martes , 18 enero 2022
Imagen del exterior del local donde han tenido lugar los hechos, precintado por la Guardia Civil. Fotografía de Lloyy Cartón

En libertad el joven que organizó la fiesta de Halloween en un local okupado de Azuqueca y en el que murió una menor por intoxicación de monóxido de carbono: se le imputa un delito de homicidio imprudente y ocho de lesiones

La titular del juzgado de instrucción número 1 de Guadalajara, en funciones de guardia, ha decretado la puesta en libertad provisional, comunicada y sin fianza, del joven detenido tras la muerte de una menor de 15 años en Azuqueca el pasado 1 de noviembre, a consecuencia de una intoxicación por monóxido de carbono en el interior de un local okupado.

Tal como había informado en primicia y exclusiva EL HERALDO DEL HENARES el mismo lunes 1 de noviembre, el joven ya se encontraba detenido y custodiado por agentes de la Guardia Civil en el hospital de Guadalajara adonde había sido llevado para ser atendido de la intoxicación de monóxido de carbono que sufrió junto a nueve personas más, entre ellas, dos agentes del Instituto Armado y dos policías locales.

Ahora, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha en un comunicado, tras recuperarse y ser puesto a disposición judicial, la juez ha decretado para él su libertad tras no solicitar el fiscal la medida cautelar de prisión provisional.

No obstante, de manera provisional se le imputa el delito de homicidio imprudente y ocho delitos más de lesiones, que ahora se tendrán que concretar aún más por el juzgado de instrucción número 4 de Guadalajara, que es a quien ha correspondido la investigación de la causa al ser competente por la fecha de los hechos.

Alerta de unos padres que estaban preocupados al no haber regresado a casa su hijo

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del lunes 1 de noviembre, cuando siete jóvenes, tres de ellas de Meco (Madrid) y la mayoría de ellos menores de edad, estaban celebrando una fiesta de Halloween, organizada por este okupa.

Fue pasada la media noche, sobre las 00,48 horas, cuando llegaron al local agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local, alertados por los padres de otro de los menores que habían acudido al cuartel muy preocupados para denunciar que no localizaban a su hijo menor de edad que a esa hora tendría que estar en casa.

Tras activar la última localización del móvil del menor, los agentes y los padres se dirigieron a ese local y se encontraron a todos los jóvenes inconscientes, por lo que procedieron a sacarlos inmediatamente al exterior.

Dentro de local los agentes se encontraron con un generador alimentado por combustible del que salía una manguera que acababa en una ventana para extraer los gases de la combustión, según informó el diario ELMUNDO.es. El arreglo no funcionó ya que la sala se llenó de monóxido de carbono, lo que provocó la intoxicación de los jóvenes.

Los dos primeros guardias que entraron, de 33 y 35 años de edad, también tuvieron que ser atendidos también por intoxicación, aunque ya han sido dados de alta. Igual suerte corrieron los dos agentes de la Policía Local que llegaron en los primeros momentos. También fueron dados de alta tras ser asistidos en el centro de salud local.

No se pudo hacer nada por salvar la vida de una de las menores, de 15 años de edad y vecina de Meco (Madrid), que fallecía sin que se pudiera hacer nada por salvarle la vida.

Local donde se produjo la tragedia, precintado por la Guardia Civil. Fotografía de Lloyy Cartón

Dos de los jóvenes fueron ingresados en la UCI del hospital de Guadalajara, una tercera, la más grave, fue trasladada al hospital Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares, y posteriormente al Niño Jesús, de Madrid, mientras que los tres restantes quedaron en observación de urgencias del hospital alcarreño, con evolución, en principio, más favorable.

Según el 112 de la Comunidad de Madrid, uno de los afectados que estaban ingresados en el hospital de Guadalajara ha sido trasladado también esta misma tarde al hospital madrileño ’12 de octubre’.

Primero sopor, luego inconsciencia y luego la muerte ‘dulce’ o silenciosa

La intoxicación por monóxido de carbono se la conoce también como muerte dulce o silenciosa, según han informado fuentes médicas a este diario.

Esta se produce cuando una fuente de energía por combustión, leña, gasoil, gas…, en un local cerrado, va consumiendo el poco oxígeno (O2) del interior y generando a la vez CO o monóxido de carbono.

Si no se abre alguna puerta o ventana, llega un momento en que se respira más monóxido que oxígeno, lo que produce, primero, un dulce sopor o sueño, luego la inconsciencia y, finalmente, la muerte.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Fallece una mujer de 49 años tras ser arrollada por un tren de mercancías a la salida de la estación de Yunquera de Henares

Una mujer de 49 años falleció en la ncohe de ayer viernes tras ser arrollada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.