lunes , 30 noviembre 2020
Incautación de una tonelada de níscalos en Alcolea del PInar

La incautación récord de níscalos recolectados de forma ilegal este otoño: una tonelada en Alcolea del Pinar

La Guardia Civil del cuartel de Torremocha del Campo (Guadalajara) ha incautado en la noche de hoy lunes una tonelada (1.000 kilos) de níscalos recolectados de forma ilegal.

Según han informado fuentes del Instituto Armado, la incautación tuvo lugar en una rotonda de acceso a la autovía A2 en el término municipal de Alcolea del Pinar.

En lo que va de temporada, los agentes de la Guardia Civil de la provincia de Guadalajara han incautado más de cuatro toneladas de níscalos recolectados de manera ilegal por grupos de furtivos que arrasan cada día con los pinares.

¿Qué se hace con los cientos de kilos de níscalos incautados?

Hay que recordar que las leyes autonómicas solo permiten la recogida por persona y día de 5 kilos de níscalos en los bosques de nuestra provincia, por lo que todo el exceso se considera infracción, que puede calificarse de leve a muy grave, con multas que van desde los 100 al millón de euros.

Incautación de 250 kilos de níscalos en Cogolludo

Los níscalos incautados se ponen a disposición del titular del monte en el que fueron recogidos, normalmente la Junta de Castilla La Mancha o los propios ayuntamientos, que suelen declinar la oferta y autorizan a los agentes a destruir el producto incautado.

Esta destrucción se lleva a cabo en los vertederos de residuos orgánicos más próximos al lugar de la incautación y tiene lugar porque se desconoce el estado real de las setas. Según informó el Seprona de Guadalajara a este diario, algunos furtivos han llegado a confesar a los agentes que echaron productos tóxicos en algunos níscalos para evitar que nadie más los pueda aprovechar.

Uno de ellos, incluso, manifestó que «se había orinado en las cajas de setas» previamente a ser parado por la Guardia Civil.

Seta tóxica: amanita muscaria

A esa duda de contaminación humana se une el hecho también de que los furtivos recolectan los níscalos con azadones y rastrillos, algo prohibido porque arrasa con todo el mantillo del bosque. Y en ese mantillo, a la vez que hay níscalos, también puede que haya otro tipo de setas de estructura tóxica que haya estado en contacto durante la recolecta con los propios níscalos».

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Detenido el autor de 12 robos en chalés de la urbanización ‘Los Charquillos’, de Pioz: un vecino del propio barrio

La Guardia Civil de la Comandancia de Guadalajara ha detenido en Guadalajara a una persona …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.