martes , 9 agosto 2022

Inaugurada la nueva exposición de Atempora en la catedral del Sigüenza: hasta el 11 de diciembre se podrán contemplar vestigios celtibéricos, romanos, visigodos, andalusíes y cristianos del siglo XII al XVIII

‘Segontia entre el poder y la gloria’ es el nombre elegido para esta nueva edición de la exposición Atémpora, la número 3, que con motivo de la conmemoración de los 900 años de la reconquista/repoblación de Sigüenza, recorre 2300 años de historia de la ciudad seguntina y su comarca, desde sus remotos orígenes en la Edad del Hierro, bajo el nombre de Segontia, hasta finales del siglo XVIII, fecha en la que se puso fin a su señorío episcopal.

La muestra presenta vestigios celtibéricos, romanos, visigodos, andalusíes y cristianos, según han informado fuentes municipales en un comunicado. Estos últimos abarcan desde el siglo XII al XVIII momento de mayor esplendor de la urbe, en una propuesta museográfica en la que contenido y continente se funden para contar una historia tan sorprendente como desconocida.

La exposición fue inaugurada en la tarde de ayer por la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino, el presidente Castilla-La Mancha, Emiliano García Page y el obispo de la Diócesis Sigüenza Guadalajara, Atilano Rodríguez, en un acto al que acudieron también numerosos políticos provinciales, regionales y nacionales.

Merino explicó que la práctica totalidad de piezas mostradas en la exposición proceden de Sigüenza y su comarca, muchas de ellas prácticamente inéditas, en el mayor intento realizado hasta la fecha por reunir, en el espacio más emblemático de la  ciudad seguntina, una colección de  objetos elaborados  sobre todo tipo de materiales y soportes, representativos de  la milenaria historia  de la comarca.

Los presentes al acto, que tuvieron que contar con invitación expresa, pudieron llevar a cabo la primera visita guiada de la mano del comisario de la exposición, Victor Manuel López-Menchero, doctor europeo en Arqueología, y asesor del Comité Científico del Consejo Rector de la Candidatura de Sigüenza a Patrimonio Mundial,

Después de la inauguración, a partir de las 22:30 horas, se pudo visualizar, desde la plaza Mayor, un espectáculo de proyección de video-mapping sobre la catedral de Sigüenza. En él, se recreó la unión de las dos aldeas que en la época medieval formaban Sigüenza, la reconquista de su patrimonio cultural, sus paisajes y folclore. El espectáculo tuvo ayer viernes, 22 de julio, tres pases, y tendrá otros tres, hoy, sábado 23 de julio, en la plaza Mayor, a las 22:30h, 23:00h y 23:30h, con entrada libre.

La exposición

La exposición está dividida en 6 grandes bloques temáticos, ordenados cronológicamente, que dan comienzo en el claustro con el Bloque A dedicado a los orígenes más remotos y desconocidos de la ciudad. En él, el visitante retrocede 2.500 años en el tiempo, antes de la llegada de los romanos a las costas de la Península Ibérica, situándose en el nacimiento del río Henares, que está flanqueado al norte por el río Salado y al sur por el río Dulce. Es justo aquí donde comienza la historia de Sigüenza, pero bajo otro nombre: Segontia.  

Entrando de nuevo en el templo por la puerta del Jaspe desde el claustro, según avanza en el Bloque B, el visitante será recibido por los bernardos: D. Bernardo de Sedirac, obispo de Toledo, y D. Bernardo de Agen, primer obispo de Sigüenza tras el periodo de dominación musulmana y, según la tradición, conquistador de la ciudad en el año 1124.

Detalle de la exposición Atempora, en la catedral de Sigüenza

Ya en la cabecera de la catedral el Bloque C recuerda el pasado universitario de la ciudad, un apartado dedicado a una de las instituciones más importantes en la historia de la ciudad: la Universidad. Al visitante lo recibe un mapa esquemático de la Península Ibérica a finales del siglo XV donde podrá ver las escasas universidades creadas hasta ese momento. En este apartado el visitante podrá ver los rostros de las 3 figuras clave para la creación de la Universidad seguntina en 1489: Juan López de Medina, Pedro González de Mendoza y Francisco Jiménez de Cisneros.

El peso de la religión durante la Edad Media y Moderna  se analiza en los Bloques D y E.  Abandonando la sala dedicada a la universidad, el visitante recorrerá la girola de la catedral, donde se ha instalado el bloque D de la muestra. A la izquierda podrá ver los retablos habitualmente presentes en esta zona, mientras que a su derecha podrá contemplar las vitrinas de una sección donde se aborda la evolución artística del medievo y su reflejo en la Diócesis de Sigüenza a través de dos de los temas más recurrentes en el arte cristiano: el Cristo Crucificado y la Virgen con el Niño.

El Bloque E está dedicado al periodo de mayor esplendor de la ciudad, al que algunos historiadores han denominado como la Edad de Oro seguntina. Se trata de los siglos XV y XVI, es decir el final de la Edad Media y el comienzo del Renacimiento en España. Este momento de esplendor estará representado por el Obispo D. Pedro González de Mendoza, conocido como «el tercer rey de España» por su poder e influencia. El visitante podrá contemplar su retrato, y tan solo algunos metros a nuestra espalda, su escudo, repetido en innumerables ocasiones por el edificio. Será bajo su mandato cuando se construya la Plaza Mayor, el Acueducto o la Universidad, pero también cuando se impulse la transformación de la catedral. Finaliza el recorrido una visión integrada de  la economía, historia, arte y religión en los siglos XVII y XVIII, que culmina recordando el preciado tesoro que custodia esta comarca: la sal.

El Bloque F, el último de la exposición, está dedicado a los siglos XVII y XVIII. Como apertura de este bloque se ha elegido el colosal retablo barroco del siglo XVII que está presidido por la talla medieval de la Virgen de la Mayor, patrona de la ciudad. Según avance el visitante en el recorrido por este bloque y se interne en la nave de la epístola, podrá ver además 3 apartados que le permitirán profundizar en la vida civil, religiosa y económica de la época.

La visita termina frente a una impresionante noria, procedente de las salinas de Imón, al norte de Sigüenza, junto a varios planos que recuerdan la importancia que la sal tuvo para toda la comarca. No en vano, las salinas de estas tierras fueron las más rentables e importantes del reino. La sal, el oro blanco de la historia, es el motor económico que explica y da sentido a todo lo se puede ver a lo largo del recorrido por la exposición. Con ella termina un viaje de 2.300 años de historia por una comarca que hoy aspira a convertirse en Patrimonio Mundial.

La exposición estará abierta de lunes a domingo entre las 10:30 horas y las 14:00 horas, y entre las 16:00 y las 19:00 horas, desde el 22 de julio al 11 de diciembre. La entrada cuesta 8 euros.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

El Gobierno autoriza un nuevo trasvase de 10 hm3 desde la cabecera del Tajo al Segura este mes de agosto a pesar de la ‘situación hidrológica excepcional’ de los embalses de Entrepeñas y Buendía, al 23,4% de su capacidad

 La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura (ATS), reunida esta mañana telemáticamente, ha analizado …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.