jueves , 15 noviembre 2018
Inicio / Opinión / José Manuel Belmonte / ¿Llega el BREXIT o la nueva consulta?

¿Llega el BREXIT o la nueva consulta?

Cuando se apuesta, se gana o se pierde. Cuando se apuesta se gana o se pierde. Mis palabras, del 18 de junio de 2016 en este mismo medio, días antes del referéndum británico, eran textualmente:

Los ingleses pueden ser buenos jugadores de MUS, pero  cuando se lanza un órdago para permanecer en Europa o abandonarla, hay que saber con qué cartas se juega y quiénes son los compañeros.

           El órdago del referéndum, será el 23 de junio.

            El «premier» británico, ha jugado para ganar como un irresponsable perdedor, si sus conciudadanos no le apoyan. Hace un año, en plena campaña electoral, cuando iba por detrás de los laboristas en intención de voto, se marcó el farol del referéndum sobre Europa para movilizar al electorado y aferrarse al poder.  Esa absurda e innecesaria promesa, tal vez haya sido el principio del fin de su carrera.

           Sin argumentos para convencer, ni arrestos para rectificar, mostró ciertas reservas respecto a la UE y pretendió ponerla entre la espada y la pared cuando pidió la mayor autonomía de su país dentro del marco europeo”. 

          Contradictorio demócrata ha tenido que convocar el referéndum de impredecibles consecuencias, declarándose en contra del Brexit. No ha mostrado con fuerza las razones -o no las tiene-, y todo apunta que se le está yendo de las manos. La fractura del país ya se ha producido.  

             El órdago no solo afecta al Reino Unido, afectara a la UE y a los 28 estados que la forman. La salida del Reino Unido, sería  un peligroso precedente para la Unión Europea. La economía mundial también está pendiente. Así que Cameron se ha metido y ha metido a su país, a la UE y al mundo en un lío superlativo de consecuencias  impredecibles”.

EL HERALDO DEL HENARES: 18-06-2016:
http://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=30871

            Hasta aquí mis palabras cuando ni siquiera se había celebrado la consulta. Faltaba casi una semana. A los británicos no les gustó el “farol” y el irresponsable “premier británico” que lanzó el órdago, lo perdió. A Cameron le obligaron a irse. El Brexit, fue una sorpresa (a medias) para muchos. Para los gibraltareños y sus miles de negocios, un susto de muerte. Pero…la tormenta desatada en el Reino Unido, se convirtió de inmediato en huracán.  Y aún no ha amainado.

Dos años y medio después, todo ha ido a peor. Los políticos no han sabido leer ni el resultado ni en el plano político,-porque pensaban que la salida de la UE  les dotaba de “plena autonomía” y acuerdos ventajosos-, ni en el económico, -porque pensaban  que su economía iría mejor fuera de la UE al no tener que acudir al rescate de otras naciones -(Grecia estaba en bancarrota, Italia, Portugal y España a punto de ser intervenidas)-, ni han querido escuchar al pueblo al que manipularon -unos y otros- con el referéndum.

Semana crucial para Theresa May  y su Gobierno.

         Cierto que  el referéndum fue un error táctico-político de manipulación a los ciudadanos, usado para obtener ventajas de la UE.  Entonces…¿Por qué seguir en el camino equivocado? Es lo que se plantearía cualquiera que no fuera político.

Para resolver problemas, a veces no basta con tener cabeza. Si los hechos no te dan la razón,  seguirán pensando que los políticos tienen razón si la mayoría les apoya. ¿Es el caso de la realidad británica a día de hoy? Ni mucho menos. Ni los Tories (que  apoyan al Partido Conservador) están por la labor.   Pero la Primera ministra May, no se cansa de repetir:  No habrá segundo referéndum. La gente votó y vamos a llevar a cabo lo que pidieron”. ¿Seguro? Las cosas están así:

1) El Brexit está estancado.

            Por eso, aunque May advierte a los suyos que el 95% del acuerdo del Brexit ya está cerrado, la realidad es que después de múltiples negociaciones con la UE, el tiempo corre y el acuerdo ni está cerrado, ni a corto plazo parece posible. Eso puede llevar al país a una crisis de consecuencias imprevisibles tanto en política, como  económicas y sociales.

Su propio partido, piensa que el proyecto negociado con la UE es desfavorable para los intereses de Reino Unido. Se han presentado 46 cartas pidiendo una moción de confianza, y con 2 más se podría iniciar una posible destitución. Los euroescépticos, no aceptarían que la desconexión se retrasara ni un minuto más allá de del 29 de marzo del próximo año, ni tampoco a la baja. La sombra de la crisis política se agranda. La debilidad del Gobierno conservador es clara. Ya nadie en las filas  “tories” discute que  el Brexit fuera un error y un mal negocio. Pero la ruptura actual sería una catástrofe. El bloqueo en el Parlamento puede ser una realidad,

2) Irlanda es otro palo en la rueda de la negociación.

             La isla aplica la normativa comunitaria sobre libre circulación y mercado interior. La estabilidad de Irlanda, peligra si los británicos no están representados en la UE.  Regular la economía desde Londres implicaría acuerdos comerciales, que no son fáciles ni rápidos. Despertar el fantasma del  Ulster, implicaría desestabilizar la frágil paz de los acuerdos isleños.  Luego la ruptura con Irlanda no es un tema menor.

De hecho, el pasado viernes el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, en la cumbre 12 Asia-Europa (ASEM) en Bruselas, destacó que su homóloga británica, Theresa May, se encuentra en una difícil posición política interna, en un gobierno y un partido muy dividido por el Brexit.  En estas circunstancias, la reintroducción del control fronterizo entre Irlanda del Norte e Irlanda podría desencadenar nuevamente la violencia.

3) La gente ha salido a la calle porque quiere volver a las  urnas.

Los organizadores de People’s Vote aseguraron que medio millón de británicos,  acudieron a la convocatoria en la mayor concentración popular en la última década. La manifestación significa un punto claro de inflexión por que la sociedad está harta y se siente engañada por unos políticos irresponsables

Un mar de banderas azules y cantos pro europeos encabezaban la marcha, mostrando inequívocamente su intención de revertir el Brexit. “Im marching for my future“, decía una pancarta; mientras en otra podía leerse “el brexit me robó el futuro”.

El movimiento, People’s Vote, está integrado por representantes de todos los partidos que defienden la necesidad de una nueva consulta,  que serían por lo menos el 47% de los británicos

           Cierto que la voz cantante, (como es lógico) la llevaron los jóvenes. Miya Coltman, de 16 años resumía el malestar y la esperanza juvenil: “Quienes vamos a sufrir las consecuencias somos precisamente los que aún no hemos podido votar… Yo, como la mayoría de los jóvenes, quiero quedarme en la UE porque eso nos da más oportunidades“.

Pero, el peso específico corrió a cargo de personajes de renombre y autoridades.

Entre los primeros, el director de cine Paul Warnerfue muy claro: “El Brexit se ganó con mentiras, con la influencia de Rusia y haciendo una campaña ilegal”. Y añadíaLos británicos no sabíamos realmente a lo que nos enfrentábamos, y es ahora cuando empezamos a saberlo, después de estos dos años de negociaciones infructuosas. Las circunstancias cambian, y mucha gente ha cambiado seguramente de opinión. Creo que aún se puede parar el Brexit: un nuevo referéndum es totalmente necesario“.

Entre las autoridades, el alcalde de Londres y abogado Sadiq Khan reclamaba lo mismo:Reclamamos un voto popular sobre el acuerdo del Brexit“.  Y añadía:”Nadie votó dejar la UE para hacernos más pobres, o para hacer la vida más dura a nuestros hijos y nietos, o para dañar a nuestra sanidad público. Nadie votó por el caos que este Gobierno ha creado“.

Por su parte, el euro diputado conservador, Sajad Haider Karim, fue más allá diciendo:Esta situación sólo tiene dos posibles salidas: o unas nuevas elecciones anticipadas o un segundo referéndum sobre la permanencia en la UE”.

Aunque la contestación popular y de la oposición van en aumento, la primera ministra May no quiere ceder y opondrá toda la resistencia posible. No quiere rectificar ni  mostrar debilidad, ni en casa ni en la UE. ¿Hasta cuándo?

De momento, esta semana parece haber espantado los fantasmas para ganar algo de tiempo.

Aunque los británicos seguirán presionando porque ratificar la decisión del Brexit debilitaría a la Gran Bretaña en gran manera y en todos los aspectos,  y perjudicaría a  los ciudadanos, jóvenes, adultos y jubilados.

Y, que nadie lo olvide, también los europeos (estén trabajando en el Reino Unido o no).

4) Si en un nuevo referéndum deciden PERMANECER en la UE, no será gratis.

           La UE es un gran proyecto para la estabilidad, económica, política, legal y social de los países integrantes. La adhesión es  libre y la permanencia también, pero ni la entrada ni la salida puede ser caprichosa.  Las decisiones afectan a muchos millones de personas y tienen que tener sus consecuencias.

Volver a la UE no puede ser restaurar al Reino Unido en el estatus anterior al Brexit.  La Comisión Europea también ha aprendido y se mostrará más exigente y firme. Los errores políticos se asumen o se cortan.

En la UE las reglas no son de quita y pon,  hay que cumplirlas.  Ni los separatistas ni los gobiernos se pueden envolver en el victimismo incompetente o irresponsable, cuando se lo hacen ver, como últimamente le ha sucedido a Italia. Matteo Salvini, vicepresidente italiano dice: “No están atacando a un Gobierno sino a un pueblo”. ¡No es verdad! Es un aviso para navegantes. ¡Esto no es un juego!

El proyecto europeo buscaba enterrar, tras dos guerras mundiales terribles, dos fuerzas totalitarias: el fascismo y el nacionalismo“, comentaba el pasado miércoles Francisco Rosell. Y advertía del peligro real que estamos viendo: “Por desgracia, vemos resurgir con fuerza estas tendencias, sobre todo el nacionalismo y el populismo“.  Los separatismos están ahí.  Y hasta el Supremo ha tenido que salir a “despertar al Gobierno de España”: “Se está asimilando como normal la destrucción del Estado de derecho”.  Llevan así 39 años.

Las mentiras y los engaños de los políticos en la campaña del referéndum, en los presupuestos o en lo que sea, antes o después, se descubren y dejan en evidencia a los impostores. Lo pagarán los ciudadanos, cierto.

5) La  nueva incógnita: el virus de  la desunión.

Es verdad que a UE es hoy un poco más débil porque, según Enique Serbeto: “El anuncio de la retirada de la canciller, Angela Merkel, deja huérfanos a los responsables europeos de Bruselas, que siempre se han apoyado en el formidable peso de Alemania en la toma de decisiones estratégicas“.

El virus de la descomposición de los grandes partidos, puede convertirse en epidemia. “Alemania reafirmó la creciente certeza de que estamos en toda Europa, en todas las democracias occidentales desarrolladas cabria decir, ante un fenómeno sin precedentes de transformación general del escenario político e ideológico y de las conductas y voluntades de los electorados. Dos semanas después del catastrófico resultado de Baviera, el estado de Hesse lo confirma con brutal contundencia”(Hermann Tertsch, Una agonía baldía, en ABC, 29-10-18).

De todos modos no se pueden alargar ni el periodo transitorio, ni la incertidumbre. Se podrá “acoger” a Inglaterra si finalmente aprueba, en referéndum “permanecer en la UE (remain)”. Pero el engaño y la manipulación pesarán históricamente sobre quienes utilizan a los ciudadanos para alzarse como salvadores y héroes. No son más que las trampas de los Egos, que cada vez son más. Desgraciadamente no es “la comedia de los egos” del mejicano Iñarritu, porque en democrática los errores terminan siendo verdaderos dramas sociales.

José Manuel Belmonte

Acerca de José Manuel Belmonte

Soy un ciudadano del mundo observador y caminante. La Vida, la Naturaleza y la Humanidad, pero sobretodo el corazón del hombre son una fuente inagotable de sorpresas. De eso escribo…

Ver también

El Impuesto a las hipotecas: Tragicomedia en tres actos

Acto primero: El error en la convocatoria del Pleno de la Sala 3ª, de 5 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.