tanta artrosis

Segunda parte del artículo dedicado por el cirujano traumatólogo Dr. Manuel Chaparro, columnista de este diario, dedicado a la artrosis, tras el publicado el pasado día 21 de junio de 2019.

Las terapias actuales se dirigen a fomentar el alivio del dolor mediante actitudes conservadoras multidisciplinares, acortando el tiempo biológico de la crisis con antiinflamatorios no más de 5 a 10 días, analgésicos a demanda bajo control médico estricto, medidas físicas locales como frío seco y descarga con ayuda de soporte externo temporal para rodilla, cadera, tobillo o pie, combinado con fisioterapia mediante cinesiterapia con isométricos, magnetoterapia, ultrasonidos, láser y, finalmente, el conocido tratamiento protésico.

El tratamiento de la fase aguda, – artritis- precisa reposo relativo combinando fisioterapia asistida según la fase subaguda a los cinco días desde su comienzo. No pensemos que una crisis de artritis dentro de la artrosis debe ser tratada con reposo absoluto. Esta actitud debe predominar en fase iniciales para ser sustituida por reposo relativo combinado con  la fisioterapia asistida que evitará congelar y anquilosar la articulación afecta.

Inmovilizar las articulaciones temporalmente con rodillera, tobilleras, muñequeras u otoresis en el amplio elenco del mercado ortopédico, aporta beneficio subjetivo, pero no ha demostrado acortar el tiempo de enfermedad, debiéndose usar intermitentemente intradía y durante no más de dos a cuatro semanas.

Métodos más agresivos se utilizan si existen en alteraciones anatómicas de los elementos protectores de la articulación como son los meniscos en la rodilla o el labrum en cadera, cuya técnica sería a través de una artroscopia.

En última instancia, en la artrosis manifiesta y según múltiples  parámetros clínicos, la sustitución articular mediante prótesis se consuma en el intento definitivos para eliminar el dolor, recuperar la biofuncionalidad y devolver el confort anatómico.

Prótesis hay de todo tipo.C omenzaron por las llamadas de interposición, usando tejidos propios del paciente como tendones en la articulación  trapeciometacarpiana; las de recubrimiento, conservando parcialmente la articulación sana, – resurfacing de cadera ya en desuso, parciales comos la hemiatropladtia de hombro, la unicompartimental de rodilla, y las más habituales, las prótesis totales o artroplastia de sustitución total donde toda la articulación es suplantada con materiales tales como titanio, acero en aleación con cromo, cobalto o molibdeno, níquel, tantalio o vanadio e interfases de polietileno, cerámica, oxinium u otros materiales.

En cuanto a la supervivencia y éxito de la artroplastias o prótesis, los logros de bioingeniería y el conocimiento biofuncional de la dinámica están logrando conseguir cifras de hasta 22 años de supervivencia sin aflojamientos ni desgastes de materiales protésicos.

Entre las complicaciones inmediatas a corto y medio plazo, entre primer y cuarto mes, destacan las infecciones que, según las series, oscilan entre el 0,5 al 3%, trombosis de entre el 1 y 4% y aflojamientos sépticos o asépticos de hasta un 3,5% en prótesis de rodilla, por ejemplo.

Con todo ello, evitar la artrosis es difícil dentro de un entorno donde la vida es movimiento. Pero la actividad física adaptada a cada individuo puede retrasar el curso de la enfermedad.

Los factores más vinculantes de riesgo, y por tanto evitables para el desarrollo de la artrosis en cualquiera de sus facetas obligan a tomar medidas sencillas pero efectivas.

Como medidas preventivas, la dieta, la abstención de tóxicos, el ejercicio adaptado a las condiciones etarías y anatómicas así como funcionales de paciente, retrasan la progresión de la enfermedad. Vitamina C, el Magnesio, el Manganeso o el Sulfato de Cobre, en las dosis adecuadas para favorecer la mejor síntesis de las sustancias condroprotectoras frente al estrés oxidativo. El uso de Harpagofito, Cúrcuma Longa, Vitamina B1, Vitamina B2 y Vitamina B6, cobre, zinc y el selenio completan las necesidades.

 En grados muy poco avanzados de artrosis, el tratamiento con condroitín sulfato y los sulfatos de glucosamina, denominados condroprotectores, son útiles, los cuales disminuyen el dolor con menos efectos secundarios que los antiinflamatorios.

Aplicar infiltraciones con ácido hialurónico o corticoides u ambos también ayudan localmente sin efectos secundarios o sistémicos a retrasar la progresión de la artrosis.

El avance y confort que actualmente el desarrollo de la cirugía articular esta ofreciendo a la población general, en crecimiento exponencial, seguirán pasando durante muchas décadas por el arte del cirujano ortopédico y traumatologico apoyado por el desarrollo de las técnicas anestésicas a pesar de la actual ciencia robótica que asoma sin claro rumbo, intentando sustituir parcialmente la precisión manual por cálculos diferenciales y logarítmicos que actualmente no aportan eficiencia en la actividad quirúrgica ni en un desarrollo inmediato de la medicina moderna.

Por eso, siempre es mejor prevenir que curar.

El autor:

Manuel Chaparro Recio es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra y doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Alcalá de Henares, de la que actualmente es profesor asociado del Departamento de Ciencias Médico Sociales y Cirugía de la Universidad de Alcalá de Henares. Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología y en Medicina Familiar y Comunitaria.

Ha publicado artículos en numerosas revistas científicas de todo el mundo, entre ellas la Medical Journal of Bone, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/, Revista oficial de la sociedad de cirujanos vasculares de Latino América, Intreacte Cardiovascular Thotachic Surgery, Journal of Pediatric Orthopaedics, Latin American Journal of Pharmacy, Revista española de rehabilitación y Medicina Física, XII Congress of the European Society of Cardiology, Revista española de Medicina de Familia, Revista española de Cardiología, Revista española de Cirugía ortopédica y traumatológica.

Acerca de Manuel Chaparro Recio

Ver también

Érase una vez en… Hollywood (Once Upon a Time in… Hollywood) – 2019 – Quentin Tarantino

Comentario de Ramón: Cuando salí del cine, mi amigo Marcos me pregunta: ¿qué tal? Le …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.