domingo , 27 septiembre 2020

Comunicado de la asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía: No queremos para el Ebro lo que nos han hecho con el Tajo o el Mar Menor

“No queremos para el Ebro lo que nos han hecho con el Tajo o el Mar Menor”, pide la Asociación de Ribereños de Entrepeñas y Buendía

Como cada vez que hay avenidas, el runrún trasvasista recuerda que esa agua podría llevarse al Levante, falseando supuestos apoyos de la Unión Europea, que se mostró totalmente contraria, y reabriendo heridas que enfrentan a varias comunidades autónomas. Desde la Asociación de Municipios Ribereños se llama a la unidad nacional y a la defensa del patrimonio natural, exigiendo el uso de desaladoras para satisfacer las pantagruélicas necesidades de la agricultura industrial

“Si la codicia de los regantes del Trasvase es legendaria, la estulticia de los políticos que los defienden no tiene parangón”, lamenta el presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, Francisco Pérez Torrecilla. “No sólo son capaces de sacrificar un río, el Tajo, o una joya natural como el Mar Menor, sino que no les importa dividir España enfrentando a Murcia con Castilla y a esta con Aragón”.

Como ocurre cada cierto tiempo y es perfectamente natural, el Ebro copa los telediarios con sus crecidas, que asombran únicamente a quienes entienden los ríos como cañerías y la costa como terreno desaprovechado. Qué hubiera sido de los antiguos egipcios si hubieran tomado las crecidas del Nilo como un problema a erradicar. La naturaleza tiene sus ciclos y sus procesos, aunque el hombre se emperre en jugar al golf en el desierto de Atacama.

“Se habla mucho de la gran cantidad de agua que transcurre por el Ebro en estos momentos, pero nadie vuelve en agosto a sacar fotos; invertir miles de millones en una obra que apenas tendría uso en momentos puntuales es como construir una autopista para tres coches al mes”, explica Pérez Torrecilla.

Por no hablar del inmenso coste que supondría ya no sólo la obra, sino el propio bombeo del agua, puesto que las condiciones orográficas son completamente distintas a las favorables del infausto Tajo-Segura. Habría que bombear con electricidad diez veces en el transcurso del Trasvase, frente a la única vez que supone hacerlo para que funcione el Tajo-Segura. No en vano, la Unión Europea lejos de pretender subvencionar las obras, como esgrimen algunos, desaconsejó totalmente el inicio de las mismas. Una barbaridad que explica que, durante cuatro años de mayoría Popular, no se retomase el proyecto.

“Ni siquiera serviría para eludir los problemas que suponen estas crecidas”, explican desde la Asociación, “pues el Trasvase saldría desde cerca de la desembocadura”. Únicamente serviría para destrozar el Delta del Ebro. “Y todo para alimentar una industria privada que puede sobrevivir perfectamente con el agua de las desaladoras, a costa, claro, de renunciar al mercadeo del agua que les permite el agua trasvasada”.

Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía

NOTA DE LA REDACCIÓN:

EL HERALDO DEL HENARES acepta el envío de cartas y artículos de opinión para ser publicados en el diario, sin que comparta necesariamente el contenido de las opiniones ajenas, que son responsabilidad única de su autor, por lo que las mismas no son corregidas ni apostilladas.

EL HERALDO DEL HENARES se reserva la posibilidad de rechazar dichos textos cuando no cumplan unos requisitos mínimos de respeto a los demás lectores o contravengan las leyes vigentes.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara: ‘Como Jesús, obligados a huir’

El evangelio nos dice que Jesús, recién nacido, tiene que huir a Egipto, acompañado de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.