sábado , 25 noviembre 2017
Inicio / Opinión / David Recio Gil / Nuevas impresiones sobre el FESCIGU 2017 (y II)

Nuevas impresiones sobre el FESCIGU 2017 (y II)

Del 3 al 7 de octubre de 2017 se ha celebrado en el Teatro Auditorio Buero Vallejo la décimo quinta edición del FESCIGU que en esta ocasión ha girado temáticamente en torno al tema de los “alimentos que matan”. El Festival de Cine Solidario de Guadalajara está organizado por Cinefilia y dirigido por Luis Moreno.

 

En la primera entrega de esta crónica titulada “Mis impresiones del FESCIGU” comenté mis diez cortometrajes favoritos de los veinticuatro que compusieron la “Sección Oficial de Cortometrajes”.

En este segundo artículo voy a centrarme, exclusivamente, en la Sección “Bon Appetit” del viernes 6 y sábado 7 de octubre; en la sección “Requetecortos” del citado sábado y en la posterior “Gala de Clausura” de ese mismo día.

       He tenido la suerte de acudir esos dos días al Fescigu acompañado de algunos amigos: el viernes 6 con Ramón Bernadó, también crítico cinematográfico de EL HERALDO DEL HENARES, y el sábado 7 con los también cineastas, Miguel Ángel Fernández, Diego Gismero y, de nuevo, Ramón Bernadó. Además, Bernadó, Gismero y un servidor hemos sido miembros este año 2017, entre otras tantas personas de diferentes medios de comunicación, del Jurado de la Prensa.

De la Sección “Bon Appetit” programada el viernes 6 de octubre a partir de las 19 horas voy a analizar los tres cortometrajes que en esa sesión se exhibieron:

“Frontera invisible” (Nicolás Rechat y Nico Muzi, Bélgica y Argentina, 2016, 28’). Se trata de un trabajo documental con guion de ambos directores y de Mihai Stoica que se centra en la problemática social, laboral y política  derivada de las grandes extensiones de tierras dedicadas al cultivo de la palma ubicadas en suelo colombiano. De esta especie vegetal se extrae el aceite de palma que, posteriormente, llega a los puertos europeos y es empleado masivamente en alimentos y combustibles. El cortometraje, de bella fotografía (contiene muchos planos aéreos presumiblemente grabados con drones), narra los aspectos ecológicos, sociales y políticos que estos grandes cultivos han ocasionado en los primigenios ecosistemas antes de su implementación y en las originarias comunidades rurales que se han visto desplazadas de sus tierras por ciertos intereses económicos y políticos. El documental es, quizás, demasiado prolijo y repetitivo en entrevistas e, incluso, hasta en duración temporal. Pero, qué duda cabe, es muy divulgativo en cuanto a la descripción de lo que es la palma (y su aceite): un producto del cual todos creemos saber que no es muy beneficioso para la salud pero del que desconocemos su forma, su tamaño, su fruto y hasta los lugares donde se cultiva.

– “Dieciocho” (Tonet Ferrer, España, 2016, 8’). Cortometraje guionizado por el propio director e interpretado por Sergio Caballero, Cristina Plazas y Loles León, entre otros… En un mundo de caníbales la hija de una familia caníbal cumple 18 años y anuncia que… se hace vegana. Un cortometraje con unos diálogos presuntamente ingeniosos medio en broma, medio en serio. Una extraña mezcla de presunta comedia y de presunto cine de terror. O ninguno de los dos. Donde los dedos y los ojos “comestibles” parecen presuntos chuches o gominolas. En realidad, su visionado no puede dejarnos indiferentes… No obstante, absténganse de ello los “delicados” de estómago: ¿qué tal una “sopita” calentita para después?

“Planeta Azúcar” (David Salvochea, España,  2017, 12’). Guionizado por el propio director e interpretado por los actores Antonio Dechent y Luis Zahera. Un hombre se toma en un bar un café y va a echarle al mismo un sobrecito de azúcar cuando… Esto podría parecer un “spot” de publicidad televisiva si no fuera porque este “spot” dura doce minutos. Aquí tenemos el azúcar, el colesterol, la tensión arterial… “personificados” como humanos/as y tratando de convencer al pobre cliente de que su salud corre peligro. La idea no es original pero el corto se ve con cierta ingenuidad y piadosa complacencia gracias al trabajo de los dos actores protagonistas.

De la Sección “Bon Appetit” programada el sábado 7 de octubre a partir de las 19 horas voy a analizar los cuatro cortometrajes que en esa sesión se exhibieron:

– “Innova” (David Bienes Paz, España, 2017, 4’). Guionizado por María Esparza y el propio director e interpretado por Keybis Keba Danso… “De cómo cultivar patatas o un sucedáneo del mismo introduciendo elementos biológicos derivados de la planta de la patata en una bolsa de plástico de supermercado y plantándola en un pedregal o secarral sin utilizar labores agrícolas tecnológicas de regadío… (a no ser que se utilice personalmente cierto líquido amarillento biológico humano)”.  Podría parecer el título de una tesis doctoral pero se trata, sencillamente, de una idea ¿ingeniosa?… Bueno, después de lo aquí descrito siempre habrá alguien que no quiera comerse esas “patatas”… Buen guion, buena fotografía y “buen” provecho.

– “The perfect protein” (La proteína perfecta, Jorge Martínez y Caterina Barjau, España, 2015, 19’). Documental guionizado por Mónica Escudero que trata sobre la problemática de la pesca en los océanos, la disponibilidad y captura de las diferentes especies marinas para satisfacer las crecientes necesidades alimenticias de la población mundial y los problemas económicos derivados del reajuste de la oferta y la demanda de pescado en el mercado mundial. La obra contiene jugosas e interesantes entrevistas a “chefs”, restauradores, funcionarios… relacionados con el mundo de la pesca y la restauración. Documental, de holgado presupuesto, con una gran calidad técnica y visual grabado en numerosos lugares del mundo.

– “Eat Me!” (¡Cómeme!; Ilina Perianova, Bulgaria, Estonia y Alemania,  2016, 20’). Cortometraje de ficción guionizado por la propia directora, Yagama aka Marianna Perianova y Katariina Rebane. Interpretado por Luiza Grigorova, Nigel Barber y Eliyan Arroyo, entre otros actores. Muy interesante cortometraje sobre una pareja que está cenando en un restaurante. Él se comporta y come en la mesa como un “cerdo” mientras que ella apenas prueba bocado y come como un “pajarito”. La historia deriva hacia una comedia musical donde los diferentes alimentos “personalizados” y “humanizados” (aunque empequeñecidos en pantalla) se hacen presentes en el imaginario de la chica e intentan convencerla de que son muy buenos y ricos y de que debe comérselos. Una buena idea que podría dar lugar a una buena película musical en Hollywood.

– “Milk” (Leche; Aritz ET, España, 2016, 4’). Cortometraje interpretado por Ignacio Sabrido y Julen Altube. Chanza, chiste, circunloquio o perorata, por llamarlo de alguna forma, de un tío a su sobrino intentando explicarle por qué aquel no consume leche: que si para alimentar vacas lecheras se emplean kilos y kilos de pasto, que si… etc. Un discreto cortometraje que, utilizando el tema de las complejas relaciones intergeneracionales, no es más que una simple excusa para mostrarnos una cierta ideología “político-alimentaria” que se empeña en señalar a los demás todo aquello que no se “debería” comer o beber… Contra todo pronóstico, el chaval no hace mucho caso a su tío (aunque sea por otros motivos).

De la Sección “Requetecortos” programada el sábado 7 de octubre a partir de las 20 horas me limitaré a comentar que en la misma participaron diecisiete cortometrajes cuya duración media rondaba los tres o cuatro minutos. El público asistente al teatro Buero Vallejo podía votar su requetecorto favorito en una papeleta entregada “ad hoc”.

Mi voto particular fue para “Te quiero, papá” (Gabriel Lúgigo López, España, 4’). Cortometraje interpretado por Miriam Madrid y Pepe Ruiz. De cómo una mujer locuaz que no para de hablar en pantalla y que está terriblemente ocupada y absorbida por su actividad laboral tiene que cuidar (o dejar de cuidar)  simultáneamente a su padre dependiente y enfermo en casa el cual no es capaz de decir ni “pío” a las constantes observaciones y reprimendas de su hija. Ingeniosos diálogos y buenas interpretaciones. ¿Realidad, ficción o ambas cosas?

Los requetecortos premiados fueron los siguientes: “El mercadillo” (Pedro Herrero García, España, 2016, 5’) y “Hostia con hache” (María Álvarez Laín, España, 2017, 4’) que se llevaron, cada uno de ellos, el primer y el segundo Premio Picazo al mejor requetecorto, respectivamente.

      En la “alimenticia”, teatral y musical Gala de Clausura del Fescigu del sábado 7 de octubre, a las 22 horas, los actores Montse de la Cal y Fernando Ramallo, en la imagen, ofrecieron al público un menú compuesto de “entrantes”, “primeros platos”, “segundos platos” y “postres”; es decir, se “sirvieron en mesa” todos los galardones que los miembros del Jurado Oficial entregaron a los directores de los cortometrajes premiados en esta edición del Festival.

Posteriormente, en el “alimenticio” cóctel de fin de fiesta, mis compañeros y colegas que asistieron conmigo al Teatro Buero Vallejo (a saber, Ramón Bernadó, Miguel Ángel Fernández, Diego Gismero y el que este artículo escribe) estuvimos dialogando con Pedro Herrero García, el laureado director del requetecorto “El mercadillo”, mientras degustábamos nuestras porciones de empanada de atún, rabas de calamar, tiras de pollo empanado, tortilla española, surtidos de embutidos ibéricos, queso manchego y otras viandas “de autor”.

No sé si todos ellos eran “alimentos que matan” o si llevarían en su composición conservantes, estabilizantes, colorantes, aceite de palma, glutamato monosódico, azúcar blanco…; no sé si la carne llevaría antibióticos, clembuterol, hormonas de crecimiento o ésta carne era de granja ecológica…; no sé si el pescado llevaría mercurio, histaminas o habría sido pescado con redes de arrastre…; el caso es que todo estaba muy rico y muy bueno. Mi estómago y el de mis colegas y el del público asistente seguro que lo agradecimos. Y es que cuando hay hambre no hay pan “prefabricado, semicongelado  o poshorneado” duro.

reciogil_d@hotmail.com

www.davidreciogil.es

Creador y administrador del grupo de Facebook: “Cine, audiovisual, cómic, literatura y cultura en España”.

Acerca de David Recio Gil

Ver también

Honda Jazz 1.3 i.VTEC: algo más que un urbanita

Cuando programamos esta prueba, pensábamos que nos íbamos a encontrar con un coche claramente urbanita, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *