viernes , 18 septiembre 2020

Vinos de maceración carbónica en la nueva cata de El Fogón del Vallejo

El restaurante El Fogón del Vallejo ha celebrado una nueva cata en la que se pudieron degustar diferentes vinos elaborados por el procedimiento de maceración carbónica.

Crónica y fotografías de José Luis Solano Provencio

Contrariamente a la elaboración del vino a la manera tradicional en que las uvas son prensadas hasta obtener el mosto, la característica principal de la maceración carbónica es que los racimos se introducen enteros en los depósitos donde fermentan.

Allí, las uvas se van poco a poco rompiendo por el propio peso acumulado y de esa manera el mosto comienza a fluir hacia el fondo tomando en su recorrido todos los aportes cromáticos y frutales de los hollejos por los que rezuma.

Mientras todo esto ocurre, además, se va produciendo una fermentación intracelular que desprende anhídrido carbónico el cual aparecerá sutilmente en los vinos obtenidos siguiendo la metodología descrita.

Así nos explicaron en la cata del pasado viernes Richard del Rincón, gerente de Pretextos Wine Club, Fran Peláez, productor de D.O. Mondejar y Juan Vicente Hernández, en la imagen de la izquierda, anfitrión del evento, que nos fueron presentando los secretos de cuatro magníficos vinos.

El primero de ellos, del pueblo albaceteño de Alpera, provenía de la bodega Cooperativa Santa Cruz de Alpera, perteneciente a la D.O. Almansa y había sido elaborado a partir de uva garnacha tintorera.

Aromas intensos florales y frutas (fresa, frambuesa, y un ligero toque a plátano) son las principales características de este vino, además de un paso muy agradable en boca que nos deja grandes recuerdos de plenitud y untuosidad.

A continuación, desde la Rioja Alavesa, concretamente desde la localidad de Elciego, nos llegaba Luberri, un vino elaborado por la familia Monje Amestoy en base a uvas de variedad tempranillo y una mínima aportación de la variedad viura.

Largo, amable, con nervio y muy aromático, Luberri es el típico vino que invita a seguir bebiéndolo.

El tercer vino que se cató el viernes, un Toro, procedía de la bodega de Manolo Fariña, primer Presidente de la D.O. Toro.

Fariña, en colaboración con su hijo Manuel, saben sacar lo mejor de la variedad de uva tinta de Toro para elaborar El Primero de Fariña, un vino con mucho equilibrio, goloso, frutal, con recuerdos de la fermentación maloláctica y muy agradable en boca.

La velada terminaba con un vino de la tierra alcarreña, en concreto de la D.O. Mondejar elaborado mediante el método tradicional por Fran Peláez, que sirvió para que el público asistente consiguiera acotar los matices diferenciales entre la maceración carbónica y la elaboración típica.

Si algo caracterizó al vino de elaboración tradicional fue su equilibrada tanicidad y sus pinceladas frutales, rasgos que llevaron a casi todos los asistentes a opinar que es un vino “al que hay que seguirle la pista en los próximos meses”.

Se puede decir que la cata del pasado viernes fue un tanto diferente a aquellas que acostumbra El Fogón del Vallejo y que en ella se intentó que primaran los aromas y sabores, tanto en nariz como en boca, de las variedades de uva descritas así como las distintas filosofías de elaboración de las bodegas.

Estas catas han conseguido situar al restaurante El Fogón del Vallejo y a Alovera en el panorama vinícola nacional.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Letras vivas seguntinas: ‘El Obispo de Sigüenza presidente del Gobierno’, por Pedro A. Olea Álvarez, profesor y doctor

Podemos ver, dando un vistazo a la historia que Sigüenza fue una diócesis que, por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.