jueves , 23 septiembre 2021

Solo el amor podría

El otro día, alguien especial, dejó algo impactante, como respuesta a mi pregunta en la última entrada de mi Blog. Tiene tal fuerza y es tan expansiva que ni quiero, ni deseo guardarla.   Si ella lo es ¿qué mejor ocasión para hacerla pública, que el Día de la Madre, como agradecimiento?   

Te dejo esta pequeña Tesela como comentario:

Solo el Amor podría,
como tsunami que todo lo desborda,
salvar el mundo.
Solo el Amor,
así, desnudo,
como lazo que hermana.

Solo el Amor
sin miedo a que se gaste…

Con un abrazo, Josémanuel.

Socopoemas

Así firma María Socorro Luis, capaz de iluminar y dar a lo cotidiano una dimensión nueva y sublime; sus palabras e imágenes hacen disfrutar y agradecer cada momento de la vida.

Una invitación muy especial, que solo el amor podría hacer

Aunque importantes, no todos los días de la vida son vividos de forma especial. ¿Quién puede conseguir sacarlos del anonimato? ¡Solo el amor podría! Os cuento…

Les invité a conocernos en una sesión fotográfica. ¡No es normal! ¿Qué importa? El caso es que se lo había dicho con tiempo suficiente, para que pudieran llegar desde su ciudad al lugar de la cita, a unos 50 Km.

Íbamos los 3  -mi papá mi madre y yo- con los abuelos y Yuki, el bichón maltés de la familia. Como llegamos a tiempo visitamos una tienda de prenatal. ¡Me encantan! Como no pueden entrar los perros, Yuki se quedó fuera con papá, mientras mi madre y yo recorríamos la tienda con los abuelos.  Es difícil no encariñarse con algo, cuando ves tantas cosas bonitas.  Así que compraron algo para mí, que enviarían directamente a casa.

Cuando después llegamos al lugar de la cita, tuvimos que esperar porque había gente esperando y había que hacer cola. Según comentaban, las fotos emocionales, en 4D y 5D, del sweet baby son muy apreciadas por los papás y la familia en general.

Yo estaba calentito, pero fuera en la calle hacía frío. Pasaron varias personas con sus mascotas y Yuki se ponía nervioso y les ladraba.

Por fin dijeron que pasáramos, solo los 3. Mis abuelos y Yuki tenían que esperar. Mi papá habló con el joven que estaba detrás de un mostrador, y les dejaron entrar a todos a la sala que estaba un poco oscura, incluso al bueno de Yuki.

No se oían más que expresiones de asombro, cuando mi cara aparecía en la pantalla.

-¡Qué maravilla! ¡Es increíble!

-¡No puede ser! ¡Me estremezco! ¡Se me pone  la piel de gallina y los pelos como escarpias!

¡Con que fuerza late ese corazón! ¡Qué milagro!

Cientos de fotos después y vídeos, hemos podido conocernos. Siguieron los  detalles y regalos. ¡Ni siquiera eran  necesarios! Cada uno apreció que el regalo era el latido que aceleró  y emocionó el corazón de todos, «como lazo que hermana» desde el alma, a toda la familia.

Envueltos en un presente enamorado, bebimos lo que necesitábamos, el agua clara del manantial de la poesía, sintiendo lo que es el milagro del amor. Ni aquella , ni éste se agotarán nunca, «por mucho que se gasten«. Siempre serán el principio de las artes todas y en el crecer de cada día.

Está en uno y dentro de uno. No sé cómo decirlo, desde el principio es la luz de los días y las noches, de las esperanzas y las palpitaciones de muchos corazones. Es esperanza del que llega y la ternura del que acoge. Estará en el beso, sin que sea el beso. ¡Es la vida, mamá! ¡Es la vida papá! ¡Es la vida compartida y no partida! ¡Es eso en cada uno! ¡Y en vosotros también, abuelos!

¡Gracias por hacérmelo sentir casi en la víspera del día de la Madre! Es que quería decírtelo ya desde ahora mismo, ¡mamá!, aunque me falten aún unos meses para llegar. ¡Gracias a todos por responder con tanta ternura a mi invitación!

Únicamente deseo añadir algo importante: ¡Gracias por regalarme ese nombre tan bonito que habéis escogido para mí! ¡Lo llevaré con orgullo mientras viva! ¡Bailaré cuando me habléis y cuando me pongáis música!  ¡Si veis mi pie asomar sobre la piel del vientre, es una forma de deciros… ¡aquí estoy, porque aún no puedo daros un beso, porque vosotros no podríais verlo!

¡Un beso a Soco de mi parte, porque  este poema y los de sus libros, que el abuelo lee en voz alta, me encantan! Aprenderé a leer con ella escuchando blues.

Pasad buen día y ser felices, porque, el amor es real, es presente y lo  puede todo.  ¡Ya lo sabéis, ese pequeñín que tenéis en la foto y en los móviles, soy yo, vuestro Izan! ¡Nos vemos pronto para poder abrazarnos!

¡Feliz día a todas las mamás, en cualquier parte del mundo en que se encuentren!

Acerca de José Manuel Belmonte

Soy un ciudadano del mundo observador y caminante. La Vida, la Naturaleza y la Humanidad, pero sobretodo el corazón del hombre son una fuente inagotable de sorpresas. De eso escribo…

Ver también

Enseñanza socio-política de 2 familias

Partiendo de un hecho, se puede hacer una reflexión simple, que ayude a una comprensión …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.