sábado , 30 septiembre 2023

Nissan Qashqai e-Power: alternativa de electrificación totalmente diferente

¿Un coche empujado exclusivamente por un motor eléctrico y hablamos de consumo de gasolina? Se llama e-Power

Nadie puede negar que el mercado de los coches “electrificados” en cualquiera de sus versiones va a más. Hay diferentes opciones para elegir la que más nos convenga; disponemos de eléctricos totales, híbridos, híbridos enchufables, micro-híbridos… y Nissan con el e-Power.

¿Por qué lo colocamos en una “categoría” distinta? Porque lo es. Es algo distinto e innovador. Una combinación a la que no estamos acostumbrados y que a la hora de la verdad funciona de una manera diferente, pero no por ello menos efectiva. Sin duda, esta opción de motorización supone un punto y aparte en la gama de Qashqai, un modelo que lleva nada más y nada menos que casi 15 años liderando la categoría de los crossover compactos.

e-Power

No es el primer modelo que sale con este tipo de motorización de las factorías de Nissan ya que en Japón hay a la venta un Note e-Power pero con un motor de gasolina de 1.2 litros y con un notable éxito en ventas.

Qashqai e Power. Fotografía de José Andrés Merino

Partimos de la base de que es una tecnología innovadora, con soluciones y conceptos nuevos y esto puede tener defensores a ultranza y detractore con multitud de argumentos para defender que no funciona. Lo más justo, probarlo y sacar conclusiones.

Como todo híbrido, su funcionamiento consiste en la combinación de un motor de gasolina y un motor eléctrico. El de combustión interna es un tres cilindros en línea turboalimentado y 1,5 litros VCR con 155 CV de potencia acompañado de uno eléctrico de 187 CV y un sistema de baterías de iones de litio de 2,1 kWh. Hasta aquí, si no explicamos su funcionamiento, es como cualquier híbrido.

Entrando un poco más en materia, este Qashqai e-Power no cuenta con caja de cambios, ya que no necesita transmisión y aquí es donde está la diferencia. El motor de combustión funciona como generador de energía que manda electricidad al grupo inversor y desde ahí, junto a la batería, alimentan al motor eléctrico, que es el que tiene el cometido de mover las ruedas.

Al final, estamos ante un coche que utiliza como fuente de energía para moverse la electricidad al 100% mientras que el tres cilindros de gasolina únicamente es utilizado como “elemento de carga” para la batería y como generador de esa electricidad necesaria para moverle. Por aportar algo más de información sobre el motor de combustión interna, añadiremos que cuenta con cilindros de compresión variable por lo que puede controlar el rendimiento aumentándolo cuando sea necesario e incorpora la tecnología “LINEAR TUNE” que varía las revoluciones dependiendo de la velocidad.

En marcha

¿Nos imaginamos un coche eléctrico con el cargador en el maletero y sin necesidad de parar a recargar la batería? Planificar un viaje sin tener que mirar que electrolineras tenemos en el camino ahora es posible con este e-Power.

En primer lugar, hay que reseñar que estamos conduciendo un coche eléctrico, con sus ventajas pero sin sus inconvenientes. Podemos enumerar multitud de las primeras, pero hay varias que debemos recordar y que son el “alma mater” de estos coches. En primer lugar, el silencio, la ausencia de vibraciones, dos cualidades que se deben valorar en su justa medida. Seguimos con aspectos positivos como una respuesta del propulsor totalmente lineal con la entrega de sus 330 Nm de forma prácticamente instantánea. Es decir, que el e-Power proporciona la experiencia y las sensaciones de un coche enteramente eléctrico. Y, claro está, sin el temido inconveniente que tienen los eléctricos: la autonomía y la carga.

Qashqai e Power. Fotografía de José Andrés Merino

Dispone también de tres modos de conducción: Eco, Estándar y Sport. No es necesario que expliquemos en que consiste cada uno de ellos.  A esto hay que sumarle el Modo B, con el que la aceleración está limitada y aumenta la recarga de las baterías. También debemos sumarle la opción e-Pedal, que podemos activarla en situaciones de tráfico urbano o atascos, que permite utilizar el e-Power prácticamente solo con el acelerador, ya que aumenta considerablemente el freno motor al soltar el mismo.

Todo está muy bien sobre el papel, pero las cifras de consumo de ese “generador de energía” que se encarga de mantener las baterías al 100% y de suministrar la energía necesaria para mover las ruedas son un dato importante. En nuestra prueba y manteniendo las velocidades legales en todo momento, la media se ha mantenido siempre por debajo de los 6 litros, llegando momentos en los que veíamos en el ordenador de a bordo 5´6-5´7 litros cada 100 kilómetros.

¿Etiqueta CERO? No. Según la normativa española, para poder disponer de la etiqueta CERO debe cumplir dos requisitos: autonomía eléctrica (que la cumple) y enchufable. Esta última no la tiene, por lo que se tiene que conformar con la ECO.

Un Qashqai

El Nissan Qashqai e-Power, estéticamente hablando difiere poco de sus hermanos de gama. Versión tras versión ha ido modificando sus líneas hasta hacerle un coche atractivo y moderno sin perder un ápice de la sobriedad japonesa de este modelo.

En esta nueva generación de Qashqai, después de más de 5,5 millones de unidades vendidas tiene un diseño cargado de detalles que hacen que las miradas se fijen en él. Los pasos de rueda se han abultado considerablemente para poder acoger a las enormes ruedas de 20 pulgadas. Tenemos también la posibilidad de carrocería bitono, en la unidad de pruebas gris-negro siendo una opción muy elegante y un frontal llamativo con el logotipo de la marca y con bordes acabados en cromados.

En cuanto a los logos concretos del modelo e-Power, dos insignias colocadas en sendos laterales cerca de los faldones de las puertas y otro más en el portón trasero.

Qashqai e Power. Fotografía de José Andrés Merino

Terminamos en el exterior con sus medidas: 4,425 m. de longitud; 1.848 m. de ancho; 1,625 m. de altura. El maletero cubica una capacidad de 479 litros.

Interior

Espacioso y con nivel de confort muy alto; estas son las dos primera características que llaman la atención del e-Power. Por supuesto sin dejar de lado la total ausencia de ruido y vibraciones de motor, tan solo escucharemos el rumor de la rodadura.

Como descripción general, en su interior no encontramos diferencias con sus hermanos de gama excepto en los botones específicos de la electrificación, que son el e-Pedal y el EV. Conserva botones físicos que controlan el climatizador y otros que hacen lo mismo con algunas funciones del sonido.

Qashqai e Power. Fotografía de José Andrés Merino

Justo encima de estos últimos, la pantalla de 12,3 pulgadas de info entretenimiento de Nissan Connect preside la consola central. Dispone, como no podía ser de otra forma, compatibilidad máxima con Apple Carplay inalámbirco y Android Auto, así como Googel Assistant y Amazon Alexa y su sistema de navegación está confiado a los mapas de TomTom.

En cuanto al cuadro de mandos, también totalmente digital y con un tamaño igual a la central, pero en este caso TFT, ofrece la posibilidad de múltiples configuraciones para tener la información precisa en todo momento, así como información que vemos en la central. Dispone también de Head-Up display donde también vemos proyectada los datos más importantes de la conducción.

No debemos olvidar la cantidad de tecnología y sistemas de ayuda a la conducción de que dispone el Qashqai e-Power: frenada trasera automática, sistema de detección de ángulo muerto, sistema de aviso de colisión frontal, control de velocidad-crucero inteligente, aviso de advertencia de salida de carril…

En cuanto al espacio reservado para los ocupantes, las plazas delanteras ofrecen un generoso tamaño a sus ocupantes, incluso a los que superan la media de altura española. En cuanto a las traseras, buen espacio para las laterales mientras que la central es un poco más escasa. Aun así podemos catalogarlo como un SUV cómodo para 5 ocupantes.

Conclusión

Pues no es fácil sacar una conclusión clara de este coche. Sin duda es una alternativa para los que desean tener un coche eléctrico, con sensaciones de coche eléctrico tales como comportamiento, aceleración, ruidos…. Pero tienen el problema de la carga. No todos los usuarios tienen fácil acceso a un punto de carga. Este problema desaparece con el e-Power. Si a esto le sumamos que los consumos, si, hablamos de un coche eléctrico con consumos de gasolina, no son nada exagerados, puede ser una excelente alternativa.

Acerca de José Andrés Merino

Fotógrafo y redactor motor. Pruebas y noticias del mundo del motor…

Ver también

Comentarios de Ramón Bernadó desde el Festival de San Sebastián 2023 #71SSIFF @sansebastianfes (IV)

Una edición más, Ramón Bernadó asiste como crítico de cine acreditado por EL HERALDO DEL HENARES al Festival de San …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.