martes , 22 septiembre 2020

Sin pruebas no hay delito

Hace casi tres años, el 2 de diciembre de 2013, escribíamos en esta misma sección el artículo titulado «Tiros por la espalda. En democracia, nunca», que hoy es tristemente actualidad tras la nueva exclusiva de EL HERALDO DEL HENARES en el caso del joven fallecido por un disparo de un guardia civil en Cabanillas del Campo.

https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=19580

Decía entonces, premonitoriamente, tras tener acceso a toda la documentación del caso, que «El fallecido -que aún está por demostrarse que participara en el intento de robo en la nave de Cabanillas-, era un supuesto delincuente de medio pelo, con antecedentes policiales menores, sobre todo, por menudeo de drogas. Y yo me pregunto, ¿ya es lícito pegarle un tiro a los camellos `robapalés´? ¡¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaah, que sí, pues vaya!!!».

Pues bien, mis previsiones se cumplieron, y tras suscribir hoy completamente aquel artículo, tengo que añadir que las mismas dudas que tenía entonces de que el fallecido y sus dos compañeros de cigarro hubieran participado en el atraco a mano armada de una nave de Cabanillas las ha tenido el juez de lo Penal de Guadalajara, que ha absuelto a los dos encausados -vivos- del robo del coche con el que se llegó al polígono industrial y del atraco a mano armada en la nave.

https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=31375

Hay que decir que el juez de lo Penal ha dictado una durísima sentencia en la que cuestiona de principio a fin la instrucción y la acusación fiscal, entre otros motivos por violación de los derechos constitucionales de uno de los detenidos y por falta de presentación no ya de pruebas, sino de indicios sólidos y fiables contra los acusados.

Por ello, nos preguntamos si en este caso se pretendió investigar e impartir justicia desde el principio o únicamente se buscó justificar un delito mayor -el homicidio del joven a manos de un guardia civil- por la condición `siniestra´ del fallecido que lo despojaba de su alma humana: un `despreciable´ atracador, que está mejor muerto que vivo.

He de decir que 24 horas después de publicar esta última crónica, tanto en este diario como en el diario EL MUNDO, me sorprende comprobar la cantidad de comentarios de personas que en este país aún justifican el uso desproporcionado de la violencia institucional para reprimir los supuestos delitos.

Como decíamos más arriba, si le ponemos la etiqueta «delincuente» a una persona, está justificado el uso de la violencia institucional contra ella, como en este desgraciado caso que nos ocupa. ¿Por qué? ¿Vamos a ser más libres en un país donde sus policías son de gatillo fácil? ¿No nos horroriza ver las imágenes que nos llegan desde Estados Unidos o Venezuela, donde cada año decenas de personas desarmadas mueren abatidas a tiros por agentes de dudosa catadura moral? ¿Por qué nos horroriza si es en Estados Unidos o Venezuela y en España miramos para otro lado o lo justificamos? ¿Queremos volver a resucitar en España las detenciones arbitrarias y sin garantías legales para los detenidos?

Me ha llamado mucho la atención algunos comentarios de lectores, que nos acusaban tanto al periodista como al juez que ha dictado la sentencia de ponernos «del lado de los delincuentes».

Es decir, para algunos estrechos de mente exigir respeto a los derechos civiles y garantías constitucionales de las personas es ponerse del lado de los delincuentes. ¿No será que ponerse del lado de la ley y la justicia garantiza la democracia y las libertades de todas las personas, incluidas las que tienen problemas con la ley? Exigir el máximo respeto a la ley y a la vida de sus semejantes a quienes tienen la obligación de garantizarnos nuestra libertad y seguridad, es lo mínimo que cualquier demócrata de este país debería pedir. Lo demás, es totalitarismo.

Quienes conocemos el mundo del Derecho sabemos que sin ley no hay justicia y sin justicia no hay libertad. Es cierto que España es un país donde el porcentaje de sinvergüenzas, maleducados, vándalos y gentuza en general ha crecido exponencialmente en los últimos años, pero no por eso podemos justificar nunca el uso de las armas para solucionar el problema.

Por otro lado, es llamativo el silencio de tantos y tantos políticos o asociaciones que convierten verdaderas sandeces en asuntos de estado de inaplazable debate en medios de comunicación y ahora hacen mutis por el foro en un caso de extrema gravedad. O de aquellos que defienden con ahínco la vida de seres vivos no humanos y miran para otro lado cuando el fallecido es un congénere. Miedo me da el cariz fascista y alienado que está asumiendo esta sociedad.

Por cierto, la delegación del Gobierno, que nunca pidió disculpas por dar una versión no real de los hechos hasta que EL HERALDO DEL HENARES desveló lo verdaderamente ocurrido, debería explicar ahora por qué ha fracasado tan estrepitosamente la investigación policial en este caso y no se ha sabido presentar ni al juez ni al fiscal pruebas concluyentes y reales de la imputación de estas u otras personas.

Porque, una vez absueltos de este atraco y no habiéndose hallado a ningún otro posible responsable, el guardia civil que efectuó los disparos, y que aún está pendiente de responder en juicio oral por el homicidio de G.L.R., ha quedado en soledad bajo los cascos de los caballos: disparó por la espalda a un hombre desarmado en un polígono industrial de Cabanillas del Campo.

¿Ya no hay recortes en Sanidad, Educación…? ¿Y las camisetas verdes, blancas…?

Una pregunta sin respuesta tiene en vilo a muchos ciudadanos de Guadalajara (también de la región): Si a pesar de haber aprobado ya sus propios presupuestos, el Gobierno de Page no solo mantiene sino que incluso ha ampliado algunos de los ajustes o recortes de la era Cospedal, ¿cómo es posible que llevemos un año sin una sola manifestación de protesta de los `camisetas verdes´, `blancas´, `amarillas´, `moradas´…? ¿Ya no «defienden a sus alumnos» los profesores, ni siquiera en casos como el del instituto de Alovera, completamente masificado? ¿Ya no es un problema que se cese a los docentes interinos en verano, bueno, casi en primavera, pues del 30 de junio se ha pasado al 24 de junio? ¿Las ratios por aula, la falta de sustitución en bajas no inferiores a 15 días, la masificación de las aulas… ya no afectan a la calidad de la educación?

¿Y qué decir de las batas blancas que colapsaban el hall del Hospital hace poco más de un año al menos un día a la semana? ¿Se sustituyen ya todas las bajas? ¿Ya no existen enormes listas de espera? ¿Ya no hay que derivar a la asistencia privada miles de pequeñas, y muchas grandes, intervenciones? ¿Los pacientes con piedras en el riñón y fortísimos dolores ya no tienen que esperar semanas, cuando no meses, para ser tratados -y, además, en clínicas privadas de Madrid-? ¿El programa de citologías a mujeres, que antes era cada dos años y Page lo ha pasado cada tres, no es un recorte? Ya, claro, seguro que no. ¿No será que el cabreo de muchos no era por «defender» a sus pacientes sino porque algunas `batas blancas´ se quedaron de golpe sin `peonadas´ o sin cargos con el cambio de gobierno regional?

¿Y qué pasa en municipios como, pongamos por ejemplo, Azuqueca, en los que sus responsables municipales, los mismos que gobiernan ahora, un día sí y otro también estaban en la calle reclamando a la Junta mil y una deudas e infraestructuras? ¿Ya se ha cobrado todo lo que supuestamente debía? ¿Ya están hechas todas las infraestructuras pedidas: auditorio, segundo centro de salud, que antes no podían esperar ni un día más sin hacer…? ¿Dónde están los ediles de C´s que se hacían la foto junto al equipo de gobierno portandopancartas reivindicativas y ahora ni están ni se les espera?

Admiro y aplaudo esa capacidad de manipulación y propaganda que muestra la izquierda. No puedo decir otra cosa.

Incompatibilidades de altos cargos, según quién y para qué

Dice la Ley 2/1984, de 28 de marzo de 1984, sobre el ejercicio de funciones e incompatibilidades de los altos cargos del Ejecutivo Regional de Castilla-La Mancha que «El ejercicio de las funciones de alto cargo se desarrollará con dedicación absoluta y excluyente, siendo incompatible con el desempeño por sí o mediante sustitución de cualquier otro puesto, profesión o actividad laboral, públicos o privados por cuenta propia o ajena, retribuidos mediante sueldos, arancel honorarios o cualquier otra forma, así como los electivos en Colegios, Cámaras o Entidades que tengan atribuidas funciones públicas o coadyuven a éstas, salvo las autorizadas por esta Ley».

Nos gustaría que alguien del Gobierno regional nos explicara por qué la jefa de los Servicios Jurídicos de la Junta de Castilla La Mancha, adscrita a vicepresidencia como «alto cargo», aparece con su nombre y apellidos como abogada en pleitos particulares, y de un sindicato ante los tribunales de Justicia y ante las instituciones, según consta en la documentación a la que ha tenido acceso EL HERALDO DEL HENARES.

Da la impresión de que mientras los funcionarios de a pie tienen un régimen rigurosísimo y excluyente, como no podía ser de otra manera, de incompatibilidades, a los altos cargos, de coche y moqueta, mucho mejor remunerados, estas limitaciones no les afectan.

Buscando a `Pokemon Articuno´ Aguirre `Go´

Para terminar, un chascarrillo. ¿Alguien ha visto tras el 26J al diputado del PP por Guadalajara, Ramón `Pokemon Articuno´ Aguirre `Go´ en Guadalajara? Si es así, queremos foto que lo demuestre. Gracias.

@HeraldodelHenar
redaccionheraldohenares@gmail.com
https://www.elheraldodelhenares.com

Acerca de Roberto Mangas Morales

Periodista y escritor. Director de EL HERALDO DEL HENARES. El periodismo como fin, nunca como medio…

Ver también

Freaks: 3 superhéroes – Freaks – Du bist eine von uns – 2020 – Felix Binder – Netflix

Llego a esta peli alemana de Netflix por casualidad. No hay en la historia nada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.