viernes , 18 septiembre 2020

Presentada en Almonacid de Zorita una baraja española que resume la historia de la villa

Es una idea original del estudioso, afincado en Guadalajara, Jesús Sanchez. El diseño y estructura de la baraja son de Fernando Sánchez, mientras que la edición es de ‘Bellota de oro’. Tiene una edición limitada de 600 unidades, y su elaboración e impresión ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Almonacid de Zorita.

Acaba de presentarse en el Centro Cultural El Molino de Almonacid de Zorita una baraja española histórica, una idea original del estudioso, afincado en Guadalajara, Jesús Sanchez.

El diseño y estructura de la baraja son de Fernando Sánchez, mientras que la edición es de ‘Bellota de oro’. Tiene una edición limitada de 600 unidades, y su elaboración e impresión ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Almonacid de Zorita.Todas sus cartas están elaboradas de manera artesanal por el propio autor, lo que le confiere un gran valor estético, pero además, los personajes y palos están dedicados a momentos históricos de la villa almorcileña.

Como explicaba Jesús Sánchez en su presentación, “la baraja tiene una doble división categorial, por un lado, y de forma longitudinal, cada uno de los palos representa una época o proceso histórico. Por otro lado, y de forma transversal estos cuatro palos son habitados por dos ámbitos que atraviesan las distintas épocas y eventos”.

“El primer ámbito es dado desde una perspectiva de género, pues la mujer siempre ha sido, y es el cincuenta por ciento de la humanidad, a pesar de que a la hora de historiar sea silenciada. Por eso, en cada uno de los palos aparece dentro de las figuras el elemento femenino, en forma de campesina (caballo de bastos), como monja calatrava (sota de espadas), como alcarreña en traje típico (caballo de copas) o como representante de las élites gobernantes (sota de oros)”, añadía Sánchez.

“El segundo ámbito es el del Almonacid monumental, pues sus monumentos son hitos que unen pasado presente y futuro. De la misma manera aparecen los mismos en diversos naipes de diferentes palos. E incluso hay un tercero que atraviesa la totalidad de los palos. Es el del pueblo llano, la gente del día a día, como somos la gran mayoría de nosotros. En este caso representado por el campesinado y los 4 caballos de la baraja”, finaliza su creador.

El palo de bastos tiene forma de olivo, árbol representativo de la Villa marca la conexión del pasado árabe de la misma con el inicio de su historia bajo gobierno cristiano. El As de Bastos es la recreación de la inscripción “Ala Cid” del archivo de la Villa, junto a un vástago de olivo. En el  Dos de bastos  aparecen dos arcos, por un lado, la puerta de Zorita, y por otro el arco de Santa María de la Cabeza. El Rey de bastos es Alfonso VI.

En el siglo XI, cerca el año de 1085 el valle del Tajo, objetivo prioritario para los reyes castellanos, es tomado junto a la ciudad de Toledo por el rey Alfonso VI, quien incrementa sus dominios en el centro peninsular con esta adquisición. Aquí se puede ver la referencia más cercana y cierta acerca de Almonacid de Zorita al pasar a formar parte del reino cristiano de Castilla. La Sota de bastos es Álvar Fáñez De Minaya. La población de Almonacid, quedó bajo la tutela directa del rey desde el principio de su adscripción al reino cristiano. Este nuevo estatus de pertenencia al poder directo del rey por parte de Almonacid, supondrá un caballo de batalla y de reivindicación por parte de sus pobladores, quienes siempre se opusieron a salir del poder real en contra de estar tutelados por “señores” intermediarios. No obstante y estando directamente bajo el poder directo del rey Alfonso VI, Almonacid estaba bajo tutela del castillo de Zorita cuyo gobernador era Álvar Fáñez de Minaya.

El palo de espadas está dedicado a la Orden de Calatrava, cuya relación con la Villa marcó grandes periodos de su historia. No es gratuito que la cruz de la orden forme parte de su escudo heráldico. Hubo a lo largo de la historia varios intentos de hacerla pasar de la dependencia directa del rey y su tutela, bajo la Orden de Calatrava hacia otras instancias, cuestión que siempre fue rechazada por sus pobladores quienes mantenían una relación simbiótica suficientemente buena con los Calatravos.  L

La Sota de Espadas es una Monja Calatrava recreada en el convento de La Concepción. En el año de 1576 es trasladado a Almonacid un grupo de monjas calatravas desde San Salvador de Pinilla de Jadraque. 29 mujeres en total fueron trasladadas a la Villa, donde se las habría de construir un monasterio junto a la que pasó a ser su iglesia, la de Nuestra Señora de la Concepción. El Rey de Espadas es un Caballero Calatravo. El Caballo de Espadas es una Ilustración original de época impartiéndose justicia en Castilla. El fondo del naipe es el Humilladero de la Villa. Monumento actual que muestra la autonomía e importancia de la misma, pues aparte del mismo se mantiene también el Rollo o Picota como símbolo de la autonomía del privilegio de impartir justicia. Y el As de espadas: Rollo o picota con la doble función, por un lado, símbolo de la autonomía para impartir justicia y por otro práctica como lugar de reunión e impartición de la misma.

El palo de oros está dedicado por completo al emperador Carlos I y su época. Los problemas financieros soportados por el emperador dieron como resultado la venta entre otros sitios, el de Pastrana y el de Zorita. La política de desamortización de bienes eclesiásticos y de las órdenes era una forma de financiamiento de las diversas guerras soportadas.

Almonacid que a lo largo del SXVI se había constituido como cabeza de la Encomienda y del Partido usualmente denominado de Zorita, se encontró ante la tesitura de pasar a formar parte del vasallaje de Doña Ana de la Cerda. Esta había comprado toda una suerte de tierras cercanas tales como Pastrana, Escopete, o Sayatón. En su intento de expansión puso sus ojos también sobre Almonacid, pero sus pobladores querían un vasallaje directo del Rey, dada su trayectoria de buen entendimiento con la Orden de Calatrava.

El empeño de los habitantes de Almonacid dio como resultado que el emperador concediese a sus gentes una Merced especial, según la cual se reconocía que Almonacid seguiría siendo siempre perteneciente a la Orden de Calatrava.

La Sota de oros, en la imagen de la izquierda, María de Habsburgo, la hermana de Carlos I, reina de Hungría, y gobernadora de Flandes, escogió la Villa de Almonacid para retirarse al encuentro de sí misma antes del último paso. No deja de ser cuanto menos que curioso que las referencias dadas sobre un potencial de lugares tan elevado, confluyeran en elegir a Almonacid como lugar de reposo y de paz.

Conocidas las ansias de libertad de los habitantes de la Villa, siendo conocedores de la noticia, se pusieron en guardia, pero la hermana del emperador solo buscaba un lugar para un “buen morir”. El desenlace se dio con la muerte prematura de esta a camino de Almonacid, pero su elección es de llevarla a la memoria de las gentes actuales.

El palo de copas lleva un triple objetivo, conmemorar la efeméride de León Felipe que se celebra en el año 2018, con el 50 aniversario de su muerte, poner en escena y dar a conocer la “Botica” donde trabajó en Almonacid y relacionar farmacia y naturaleza, a través de las diferentes plantas medicinales y aromáticas del entorno de Almonacid. Tanto la Sota de copas, como el Rey de copas  representan a León Felipe.

En el año de 1919 llegó a Almonacid para hacerse cargo de la regencia de la botica, por haber muerto el boticario titular de la Villa y faltar unos meses para que el hijo de éste pudiera ejercer como boticario. La estancia fue corta, pero le sirvió para emprender un enfoque poético desde la propia transformación personal.

El sosiego encontrado en la vida de la Villa y de sus gentes proporcionaron a León Felipe un punto de inflexión personal, suponiendo Almonacid un hito en su carrera. Logra un despertar desde el cual puede apreciar la interconexión habida entre los sucesos de la vida cotidiana y otros de más trascendencia. El entretejido entre lo personal y lo universal forma parte de su obra a partir de sus despertares.

La reciprocidad dada entre la Villa y León Felipe, queda otra vez plasmada en el naipe del Rey de copas de esta baraja. La estatua realizada por la Villa para mantener la memoria de León Felipe, es recreada dentro del naipe, en esta ocasión, junto al frontis del ayuntamiento, representante de los esfuerzos almorcileños por preservar sus bienes materiales e inmateriales.

El As de copas es una recreación de la fachada original de la botica donde trabajó León Felipe, y que, tras su marcha, continuó ofreciendo sus servicios a la Villa bajo la titularidad de Julián Fernández de Heredia Alonso. Hay que señalar la belleza interior de la misma cuya conservación es debida al cariño procesado por los actuales dueños. Este legado es otra de las riquezas culturales de la Villa que poco a poco son puestas en valor. Es desde la ventana de esta fachada, donde León Felipe veía la vida pasar y como los ciclos de vida muerte y resurrección se encadenaban.

La concejal almorcileña María Fernández-Heredia destacó en el acto la  importancia de reivindicar la historia de cara a las generaciones futuras, y también agradeció al autor su implicación y el estudio que ha llevado a cabo para reflejar en cuarenta cartas con tanta precisión el pasado local. “En resumen, es nuestra historia, en una baraja de cuarenta cartas”, valoró.

Acerca de El Heraldo del Henares

Diario digital de Guadalajara y el Corredor del Henares fundado en 2009.

Ver también

Letras vivas seguntinas: ‘El Obispo de Sigüenza presidente del Gobierno’, por Pedro A. Olea Álvarez, profesor y doctor

Podemos ver, dando un vistazo a la historia que Sigüenza fue una diócesis que, por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.