miércoles , 22 mayo 2019
Inicio / Opinión / Gordon Craig / ‘Rhumans’, de Ruhm & Cía y Jordi Aspa: “Payasos”

‘Rhumans’, de Ruhm & Cía y Jordi Aspa: “Payasos”

Rhumans es la tercera parte de una trilogía (las anteriores piezas llevaban por título Rhum y Rühmia ) dedicada a homenajear al mítico clown italiano Enrico Jacinto Sprocani, alias “Ruhm” (1904-1953), considerado uno de los más grandes de su época como encarnación de la figura del “Augusto” y que compartió escenario con los no menos famosos “carablancas” de la época, Dario y Bario, Porto o Pipo Sosman.

El espectáculo constituye una reflexión sobre el mundo del payaso y su significación en la sociedad actual, colonizada por el audiovisual, las redes sociales y los dispositivos móviles de tecnología digital y se configura a partir de las opiniones de ciudadanos corrientes recogidas en encuestas a pie de calle que se van proyectando durante la representación, algunas ciertamente sorprendentes y adversas, como la de que el payaso no es sino un actor fracasado, de que su trabajo no interesa a nadie o de que son un anacronismo, una antigualla extraída del baúl de los recuerdos.

Se trata de un viaje a los orígenes. Y ya desde la primera escena, con la aparición de Roger Julià en pañales, como un recién nacido que buscara su lugar en el universo circense o en la simplificación del vestuario y caracterización -lejos de los vestidos de lentejuelas o colorines y los zapatones y narizotas al uso- percibimos que el espectáculo parece ir en la línea de buscar la pureza, la esencia de la comicidad clownesca basada en los chistes – a veces de trazo grueso-, en la sorpresa o el malentendido de una interacción verbal que roza lo absurdo, en la acción fallida, pero, sobre todo, en un riguroso control del gesto y del movimiento caracterizados ambos por la exigencia bergsoniana de “lo mecánico superpuesto a lo vivo”. (“Las actitudes, gestos y movimientos del cuerpo humano son irrisorios en la exacta medida en que este cuerpo nos hace pensar en una simple mecánica”). Pues bien en el dominio de esa mecánica, a través de una depurada técnica actoral es donde radica el valor de este espectáculo entre nostálgico y gamberro y que desprende un raro aroma decadente y poético que cautivó a los espectadores.

Con un armazón musical muy consistente, obra de Pep Pascual, un ritmo endiablado con constantes carreras, entradas y salidas -y hasta un breve guiño al transformismo a cargo Joan Arqué, conductor del espectáculo-, la pieza combina números y gags tradicionales con creaciones nuevas, como la del “payaso en casa”, con instrucciones de uso y distintos grados de aplicación para “combatir diferentes grados de intensidad de estrés”. Espléndidos son también la parodia de una vedette de cabaret con “cuatro piernas” de Mauro Paganini o la hilarante escena del “tonto” (Roger Juliá) a quien el escarmentado Piero Steiner pretende endosar todas las bofetadas que ha recibido del “carablanca” de turno; por no mencionar otro típico número circense, el del desmañado ilusionista (Roger Juliá, de nuevo) al que se le descubren todos los trucos y que manifiesta no menos impericia como mentalista, incapaz de hipnotizar, pese a  recurrir a todos los métodos imaginables, a un paciente voluntario del público.

Un espectáculo, en fin, divertido, tierno, poético, de resonancias circenses que nos retrotrae a la niñez y a un mundo de recuerdos y de sueños donde todo parecía más artesanal, más verdadero, más auténtico, rodeado de magia y de misterio; un espectáculo que nos invita a mirar la realidad con ojos nuevos, que ironiza sobre cómo solemnizamos nuestras pequeñas querellas y sinsabores de la vida cotidiana haciendo una montaña de un grano de arena y que nos reta a no tomarnos tan en serio y a reírnos un poco de nosotros mismos.  

Gordon Craig, 13-V-2019.

Ficha técnico artística:

Autor: Rhum & Cia y Jordi Aspa..

Con: Joan Arqué, Roger Juliá, Piero Steiner, Pep Pascual y Mauro Paganini.

Música: Pep Pascual y Mauro Paganini.

Dirección Musical: Pep Pascual.

Escenografía: Rhum & cia. Adriá Pinar y Víctor Peralta.

Dirtección: Jordi Aspa.

Madrid. Teatro de la Abadía.

Hasta el 18 de mayo de 2019.

Acerca de Gordon Craig

Ver también

Distintos niveles de consciencia.

              Hay  personas que identifican lo real, con lo palpable y lo que ven. Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.