domingo , 17 octubre 2021

‘Billy’s violence’, de Needcompany: «Shakespeare deconstruido»

La obra se articula como una semblanza de diez personajes femeninos de Shakespeare, extraídos de obras que abarcan prácticamente todos los periodos de su producción dramática: Portia (Julio César), Marina (Pericles), Desdémona (Othelo), Cleopatra (Antonio y Cleopatra), Julieta (Romeo y Julieta), Lavinia (Tito Andrónico), Cordelia (El rey Lear), Ofelia (Hamlet), Imogene (Cimbelino) y Lady Macbeth (Macbeth). En su nueva plasmación escénica, todos estos personajes vienen a ser contrafiguras de reconocidas heroínas shakespearianas tocadas por la desgracia que el autor del montaje descontextualiza (extrayéndolas del entorno argumental de las respectivas obras que protagonizan y en el que cobrarían su verdadero sentido) para incrustarlas en una nueva trama creada ad hoc, con una única protagonista, la mujer llevada a situaciones límite en las que sufre los más atroces extremos de violencia física, desde la desfloración de Julieta, derramamiento de fluidos incluido, a la estrangulación de Desdémona a cargo del enloquecido Othelo tras una inenarrable escena de maltrato, pasando por la virulenta y despiadada sesión de tortura de Lavinia a cargo de dos zafios y embrutecidos sayones, las vejaciones de Marina en el burdel o las desventuras y penalidades de Cordelia, hija bienamada, frente la locura de un padre irascible, controlador, violentamente emotivo que reclama para sí una entrega total.

Si bien se mira todas las etapas del ciclo vital de la mujer, de su desarrollo psico-afectivo y de su vida sexual están contenidas en este recorrido, un inventario situaciones-tipo, de vivencias susceptibles de transformarse en experiencias traumáticas desde la primera experiencia erótica de la pubertad a la muerte a manos de un marido celoso pasando por todas las ambivalencias, ambigüedades, perversiones y abusos del amor marital y paternofilial.

El director juega con nuestro conocimiento de Shakespeare y en cada secuencia de la pieza suministra claves que hacen reconocibles a los personajes (el pañuelo que pierde Desdémona, la orgía de sangre con el que Lady Macbeth recuerda a las víctimas de su ambición, en un auténtico ceremonial sádico, las aguas turbulentas en que se ahoga Ofelia, o la imagen de un tambaleante Lear llevando en brazos el cuerpo exangüe de Cordelia, ahorcada por Edmundo, etc.) pero luego rehace el personaje para implantarlo en un nuevo curso de la acción, lo recontextualiza incorporando elementos textuales e iconográficos de cosecha propia para darles una nueva vida escénica.

Desde el título mismo, que se refiere a Shakespeare con el apelativo coloquial de “Billy”, ya la obra adopta un tono jocoserio, irreverente, sometiendo a los episodios evocados a un proceso de deconstrucción y re-teatralización y convirtiendo la obra en una verdadera parodia del pathos shakespeariano. Música, luz, texto y cuerpo del actor funcionan al unísono; textos repletos de repeticiones, exclamaciones, tartamudeos y onomatopeyas; una gestualidad irrealista que acentúa las expresiones, que juega con los efectos plásticos de la luz, de los grupos de actores y del propio cuerpo desnudo, todo ello en la estela de la poética del teatro de la crueldad artaudiano

Frente a los apóstoles del realismo social -más o menos enmascarado- empeñados en cultivar un teatro al servicio de la lucha ideológica, degradándolo, a veces, hasta la condición de panfletario, este montaje de la Needcompany parece reivindicar la autonomía de lo estético. Y aunque desde la misma selección de personajes protagonistas -todos mujeres- y, desde luego, en el inventario de horrores constituido por las múltiples formas de violencia a las que son sometidas se advierte una lectura de Shakespeare que, obviamente, muestra un sesgo feminista, ello no ensombrece ni invalida el profundo impacto visual, casi físico, de las imágenes (de la vulnerabilidad de los cuerpos, de su desvalimiento, de la extraordinaria energía vital que los anima, …) que se traduce en una intensa experiencia estética.

Gordon Craig. 25-IX-2021

Ficha técnico artística:

Autor: Victor Afung Lawers. A partir de las tragedias de W. Shakespeare.

Con: Grace Ellen Barkey, Romy Louise Lauwers, Nao Albet, Gonzalo Cunil, Juan Navarro, Martha Gardner, Maarten Seghers y Meron Verbelen.

Música: Maarten Seghers.

Dirección Jan Lawers.

Madrid, Naves del Español (Matadero). Hasta el 26 de septiembre de 2021.

Acerca de Gordon Craig

Ver también

Madres paralelas – 2021 – Pedro Almodóvar – #YoVoyAlCine – Comentario de Ramón Bernadó y Elena FerCun

Comentario de Ramón: El Deseo, José Luis Alcaine, Alberto Iglesias y Pedro Almodóvar forman un cuarteto invencible. Madres …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.