lunes , 16 julio 2018
Inicio / Opinión / José Manuel Belmonte / Un niño y un discapacitado, viajan por las estrellas.

Un niño y un discapacitado, viajan por las estrellas.

Cuando llegué esta mañana, 14 de marzo  a tomar café me preguntaron: ¿Sabes que ha muerto Stephen Hawking? Ha fallecido a los 76. Cuando le diagnosticaron la enfermedad del ELA (esclerosis lateral amiotrófica) no le daban más de 2 años de vida. Por suerte, los médicos también se equivocan.

Alguien a su lado comentó que, Stephen era la mente más brillante de los científicos actuales. Por eso era una gran pérdida. Aunque, reconocía, como había dicho el compañero, que cada día nuevo era un milagro para él, aunque no fuera creyente.

La camarera, intervino: No creo que su muerte sea más trágica  y sobrecoja al mundo tanto como la de de Gabriel, el niño de 8 años.  También sus padres han sido muy valientes, y sobre todo su madre, ha dado una lección de humanidad. Se puede aprender todos los dias.

Lancé una pregunta: ¿no os parece que estas dos muertes pueden revelar aspectos positivos, aunque por razones distintas?  Tal vez se encuentren allá riba, mientras van de camino.

Luego… imaginé un dialogo entre los dos, sacado de sus mejores frases.

.   .   .

– “No tengo miedo a la muerte, pero no tengo prisa en morir. Tengo tantas cosas que quiero hacer antes”.

– Pero, has tenido 55 años de regalo, después de diagnosticarte que ibas a morir.  A mí , mis papás me decían que tenía toda la vida por delante, que no tuviera miedo a nada , ni siquiera a la bruja. ¿Cuántos años debemos vivir?

– “La vida es una droga; la mejor droga conocida en la tierra. Hay que engancharse a ella. Si te desenganchas, te mueres”.

– ¿Entonces, tú con el ELA, estabas enganchado? Yo era feliz, con papá y mamá, con la abuela y todos, hasta que, misteriosamente, llegó ella…

–  “Las mujeres, sí son un completo misterio”.

–  Mi mamá es una mujer; se llama Patricia, y es trasparente. Lo veía en sus ojos. Nunca me hablaba con violencia o con rabia. Siempre  me abrazaba con ternura y me besaba con cariño.

– “La locura no es una enfermedad, es un modo de ser y una manera de pensar distinta a lo que los psicólogos suponen que debe de ser”.

– ¿Quieres decir que las brujas están locas?

– Quiero decir que “La raza humana necesita un desafío intelectual”. ¡Tal vez sea ese!

– Pero, nosotros también somos humanos, ¿verdad?

– “Somos una raza de monos avanzados en un planeta más pequeño que una estrella… Pero podemos entender el universo. Eso nos hace especiales”.

A mí me gustaban los monos y, sobre todo los peces.  En mi casa me decían:”mi pescaito”. También me gustaban  las estrellas de mar y las que brillan en el cielo.¿ Ahora vamos por donde te gustaba ir a ti?

– “El universo no sería gran cosa si no fuera hogar de la gente a la que amas”.

– Me gusta lo que dices. A veces se consigue. Me parece que he conseguido que papá y mamá estén más unidos que nunca. He tenido que hacerme invisible, como la luz, pero he vencido y ahora soy eterno.

–  Es curioso, pero, debes saber que “Los malos no siempre pierden y los buenos no siempre son buenos”.

– El movimiento de paz y no violencia que ha generado mi tránsito y las palabras de mi madre  ha unido a la gente. Ha desvelado la bondad  y altruismo de las personas. Muchas no lo saben.

-Es así: “Cuanto más me subestiman, más creo que soy alguien. Cuanto más exageran menos creo en lo que dicen”.

-Creo que eso le pasó a los investigadores cuando todos me buscaban.

–  Si pero también que “Todos pueden estar en contra de uno, pero uno no puede estar en dos sitios al mismo tiempo”.

–  Claro. Mi madre lo dijo con otras palabras más sencillas: “Se ha generado un movimiento muy bonito gracias a mi hijo. Me gustaría que continuara. Aunque muchos tengan la misma rabia que yo…mejor que la usen para pedir bondad en el mundo” .

– Pero  no todos lo entienden.  “Es mejor hacer el ridículo lo antes posible, que mantenerse al margen y dejar el ridículo para  más tarde”.

– Y de pronto un pequeño “pescaito” sin quererlo, ha conseguido  sacar millones de peces del mar de la imaginación y los han ido dejando encima de una ballena.

– Es otra ley. “Si una imagen vale más que mil palabras, una imagen puede ser más de mil cosas”.  “No hay una imagen única de la realidad”.

-¿Y el mundo qué es?

– “El mundo es como un sueño de esos extraños, que cuando te despiertas te das cuenta de que no tenía ningún sentido; pero mientras dormías todo parecía lógico. Y ahora estamos soñando”.

–  La gente ¿no sueña? ¿Sabes si ahora estamos soñando?

– “Solo sé que no sé nada seguro. Me lo imagino. Saber es saborear”.

–  Pues a mí me gusta. ¿A ti que te gustaba ser de mayor?

–  “Yo iba para astronauta, pero me quedé en la Luna”.

– A mi me hubiera gustado algo relacionado con el mar. A mi búsqueda le llamaron: “Operación Nemo”, que debía ser una clave con cebo, para que alguien picara. Claro que, también podían haberle preguntado a mi perro, solo que no habla.

– “Si los animales no hablan, será porque no lo necesitan. Se entienden a la perfección”.

-A mi  me entendía. Mi perro y yo éramos amigos. A veces nos sentábamos juntos, sin hablar, mirando las estrellas.

-“Es mejor  mirar a las estrellas y no a tus pies. Eso intenta dar sentido a lo que ves mientras uno se pregunta lo que hace existir el universo. Sé curioso. No te rindas”.

-Tú has sido un pionero, para las personas con discapacidad  y para todos. Nunca te has rendido.

–  Es que…”¡No puedes permitirte estar discapacitado en espíritu a la vez que físicamente!”  “La inteligencia es la habilidad de adaptarse al cambio”.

-¿Qué quieres decir?

– Que “El trabajo te da significado y propósito y  sin él la vida está vacía”.

-¿Cómo trabajabas si no  te podías mover… ni siquiera podías hablar?

– “Cuando las expectativas de uno se reducen a cero, uno aprecia realmente todo lo que tiene”. “Obviamente, debido a mi discapacidad, necesito asistencia. Pero siempre he tratado de superar las limitaciones de mi condición y llevar una vida tan llena como sea posible. He viajado por el mundo, desde la Antártida hasta la gravedad cero”. He descubierto que, “La ciencia no solo es una disciplina de razón, sino también romance y pasión”; y que, “La gente no tendrá tiempo para ti si siempre estás cabreado y quejándote”.

  Tu historia es de triunfo ante la adversidad, pero… ya sabes ¿por qué estamos aquí, y de dónde venimos?

 También yo “Quiero saber porqué existe el universo, porqué algo es más grande que nada”. “Tradicionalmente esas son preguntas de la filosofía, pero la filosofía está muerta.

-Pero el mundo existe, y nosotros vivimos.

– Claro, pero, “Estamos en peligro de destruirnos a nosotros mismos por nuestra codicia y estupidez. No podemos quedarnos mirando hacia dentro de nosotros mismos en un planeta pequeño y cada vez más contaminado y superpoblado”.

– Quieres decir que ¿los humanos pueden llegar a destruirse?

– “La humanidad tiene un margen de mil años antes de autodestruirse a manos de sus avances científicos y tecnológicos”. “Debemos abandonar la Tierra en cien años”. “El peligro radica en que nuestro poder para dañar o destruir el medio ambiente, o al prójimo, aumenta a mucha mayor velocidad que nuestra sabiduría en el uso de ese poder”. “Aunque el 11 de Septiembre fue horrible, no amenazó la supervivencia de la raza humana, como lo hacen las armas nucleares”.

Nosotros ya no estamos en la Tierra, pero estamos vivos.

– Sí. “Me he dado cuenta de que la gente que afirma que todo está predestinado y que no podemos hacer nada, mira antes de cruzar la carretera”.

-Eso me decía mi papá: “no cruces  en rojo… y si no hay semáforo asegúrate que no hay peligro. En los pueblos no hay semáforos”.

-“Antes del Big Bang, no existía el tiempo. Es decir, solo existía la eternidad”.

-Entonces, nosotros que ya hemos cruzado la carretera del tiempo, ¿estamos ya en la eternidad? Seguro que para ti también ha sido una sorpresa. Tienes los ojos como los girasoles. ¡No lo puedes negar!

José Manuel Belmonte

Acerca de José Manuel Belmonte

Soy un ciudadano del mundo observador y caminante. La Vida, la Naturaleza y la Humanidad, pero sobretodo el corazón del hombre son una fuente inagotable de sorpresas. De eso escribo…

Ver también

“Nunca compré a un hombre que no estuviera en venta”.

Los poderosos, para seguir manipulando e imponiendo sus tesis en la sociedad, han inventado dos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *