domingo , 27 noviembre 2022

Imputado formalmente por un delito relativo a la protección de la flora y la fauna un cazador furtivo que intentó esquivar un control policial el pasado mes de marzo en Valdeavellano: se enfrenta a penas de prisión y 60.000€ de multa

Una persona ha sido ahora imputada por un supuesto delito relativo a la protección de la flora y fauna tras haber sido identificado el pasado mes de marzo por una patrulla de tráfico de la Guardia Civil de Guadalajara y comprobar que en su vehículo llevaba trofeos de caza y armas.

Según han informado hoy martes 27 de septiembre fuentes de la Guardia Civil en un comunicado, los hechos que han dado origen a esta imputación tuvieron lugar el pasado 20 de marzo, cuando la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Brihuega llevó a cabo varias actuaciones relacionadas con posibles conductas de caza ilegal.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada de ese día, cuando el investigado fue interceptado por una patrulla del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Guadalajara al realizar maniobras para intentar evitar un control policial en una carretera cercana a la localidad de Valdeavellano.

Una vez personada en el lugar la patrulla del Seprona de Brihuega, encontraron en el interior del vehículo una cabeza decapitada de corzo, que aún se encontraba caliente, armas y útiles de caza preparados para la actividad cinegética.

Se iniciaron entonces diferentes actuaciones policiales, entre ellas la solicitud de información con otras provincias y visionado de lectores de matrícula, que finalmente han llevado a la investigación de una persona y al decomiso de las armas y material utilizado.

Las consecuencias que lleva aparejada la caza ilegal

Se entienden como conductas de furtivismo aquellas que se refieren a cazar fuera de temporada, no poseer las licencias administrativas requeridas, el uso de armas, medios o municiones ilegales, la caza de animales protegidos o las que se llevan a cabo dentro de áreas restringidas o prohibidas.

Dichas conductas están tipificadas en los artículos 334 y 335 del Código Penal y pueden llevar aparejadas penas de prisión de seis meses a dos años, retirada de la licencia de caza de dos a cinco años, retirada de los permisos de armas, el pago de los daños causados y el decomiso de los trofeos, además de las infracciones contempladas en la legislación de caza de Castilla-La Mancha que contempla sanciones de hasta 60.000 euros.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Nueva agresión por arma blanca en Azuqueca de Henares: trasladan al hospital a un hombre de 35 años tras ser agredido en la calle Navarrosa

Una nueva agresión por arma blanca se ha producido en el municipio de Azuqueca de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.