domingo , 26 junio 2022

¿De qué hablamos cuando hablamos de Suelo Pélvico?

Se considera suelo pélvico todo lo que cierra la parte inferior de la pelvis, incluye la fascia, músculos y ligamentos. Va mucho más allá de controlar los esfínteres, aunque es una de las funciones del suelo pélvico al igual que sostener los órganos internos.

Para identificarlo mejor puedes sentarte sobre un fitball o pelota grande de pilates, o en un taburete a horcajadas sobre una toalla de manos enrollada. El suelo pélvico es todo lo que sientes desde pubis (parte anterior de la pelvis) hasta coxis (igual lo conoces como curcusilla, es el final de nuestra columna, debajo del sacro), y lateralmente de un isquión al otro (si te palpas bajo los glúteos notarás unos huesos duros). Si realizas pequeños movimientos alante-atrás y de un lado a otro puede ayudarte. Aunque ahí sentirás la parte más superficial, ya que el suelo pélvico es cóncavo, como una cúpula, o tobogán que va de más profundo a superficial.

Puedes intentar sentir la parte más profunda al aguantar las ganas de hacer pis, intentar que no se salga un tampón lleno, o contrayendo el ano como si aguantases las ganas de ir al baño.

¿Cómo puedes saber si el estado de tu Suelo Pélvico es el adecuado?

Lo ideal como imaginarás es acudir a la consulta de una fisioterapeuta especializada y que te valore y explore.

Tu misma puedes usar estos tips para ser consciente de que algo no va del todo bien, y que nos indican qué deberíamos valorar y posiblemente tratar, o al menos ver mis consejos del blog y Youtube e implementarlos poco a poco en tu día a día:

  • Si te entra agua en la vagina al nadar, o bañarte, y sientes que sale, que te mojas después.
  • Si se te escapa el pis en algún esfuerzo, aunque sea una gotita o tengas la vejiga llena, tu suelo pélvico debería ser competente para que no se escape ni esa gota.
  • Si sufres estreñimiento crónico.
  • Si tienes dolor en las relaciones sexuales.
  • Si notas que no controlas o te cuesta controlar tus  esfínteres: pis, heces o gases.
  • Si sientes dolor en tu zona pélvica, glútea o abdominal.
  • Si no puedes correr o saltar con tus hijos por miedo a que se te escape el pis.

¿Te ocurre alguno de estos indicadores? ¿Te pasa alguna otra cosa que no sabes si es normal? ¿Te cuesta sentir e identificar tu suelo pélvico?

La autora:

Arantxa Saldise, mujer, madre, emprendedora, fisioterapeuta, conferenciante,divulgadora, formadora, apasionada del deporte y de disfrutar la vida.

Me encanta poder ayudar a otras mujeres a reencontrarse con su cuerpo en cualquier etapa de su vida 

¿Te gustaría recuperar tu cuerpo y volver a ser tu misma? Escríbeme, yo te ayudo: arantxa@arantxasaldise.com

Más información en:

www.arantxasaldise.com 

www.fisioterapiaypodologia.es

IG: @arantxasaldise

FB: @arantxasaldisesoto
YOUT: https://www.youtube.com/c/ArantxaSaldise

Acerca de Arantxa Saldise

Ver también

‘Numancia’, de Miguel de Cervantes: “El teatro como lugar de lo sagrado”

De fuentes mitad históricas mitad legendarias La destrucción de Numancia se inspira en la resistencia …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.