domingo , 25 febrero 2024

Nissan Ariya e4orce 87 kwh 4×4: nueva apuesta de futuro de Nissan con este SUV eléctrico

Las nuevas tendencias de nuestro mercado nos llevan cada vez más hacia los coches con 0 emisiones. No vamos a entrar en la polémica de que, si son prácticos o no, ni valorar si es mejor o peor que un coche de combustión. Lo que tenemos que tener claro a la hora de comprar el coche con el que vamos a compartir nuestra vida unos cuantos años, es si cubre nuestras necesidades. Si lo hace, y tenemos las posibilidades de mantenerlo y sacarle el máximo partido, ese debe ser nuestro coche.

Lo que siempre nos preguntamos a la hora de decidirnos por un coche como el Ariya es su autonomía y su velocidad de carga. Sin duda son unos argumentos de peso que pueden hacer que nos decantemos por un modelo u otro o por un tipo de propulsión u otra.

Nissan Ariya e4force. Fotografía de José Andrés Merino

El Nissan Ariya que traemos en esta ocasión, podríamos decir que es el tope de gama, ya que es el más potente de la gama y además es 4×4.  Lógicamente al ser tracción total los consumos van a ser más altos, pero también los niveles de seguridad y practicidad, sobre todo a la hora de movernos por firmes deslizantes, también van a ser notablemente más altos.

Estética

Si hay una zona del Ariya que destaca de entre las demás y acapara todas las miradas es el frontal. Una parrilla central de generosas dimensiones acabado en negro brillante hace que toda la atención se centre en la delantera. En la misma línea y rodeando a la parrilla podemos ver unos finísimos grupos ópticos delanteros de los que hay que destacar de forma especial, además de su estética, su impecable funcionamiento. Para rematar el frontal, el logo iluminado y las tomas de aire laterales, en esta caso funcionales y no decorativas.

Siguiendo por los laterales, la vista también se nos va rápidamente a las enormes llantas con un diseño bastante llamativo. En esta vista podemos apreciar el diseño que los japoneses han querido imprimir al Ariya. Un diseño de SUV compacto, acorde a los tiempos y a las tendencias que podemos ver hoy y con cierto toque deportivo gracias a la inclinación de su parte trasera.

De la zaga debemos destacar el pequeño cristal oscurecido, un spoiler que aumenta la sensación de deportivo y las ópticas traseras unidas por una línea horizontal.

Nissan Ariya e4force. Fotografía de José Andrés Merino

La ya comentada ligera caída del techo hacia la parte trasera, unida a las grandes superficies lisas y fluidas líneas permiten que su coeficiente aerodinámico sea de tan solo 0,29, dejando claro que la estética no tiene que estar reñida con la funcionalidad.

Interior

El diseño exterior del Ariya podemos catalogarlo como futurista. El interior no se queda atrás y es un interesante ejercicio de diseño con soluciones que se adelantan a lo que estamos habituados. Presenta un salpicadero muy limpio, con líneas horizontales y muy simples que crean un ambiente de espacio y libertad.

Sin duda, las principales protagonistas del salpicadero son las pantallas, que una de ellas hace de cuadro de instrumentos y la central, que controla el sistema multimedia, por supuesto con las opciones de AndroidAuto y Apple Play.

Llama la atención la práctica ausencia de botones físicos. Únicamente los vemos en los mandos que tenemos en el volante multifunción, en el botón del volumen del sistema multimedia y el de desbloqueo del freno de mano. Las demás funciones, o están integradas en la pantalla central o dispones de botones hápticos repartidos por la consola central y bajo la pantalla. Por citar un ejemplo, todo el control del climatizador dispones de estos botones que se iluminan automáticamente al poner en marcha al Ariya.

Nissan Ariya e4force. Fotografía de José Andrés Merino

Entre los asientos del conductor y del copiloto observamos a ausencia de la “consola central” a la que nos tienen acostumbrados la mayoría de los modelos actuales. En el caso del Ariya, disponemos de una “consola especial, que puede desplazarse hacia adelante y hacia detrás y en ella encontramos el selector del cambio, un botón para abrir eléctricamente un cajón porta objetos situado bajo los botones del climatizador, un reposabrazos hueco para guardar más objetos y un cargador inalámbrico para el móvil que queda tapado con una tapa tipo “cortina”.

La posición de conducción es elevada para tener en todo momento controladas las dimensiones del Ariya, con un butacón bastante ancho y realmente cómodo para largos trayectos. Evidentemente y gracias a la enorme amplitud que se respira en el habitáculo, el nivel de confort y libertad de movimientos es muy alto.

Tecnología y conducción

El Nissan Ariya que hemos tenido oportunidad de probar, como ya he comentado más arriba es la versión de 87 KW e-4FORCE, que es la más prestacional de la gama. Las baterías que equipa este modelo tienen un peso total de 610 kilos, con una garantía para su capacidad de 8 años o 160.000 kilómetros. Para mantener intactas sus capacidades en las condiciones más extremas de conducción, lleva un sistema activo de refrigeración líquida y también de calefacción, para que su temperatura de trabajo siempre sea la mejor. La química de la misma es NCM, que explicado de una forma más sencilla, es un cátodo formad por níquel, cobalto y manganeso. La densidad energética que tiene es 148 Wh/kg.

Nissan Ariya e4force. Fotografía de J.A.M.

En lo que respecta a la tecnología e-4FORCE, esta añade un segundo motor eléctrico que solo funciona sobre el eje trasero de tal manera que es muy similar a un sistema convencional de tracción integral. En condiciones habituales de conducción, el sistema de transmisión envía el 100% de la potencia al tren delantero, pero ocasionalmente y de forma totalmente automática puede desviar parte de esa potencia al eje trasero si las condiciones así lo aconsejas: sobre o sub virajes, firmes deslizantes, pérdida de tracción por alguna circunstancia… Así, gracias a esta tecnología la estabilidad y tracción están aseguradas. Otro punto a favor de esta versión de 87 KWh es la capacidad de remolque, que en este caso llega hasta los 1.500 kilos, algo muy a tener en cuenta si tenemos esa necesidad.

La autonomía varía bastante si lo hacemos por ciudad o lo hacemos por carretera. En la urbe se mueve como pez en el agua. Colocamos el modo de conducción en ECO y pulsamos la opción e-Pedal, podemos llegar a acercarnos bastante a los 550-600 kilómetros con un consumo que puede ir de 14-15 kw/h a los 18 kw/h.

En carretera abierta la cosa cambia y la autonomía se reduce considerablemente. Aun manteniendo el modo de conducción en ECO y respetando al máximo las velocidades legales permitidas, el consumo se va hasta los 19-22 kw/h por lo que la autonomía se queda en los 400 km aproximadamente.

Son márgenes de autonomía con unas cifras considerables, sobre todo el de la ciudad. El problema lo podemos encontrar a la hora de realizar grandes trayectos. Es cierto que cada vez existen más estaciones de recarga y que un coche como el Ariya, con una alta capacidad de carga hasta el 80% permite muchas más alegrías, ya que en poco más de 20 minutos en un cargador rápido podemos llegar a esa cifra.

En cuanto al funcionamiento en sí, lo que más llama la atención es la asombrosa ausencia de ningún tipo de ruido. Incuso muy superior a la de otros modelos y eso es un signo claro del gran trabajo de insonorización que han hecho los de Nissan en este modelo. Es un coche, a pesar de su tamaño muy reactivo y ágil. En la ciudad se mueve con soltura y en carretera, a pesar de un tarado algo duro de suspensiones, el confort de marcha está asegurado en todo momento.

Nissan Ariya e4force. Fotografía de José Andrés Merino

Como no podía ser de otra forma, el Ariya dispone de un elevado número de ayudas a la conducción y seguridad: detector de fatiga inteligente, aviso de cambio y control de cambio de carril inteligente, frenada de emergencia antes peatones, ciclistas y cruces, aviso del ángulo muerto y de colisión frontal…

Pero capítulo aparte merece el sistema de asistencia inteligente a la conducción ProPilot asociado a Navi-Link. Este innovador e intuitivo sistema adopta la velocidad guardando una distancia de seguridad predefinida respecto al vehículo que tenemos delante, llegando a detenerse por completo si fuera necesario y reemprende la marcha de forma automático cuando las condiciones de tráfico denso lo permites. También es capaz de mantener la trayectoria en el carril y se sirve de los datos de navegación para prepararse ante la curvas y carriles de deceleración que tengamos por delante.

Sin duda, el futuro más menos cercano nos trae coches como el Ariya. Tendremos que acostumbrarnos a sumar algunas paradas y a aumentar el tiempo de viaje para que podamos repostar durante los viajes de largo recorrido. Esta es la asignatura pendiente de este tipo de coches, pero en cuanto mejoren las infraestructuras y se acelere el tiempo de carga, los eléctricos se harán con el mercado.  

Acerca de José Andrés Merino

Fotógrafo y redactor motor. Pruebas y noticias del mundo del motor…

Ver también

Goyas 2024, una nueva experiencia

Empecemos con la Gala: En abril del año pasado me nombraron académico asociado de la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.