domingo , 21 julio 2019
Inicio / Opinión / José Andrés Merino / Volkswagen California T6 Ocean: ¿Dónde nos vamos?

Volkswagen California T6 Ocean: ¿Dónde nos vamos?

Una dura semana de trabajo con multitud de problemas por solucionar. Algunos de ellos, incluso, se han quedado a medias y, nos es difícil desconectar cuando llega el final de la jornada laboral. Se presenta un fin de semana primaveral, con buenas temperaturas y, según vamos intentando esquivar los coches y los atascos de la media tarde del viernes, oímos en la radio que los almendros están en flor y que hay que salir al campo para admirar el combinado de colores que ofrece.

Crónica y fotografías de José Andrés Merino

Una lucecita se enciende en nuestra cabeza y pensamos, ¿por qué no? Necesitamos un kitkat, un parón, una recarga de baterías… y al instante, te das cuenta de que tienes la compañera ideal para disfrutar de un fin de semana diferente: la California T6 Ocean, una casa con ruedas, es cierto que con algunas limitaciones, pero suficiente para pasar un buen fin de semana.

Llamada a un colega. No podía ser de otra forma. Dos bicis, compra en el súper, y ganas de pasarlo bien. No necesitas más. Tan solo un destino, ganas de disfrutar y con la mente abierta para pasar un fin de semana distinto.

Este es uno de los muchos ejemplos que pueden ocurrir con los afortunados poseedores de una California. Da igual que sea un joven ejecutivo como el ejemplo mostrado, un padre de familia, una pareja de jubilados… a todos les une un punto: ganas de viajar y descubrir nuevas experiencias.

Llega el día…

La verdad es que para un amante de los coches, tener la oportunidad de probar todo tipo de vehículos es todo un lujo. Después de varios intentos, por fin pudimos concretar una fecha y, aunque era cercana, se hizo bastante larga.

A primera vista, puede parecer que es un armatoste y su presencia, sin ninguna duda, impone. Sus medidas van desde los 4,9 metros de largo hasta los 1,9 metros de ancho, pero donde destaca y nos puede poner en algún apuro con garajes bajos, es con la altura, que en esta versión alcanza casi los 2.00 metros.

Hablando de las vistas laterales, debemos diferenciar la derecha de la izquierda. En ambas predominan las grandes superficies tanto de chapa como acristaladas así como las líneas totalmente rectas, tal vez para aprovechar bien todo el interior. Del lado derecho según sentido de marcha, tan solo llama la atención las dos tomas que encontramos en la parte trasera: una de ellas para llenar los depósitos de agua y otra un toma de luz exterior.

En el lado izquierdo, el del copiloto, la puerta trasera lateral deslizante es de generoso tamaño y facilita en gran medida el acceso al interior aún con bolsas o material en las manos. El toldo lateral también esta instalado en este lado. Al principio puede parecer que a la hora de circular con él, evidentemente plegado, va a producir molestos ruidos y nada más lejos de la realidad. Al menos, circulando a velocidades legales sin peligro de recibir un “premio” en casa después..

El toque definitivo de calidad y estilo inconfundible lo dan las llantas de aleación, que acompañadas por  unos buenos neumáticos permiten sacar el máximo partido la 4Motion.

En marcha

Esta primera sensación que tenemos de “coche grande”  desaparece rápidamente en cuanto empiezas a hacer kilómetros con ella. Buena postura de conducción con excelente visibilidad, cámara para ayudarnos a aparcar sin problemas… Asiento muy cómodos y rápidamente te das cuenta de que estás ante un vehículo en el que, además de la comodidad y el confort de marcha, prima la versatilidad. Mucho espacio libre entre piloto y copiloto, dos prácticos cofres en la consola central, bajo la palanca de cambios, espacio para colocar objetos en los guarnecidos de las puertas, tomas USB. Resumiendo, todo lo necesario para poder organizar todos nuestros “cachivaches” que usamos en un fin de semana de aventura.

Justo al lado del espejo retrovisor encontramos el panel de control central, desde el que programaremos la calefacción estacionaria para cuando la California no está en marcha, subir o bajar el techo para acceder a las camas superiores, encender o apagar la nevera o ver los niveles de los depósitos de agua y de carga de las baterías auxiliares.

La versión que hemos probado está homologada para 4 plazas, dos delanteras y dos traseras y, si las delanteras tienen espacio de sobra para viajar con comodidad, las traseras no van a la zaga. Evidentemente, esta terminación Ocean con todo lo que lleva dentro limita las plazas para viajar, pero los cuatro que pueden hacerlo tienen la comodidad asegurada.

En marcha, al contrario de lo que pueda parecer, es un vehículo ágil y se mueve con soltura. Evidentemente no podemos compararlo con un Smart, por citar alguno, pero teniendo en cuenta el volumen del conjunto no podemos decir que sea un coche perezoso. La combinación del motor 2.0 TDi con la caja de cambio de cambios DSG y la tracción 4 Motion hacen de ella un prodigio en cuanto a comportamiento mecánico. Un motor de sobra conocido, una caja de cambios automática con un comportamiento intachable y la tranquilidad de saber que el 4×4 nos puede salvar de algún que otro aprieto forman un equipo ideal para esta California.

Como en casa

La lista de cosas que lleva la California para hacernos la vida a bordo y cuando te bajas de ella puede llegar a ser interminable. Necesitaríamos mucho espacio para poder explicar uno por uno todos los “gadchets” que equipa, unos más necesarios que otros, pero os los voy a contar tal y como lo ven los dos amigos que comenzaron el viaje de fin de semana para recargar las pilas.

Después de un par de horas de autovía y una por carreteras comarcales, sin ningún síntoma de fatiga gracias a la comodidad de la California, llega la hora del relax. Un camino que conocían en bastante buen estado les lleva a los pies de una montaña no sin antes pasar por un par de zonas algo complicadas por unos charcos algo perezosos a la hora de secarse.

Antes de nada y para escapar del sol de media tarde que aún calienta, en menos de dos minutos despliegan el toldo. Una manivela colocada en un gran arcón que hay debajo de la bancada trasera permite hacerlo con facilidad y con las patas extensibles perfectamente escamoteadas en el mismo toldo, es una operación tremendamente sencilla.

Segundo paso. Abren el portón trasero y en su interior, perfectamente camufladas dentro de una funda de tela acoplada al mismo, salen como por arte de magia las dos sillas metálicas perfectas para pasar una velada. Pero falta la mesa. Y ahí esta, en el panel interior de la puerta lateral. Un leve toque a un “botón” y la mesa esta suelta y preparada para ser utilizada.

Toldo para suministrar sombra, sillas para sentarse cómodamente y disfrutar del paisaje, mesa para dejar el móvil… Falta algo. Acceden al interior y de uno de los armarios laterales cogen la bolsa de los frutos secos y de la fabulosa nevera de 42 litros las dos pertinentes cervezas bien frías.

Van pasando las horas y de la cerveza a media tarde se pasa a la cena. Primer pensamiento, el restaurante del pueblo pilla algo lejos. No hay problema. Abren la cocina y con los fuegos de gas, los huevos fritos con panceta y beicon son cuestión de minutos. Por supuesto, a la hora de recoger los trastos y guardarlos lo hacen después de haberlos limpiado en el fregadero que tienen con agua corriente.

Si por el contrario, en vez de tener una tarde apacible en la que no apetece estar fuera, bien por el frio, bien por el viento o por la lluvia, la California también tiene la solución. Giro de 180º a los asientos delanteros y una mesa muy bien escondida aparece con solo deslizarla y pulsar un botón para ello. Bien resuelto, la opción de quedarse dentro tampoco es mala.

La noche se acerca y hay que tomar decisiones. Quien duerme arriba y quien duerme abajo. Es decir, quien duerme en la planta de arriba y quien duerme en la planta de abajo. La suerte lo decide…

En cuestión de un par de minutos, con tan solo tocar un botón del panel de mandos, el techo comienza a elevarse, no sin antes recordar que debemos tener suficiente altura libre para desplegarlo del todo. Dos plazas de cama muy amplias, con leds en la cabecera para iluminar y tomas de mechero es lo que se encuentran en la planta alta.

Las dos plazas de la parte de abajo se colocan tan solo con desplazar la bancada trasera y reclinar el respaldo. Ahí se une con otra parte que va colocada en el maletero y la cama está preparada.

A todas estas comodidades le tenemos que unir también la ducha. Colocada en un armario en la parte trasera, es accesible al abrir portón y es un “gatched” bastante agradecido y utilizable.

Resumiendo

Está claro y no sirve mentir: me ha encantado. Es ideal para gente activa, con ganas de pasarlo bien, aventureros… es como un hotel con ruedas… pero por ponerle una pega, el baño hay que buscarlo fuera.

Se trata de un coche de culto, hay muchos clubes y asociaciones dedicadas a este modelo y a los anteriores y, por qué no decirlo, casi se trata de un estilo de vida.

No debemos buscar altas prestaciones ni velocidades de infarto, aunque debemos estar muy pendientes del “cuenta” para no pasarnos, pero en cambio ofrece una versatilidad a prueba de bomba. Como dice mi hija, “papá, cuando sea mayor nos compramos una”.

Acerca de José Andrés Merino

Fotógrafo y redactor motor. Pruebas y noticias del mundo del motor…

Ver también

Muñeco diabólico (Child’s Play) – 2019 – Lars Klevberg

Nueva versión o, como debería decir para estar al día, remake de un clásico del cine de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.