sábado , 15 agosto 2020
El magistrado Juez Bernardo Donapetry durante la celebración de un juicio. Fotografía de La Nueva España

Fallece Bernardo Donapetry, el magistrado juez que dejó un imborrable recuerdo en los juzgados de Guadalajara

El magistrado Bernardo Donapetry Camacho, presidente de la Sección Octava de la Audiencia Provincial (AP) de Asturias, con sede en Gijón, falleció ayer en la tarde de ayer miércoles 1 de julio después de una larga enfermedad.

Donapetry, que acababa de cumplir 67 años y había regresado de una larga baja por enfermedad, que finalmente no ha superado, fue el primer magistrado juez titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Guadalajara, entre los años 1984 y 1988.

En ese tiempo, se hizo muy popular entre funcionarios, abogados y fuerzas de seguridad del Estado por su carácter extrovertido y su gran sentido del humor, pero, sobre todo, por su gran profesionalidad y estricto sentido de la Justicia y de la aplicación del Derecho.

Hijo de un ingeniero de minas asturiano y una madrileña, nació en Mieres en 1953. Tras pasar por el durísimo trance del fallecimiento de su primera esposa, una médico lucense, estaba casado en segundas nupcias con una abogada asturiana, con quien tuvo una hija.

Caricatura de Bernardo Donapetry publicada en el diario La Nueva España

Hizo Derecho en la Universidad de Oviedo e ingresó en la Carrera Judicial en 1981. Tres años después llegó a Guadalajara para tomar posesión como primer magistrado titular del recién constituido juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2, entonces en el sótano del edificio de la Audiencia Provincial de Guadalajara, sita en el paseo de Fernández Iparraguirre.

En este juzgado llevó casos muy mediáticos, como el de la explosión accidental de una granada de mano en la vivienda de un artificiero de los Geos; la muerte del batería del grupo musical Secretos, Pedro Antonio Díaz, en accidente de tráfico en Guadalajara; o la demanda de incapacitación de un miembro de la congregación de Hare Krishna en su sede de Brihuega, cuyo fallo supuso un antes y un después en la adscripción voluntaria de los adeptos en las sectas religiosas.

Durante estos años, se integró perfectamente en la sociedad alcarreña, en donde contaba con numerosos amigos de todos los sectores y profesiones. También participaba en todo tipo de actividades lúdicas y deportivas con sus funcionarios, fuerzas de seguridad del Estado y abogados del partido judicial de Guadalajara. De hecho, el fútbol era una de sus pasiones y los colores del Sporting de Gijón sus colores.

Equipo de fútbol sala amateur de Guadalajara del que formaba parte el magistrado juez Bernardo Donapetry, abajo, agachado, en el centro.

En la actualidad era el presidente de la Sección Octava de la Audiencia de Asturias desde su creación, en 2001, según ha informado Confilegal.com.

Tras despedirse de Guadalajaa, estuvo al frente del Juzgado de Instrucción número 5 de Gijón y luego en la Sección Tercera de la Audiencia, con sede en Oviedo. Anteriormente había ejercido en los juzgados de ciudades como Baracaldo, La Roda (Albacete), Orense, Villalba (Lugo) y Guadalajara.

En Asturias fue el responsable de enjuiciar de casos tan sonados como la operación ‘Pipol’, operación contra el tráfico de drogas en Asturias en el que estaban acusados algunos de los protagonistas del atentado del 11-M: los encargados de robar los explosivos que explotaron en los trenes de Ceercanías de Madrid, Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro. Aquella fue la primera causa en la que se retransmitió en directo, según ha informado ElComercio.es.

La forma de dirigir este juicio supuso que fuera galardonado con el ingreso en la Orden del Mérito Policial por decisión del entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, según informó en su día el diario La Nueva España.

Muy apreciado entre sus compañeros y las fuerzas de seguridad, su fallecimiento ha conmocionado al mundo de la Justicia.

Jueces, fiscales, procuradores y abogados han coincidido en destacar su capacidad de trabajo, vocación de servicio público, así como su carácter afable, su humildad y su enorme sentido del humor.

Mañana viernes 3 de julio tendrá lugar la Celebración de la Palabra de cuerpo presente, en la Capilla del Tanatorio Gijón-Cabueñes, a las 12 de la mañana, en la más estricta intimidad familiar, y a continuación, sus restos mortales serán incinerados en el mismo tanatorio.

*****

Ampliación:

Más información en esta entrevista realizada el día 3 de julio de 2020 a Roberto Mangas en el programa Es la mañana de Guadalajara, de Esradio Guadalajara.

Acerca de Roberto Mangas Morales

Periodista y escritor. Director de EL HERALDO DEL HENARES. El periodismo como fin, nunca como medio…

Ver también

Protección Civil alerta de fuertes tormentas este 11 de agosto en la región y los ayuntamientos piden prudencia a los vecinos

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias del ministerio del Interior, de acuerdo con …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.