lunes , 18 noviembre 2019
Inicio / Opinión / Vandalismo y delincuencia en Azuqueca: la lacra que no cesa

Vandalismo y delincuencia en Azuqueca: la lacra que no cesa

Azuqueca es noticia reiterada desde hace unos meses a raíz de numerosos y gravísimos sucesos que la han hecho aparecer incluso en las portadas de los medios nacionales.

Entre ellos, la salvaje violación sufrida por una niña de 12 años a manos de una ‘manada’ de jóvenes, algunos de ellos menores de edad y que fue silenciada por las instituciones hasta que la desveló este diario y el diario El Mundola muerte en extrañísimas circunstancias de una mujer que acababa de denunciar la paliza recibida por su novio durante el atraco al bar de su propiedad; las palizas que un discapacitado psíquico recibía de un vecino de la localidad para poder robarle; los robos a viviendas cometidos por menores extranjeros, menas; el atraco a punta de cuchillo de una farmacia... entre otros muchísimos sucesos.

Edificio abandonado donde tuvo lugar la violación grupal a una niña de 12 años.

También, ha sido noticia por ser el municipio donde fue detenido el supuesto autor del asesinato de la joven Miriam Vallejo, lo que llevó de nuevo al municipio azudense a las portadas de todos los medios de comunicación nacionales.

Guardias Civiles en el registro de la vivienda del presunto asesino de Miriam Vallejo. Imagen exclusiva de EL HERALDO DEL HENARES

El último atraco que ha causado una gran alarma social fue el desvelado por EL HERALDO DEL HENARES el pasado domingo 13 de octubre. Tres hombres encapuchados atracaron el Burger King de la avenida de la Industria. Los delincuentes iban pertrechados con un arma de fuego, posiblemente simulada, y un hacha.

Restaurante de comida rápida Burger King, en Azuqueca. Fotografía de C. Moreno

Dice el alcalde de Azuqueca, José Luis Blanco, que la delincuencia ha descendido un 2,6% en el primer semestre de este año respecto al anterior. Puede ser mucho o poco, dependiendo las cifras, pero si resulta que el número de delitos era muy alto, un descenso de apenas un 2,6% es irrelevante.

De hecho, de acuerdo a los datos del ministerio del Interior, de 2017 a 2018, los delitos contra la libertad e indemnidad sexual han pasado de 4 a 12; los robos con fuerza en domicilios de 40 a 84; los hurtos de 241 a 332 y el resto de infracciones penales de 802 a un total de 1.140. Todo ello provocó una reunión urgente de la Junta Local de Seguridad con la asistencia del subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Ángel Canales.

Reunión de la Junta Local de Seguridad de Azuqueca del día 28 de marzo de 2019

Aunque independientemente de esas cifras, que de por sí son muy altas, lo importante es la sensación de alarma e inseguridad que viven los vecinos. Y esa, por desgracia, es muy alta. No hay más que pasarse por los diferentes foros y redes sociales del municipio azudense para descubrir que los ciudadanos echan algo en falta: sentirse seguros.

Azuqueca es una gran población, un municipio de cerca de 40.000 habitantes, pero no lo parece. La impresión de los vecinos es que se gobierna como si tuviera 3.000 vecinos, donde se apela al buenismo y a la buena fe, a la convivencia y a la tolerancia, al tontuno ‘Me gusta Azuqueca’ en vez de al ‘Hacemos todo lo posible para que te guste Azuqueca’.

Contenedor vandalizado en la calle Donantes de Sangre en Azuqueca el día 23/09/2019

Azuqueca es un municipio de aluvión del extrarradio de Madrid. Aquí se han asentado miles de vecinos expulsados por los inasumibles precios inmobiliarios de la capital de España y grandes municipios como Torrejón de Ardoz o Alcalá de Henares. Entre esos miles, muchísimos trabajadores en busca de un futuro mejor para ellos y sus hijos. Pero, también, muchísima población desarraigada y numerosos delincuentes -autóctonos y foráneos- que aprovechan la falta de vigilancia y efectivos policiales, tanto de la Guardia Civil como de la Policía Local, para convertirse en los amos y señores no solo de la noche, sino también del día.

Sacar pecho porque la delincuencia ha descendido un 2,6% en una localidad de casi 40.000 vecinos, castigada por los robos en empresas, peleas, bandas juveniles, hurtos, daños, vandalismo, robos en viviendas, atracos, estafas, abusos sexuales… es no solo no tener conciencia de lo que ocurre en el municipio que se gobierna, sino no querer tenerla tampoco.

Ayuntamiento y subdelegación del Gobierno deben dejar de pensar en Azuqueca como un pueblo grande y mirarla como una ciudad de las más grandes de la región y muy cercana a Madrid, con las ventajas e inconvenientes -la delincuencia- que ello conlleva, y ponerse a trabajar codo con codo para acabar, o al menos disminuir, esta lacra.

Acerca de Roberto Mangas

Periodista y escritor. Director de EL HERALDO DEL HENARES. El periodismo como fin, nunca como medio…

Ver también

VW California Beach: ‘Más que suficiente’

Después de haber disfrutado de una de las versiones tope de gama de las California, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.