sábado , 7 diciembre 2019
Inicio / Opinión / José Andrés Merino / Peugeot 308 1.2 Puretech: con tres basta

Peugeot 308 1.2 Puretech: con tres basta

Esta semana hemos tenido la oportunidad de confirmar unas sospechas que ya teníamos después de haber leído mucho sobre la nueva generación de los 3 cilindros. Ya son muchas las marcas que se están decantado por este tipo de motorizaciones y poco a poco se van haciendo con un hueco importante.

Crónica y fotografías de José Andrés Merino

Hasta hace pocas fechas las cuotas de mercado de los motores de gasolina no eran todo lo importantes que muchos fabricantes deseaban y quedaba reducida (hablando de cifras importantes) a los vehículos urbanos y utilitarios. Con la llegada de nuevas tecnologías y avances de la investigación, estos nuevos motores turboalimentados han conseguido reducir en gran medida los consumos aumentado de manera exponencial las prestaciones, con lo que han conseguido llegar a un número cada vez más mayor de compradores.

Un ejemplo muy claro de esto es el 308 que nos ocupa. Peugot ha centrado sus esfuerzos en sacar al mercado una gama de motores que ellos denominan Puretech, En nuestro caso se trata de un propulsor de tres cilindros de 1.2 litros con una potencia máxima de 130 caballos asociado a una caja de cambios automática de última generación EAT8.

Las cifras oficiales de la marca del león sobre este motor podemos calificarlas como muy buenas. Son, como hemos dicho, 130 caballos que llegan a un régimen de giro de 5.50 rpm. El par máximo que se consigue es de 230 a poco más de 1.700 rpm. La normativa es Euro 6,2 y el consumo homologado en ciclo urbano de poco más de 6 litros, mixto 5,1 litros y extraurbano tan solo 4,5 litros. En nuestra prueba de algo más de 500 km con el 70% realizado en ciclo urbano, el consumo se ha situado torno a los 6 litros cada 100 km.

Exterior

El 308 es un coche que llama la atención a los viandantes. Combina perfectamente la sobriedad y elegancia con la que Peugeot está imprimiendo a sus nuevas creaciones con ciertos toques deportivos que le convierten en un coche bastante juvenil. Más en nuestro caso, que se trata de la versión GT Line, que incluye ciertos detalles que acentúan aún más esa deportividad.

Destacamos en el GT Line detalles exteriores como paragolpes delantero específico, bajos ensanchados, difusor trasero doble cánula, proyectores Full leds, intermitentes leds, faros antiniebla y unas preciosas y llamativas llantas de 18 pulgadas. En el interior guarnecido exclusivo, pedales, pespuntes y embellecedor de aluminio, Monogramas GT Line y como detalle de lujo y confort la apertura y el arranque con manos libres.

En cuanto a las medidas, el nuevo 308 llega hasta los 4,235 metros de longitud, algo más de 1.8 metros de anchura, mientras que la altura es de 1,457 metros. Con todo esto, la capacidad del maleteo es de más de 400 litros y ofrece una gran habitabilidad tanto en las plazas delanteras como en las traseras.

Habitáculo

Nada más abrir la puerta del conductor y dar un primer vistazo al habitáculo del 308, lo que primero llama la atención es, sin duda, el volante. Un guiño a la deportividad, de reducido tamaño y achatado en la parte baja. De tacto grueso y agradable, tenemos en él muchas de las funciones que necesitamos para controlar equipo de sonido, ordenador y demás y justo detrás de él, en la columna de la dirección, las levas que hacen funcionar de forma manual la efectiva caja de cambios automática.

Confirmando lo que compañeros de otros medios han hablado del habitáculo del 308, este transmite unas muy buenas sensaciones de modernidad, solidez, calidad y originalidad.

Llama la atención en el cuadro de relojes el giro al contrario de la aguja de las rpm. En la mayoría de los coches esta lo hace en el sentido de las agujas del reloj, mientras que en el 308 lo hace en sentido contrario. Y como detalle curioso y deportivo, si pulsamos el “botón mágico” que tenemos justo al lado de la palanca de cambios que convierte al coche en “más deportivo”, el color de las cifras pasa de blanco a rojo.

Este botón mágico, tal y como sucede en otros coches del mercado, lo que hace es que se cambia el tiempo de respuesta del acelerador y se agiliza la dirección, y aumenta el nivel de sonoridad del motor. Este último detalle se nota de forma bastante elocuente y, evidentemente, enfatiza de sobremanera el espíritu deportivo del 308.

Justo entre las dos esferas tenemos una pantalla que nos va dando toda la información de los datos de conducción y consumos así como una curiosa opción en la que podemos ver en el momento los parámetros de potencia utilizada, par instantáneo y presión de soplado del turbo.

Preside la consola central una pantalla táctil de generoso tamaño desde la que controlamos multitud de funciones. Táctil y de buena calidad, los gráficos del navegador destacan con un colorido y detalle muy agradable a la vista. Descendiendo vemos el alojamiento para los CD, el botón del volumen del audio y en último lugar una batería de botones con el control del CC, warnig y lunetas térmica trasera y delantera.

Adrenalina

Lo que primero llama la atención del 1.2 cuando lo ponemos en marcha es la sonoridad a bajas revoluciones, casi podríamos decir que es casi nula. Una de las múltiples ventajas que vamos a encontrar en este 3 cilindros gasolina.

Circulando por la ciudad, en la zona media de las revoluciones, entre unas 1.200 y 4.000 que en margen en que la caja de cambios automática se mueve en condiciones normales, el 308 se comporta de manera sobresaliente y efectiva en todas las situaciones. No olvidemos que el par máximo de 230 Nm lo entrega debajo de las 2.000 y esos regímenes que hemos comentado son los lógicos para lograr una buena combinación de prestaciones/consumos.

Si nos gusta apretar el acelerador, a partir de las 4.000/4.200 el sonido del propulsor cambia notablemente y en las 5.500 rpm es donde rinde la potencia máxima de 130 caballos.

La velocidad máxima según Peugeot se sitúa en 207 km/hora y es capaz de alcanzar los 100 km/hora en poco más de 9,5 segundos.

El grupo de suspensiones y frenos le confiere un comportamiento dinámico muy equilibrado y neutro, sin sensaciones raras y sintiendo en todo momento que podría acoger sin problemas mucha más potencia sin ningún problema.

Conclusión

Un buen conjunto de diseño exterior, atractivo, deportivo y juvenil, combinado con un interior de buenas calidades y con todo lo que puedes desear, aderezado con un motor novedoso de 3 cilindros y 130 caballos, con sensaciones deportivas y consumos reducidos… ¿Para qué queremos más? Llegamos a la conclusión de que “…con tres basta…”.

Acerca de José Andrés Merino

Fotógrafo y redactor motor. Pruebas y noticias del mundo del motor…

Ver también

‘Próximo’, de Claudio Tolcachir: “A mis soledades voy…”

Persevera este montaje de Claudio Tolcachir en los mismo presupuestos éticos y estéticos de los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.