jueves , 20 junio 2019
Inicio / Opinión / José Andrés Merino / Volkswagen T-Roc 1.0 115 cv: siguiendo las tendencias

Volkswagen T-Roc 1.0 115 cv: siguiendo las tendencias

Está claro que las marcas de coches están al tanto de las tendencias del mercado y de las preferencias de los consumidores. Las ciudades están plagadas de SUV de diferentes tamaños, desde los urbanitas hasta los más grandes y, raramente, alguno de ellos toca algo que no sea el negro asfalto.

Es un bocado que ninguno de los fabricantes quiere perder y todos, o casi todos, tienen presencia en todos los segmentos. VW es uno de ellos y el T-Roc es un claro ejemplo de lo que acabo de decir. Un Crossover o SUV urbano que no deja indiferente a nadie y que marca la línea de lo que puede ser VW en el futuro.

Fotografía de José Andrés Merino

Cercano al Golf

En este punto podemos tener un dilema, ya que por medidas es muy parecido al Golf. Tiene una longitud total de 4.234 mm y una batalla de 2.603 mm, por lo que sus voladizos tanto delanteros como traseros son bastante discretos, un detalle que deja una clara muestra de que su hábitat natural va a esta lejos de los caminos. La anchura total es de 1.819 mm y la altura llega hasta los 1.573 mm, unas medidas que lo sitúan entre lo que podríamos llamar SUV de medio tamaño.

Utiliza la misma plataforma modular MQB que sus hermanos de gama el Golf y Tiguan, coches que ofrecen grandes cotas de habitabilidad y por ello en el T-Roc encontramos un generoso habitáculo y unos de los maleteros referencia en el segmente: 445 litros. Eso sí, en caso de necesidad podemos llegar hasta los 1.290 litro abatiendo los asientos, con posibilidad de hacerlo también en la proporción 60:40. La capacidad del maletero se ve ligeramente reducida hasta los 392 litros si nos hemos decidido por la versión 4Motion.

Exteriormente vemos cierto parecido con alguno de sus “primos” del grupo como puede ser el Q2, pero si miramos los números, el T-Roc es ligeramente más ancho, más alto y más largo. El T-Roc es un coche que entra por los ojos y que a un simple vistazo, sus líneas invitan a pensar que estamos ante un coche mas voluminoso de lo que sus cifras de medidas nos dicen.

En su vista delantera destaca sobre todo la gran parrilla, que acentúa el carácter del coche, un coche moderno y acorde a las tendencias del mercado, e integra perfectamente los faros que recuerdan lo que puede ser la nueva imagen de VW. Curiosas son las formas de las luces diurnas que hacen que el diseño del T-Roc sea muy novedoso y le dotan de una personalidad diferente. Están situadas bajo los faros principales y colocadas en unos pequeños huecos que simulan unas entradas de aire de ventilación para el motor de forma trapezoidal. Lo dicho, un ejercicio de diseño que hacen del T-Roc un coche altamente atractivo.

En su vista lateral destaca una tira cromada que dibuja todo el contorno de esta vista. Le confiere ciertas de dosis de robustez y deportividad y convierte al T-Roc en un coche diferente. En la parte trasera también podemos apreciar los faros con tecnología LED y el enorme logotipo cromado en el centro del capot, coronando el nombre identificativo del modelo: T-Roc. El parachoques no podía ir a la zaga en cuanto a diseño y está perfectamente integrado con los deflectores del tubo de escape.

Fotografía de José Andrés Merino

Interior

Una vez hemos hecho la pequeña descripción de lo que va a ve todo el mundo cuando está aparcado en el parking, vamos a ver lo que el afortunado propietario va a tener a su disposición en el habitáculo.

Nada más abrir la puerta la sensación de amplitud es muy grande y rápidamente los ojos se van a la enorme pantalla táctil de 8 pulgadas que preside la consola central, con modulo de navegación y compatible con los sistemas de comunicación Apple CarPlay y Android Auto.

Pero hay más, el cuadro de relojes esta presidido por lo que VW llama Active Info Display, un cockpit digital de 11,7 pulgadas totalmente integrado tras el volante y en el que podemos ver toda la información de la conducción a tiempo real, así como el GPS con el mapa a todo color, música, etc.…

En cuanto a la habitabilidad de las plazas traseras, dos adultos pueden viajar con total comodidad, el “habitante” de la plaza delantera echara de menos algo más de espacio pero tampoco podemos decir que viajara de forma incómoda.

Motor

La motorización que hemos tenido ocasión de probar es el 10 TSI de 115 caballos. Es un motor curioso divertido de utilizar, sobre todo si va asociado a una caja de cambio manual de 6 velocidades.

Si queremos encontrar algo hay que pasar de las 2.000 rpm y a partir de ahí, sube de una forma muy lineal hasta poco más de las 5.000 rpm. Sin duda, un gran aliado de este tipo de motores es el turbo, el encargado de darle vidilla.

En marcha, la sensación general que se recibe es que es un coche cómodo, en el que a velocidades legales apenas se siente el murmullo del aire, pero sí notas levemente la rumorosidad y vibración del pequeño tres cilindros. La suspensión tiene un toque lo suficientemente firme para transmitir una alta sensación estabilidad al mismo tiempo que filtra eficientemente las irregularidades del asfalto.

La conclusión que obtenemos de la prueba del T-Roc es que estamos ante un coche que ha cuidado el detalle al máximo y que por su motor 1.0 ha querido dejar un poco de lado las cifras de prestaciones apostando por el equilibrio final del conjunto.

Acerca de José Andrés Merino

Fotógrafo y redactor motor. Pruebas y noticias del mundo del motor…

Ver también

‘El banquete’, de Nancy Huston: «¿Por qué inventamos historias?»

Como si de un banquete nupcial se tratase, la obra se desarrolla con los comensales-espectadores …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.